Militares intramuros en Cuba

Luis Miguel del Bahia

Nuevas construcciones para militares cubanos.
Nuevas construcciones para militares cubanos.

HAVANA TIMES — Dice el discurso oficial: Somos un país pobre, bloqueado, sin recursos; no podemos construir las viviendas que necesitamos. Somos justos, no habrá pocos con mucho y otros con nada.

Una buena parte de eso es mentira y voy a demostrarlo. La foto que vemos pertenece a una nueva ciudad levantada en menos de un año en el reparto Camilo Cienfuegos.

¿Quiénes serán los beneficiados de esta maravilla arquitectónica alejada totalmente del esquema soviético de la era de las Microbrigadas? Nada menos que los militares.

En brevísimo tiempo han desplazado obreros, maquinarias de construcción y materiales para fabricar el conglomerado de edificios. Mientras tanto, las personas que viven en albergues desde hace décadas yacen privadas de vivienda digna.

Si estos militares no tuvieran casa, quizá la acción sería menos descarada. Empero, conozco futuros inquilinos de la nueva ciudad domiciliados en viviendas más que dignas. Con padres y abuelos, sí, pero así estamos todos.

Por qué un militar tiene derecho a vivir cómodamente con su esposa e hijos mientras otros viven en condiciones infrahumanas ¿Porque defenderá la república? ¿La guerra no será de todo el pueblo?

El precedente.

Alguien me contó que en una ocasión los inquilinos de un albergue ocuparon una de estas nuevas ciudades y no hubo quien los sacara. Esta vez han construido un muro circundante para evitar que la acción se repita.

Luis Miguel del Bahia

Luis Miguel del Bahia: No soy de ningún lugar ni ninguna parte, soy hijo del ser, o eso pretendo. En realidad nací en el Reparto Bahía, La Habana, allá por el año 1989. Cuando llegué a la adolescencia sentí que aquí no encajaba y logré fugarme a España. Trabajando en una fábrica, de peón, comprendí lo que era el capitalismo, y que no lo quería para el resto de mi vida. Decidí regresar al barrio, donde actualmente trabajo de Informático de la Familia. De vez en cuando tomo un libro de filosofía en mis manos, para tratar de comprender El Sistema.

Luis Miguel del Bahia has 9 posts and counting. See all posts by Luis Miguel del Bahia

44 thoughts on “Militares intramuros en Cuba

  • Jorgealejandro:

    De veras siento pena ajena por lo que aconteció a ti a tu familia. Lo digo sin el menor asomo de ironía o demagogia. Ya lo afirmó quien lo dijo, que cada cual piensa según vive, palabras más, palabras menos. Calculo que somos de la misma generación, sólo que con experiencias de vida distintas, quizás hasta contrapuestas. El paso de los años me ha enseñado a aplicarme a mí mismo la sugerencia, con frecuencia ignorada por tantos, de ponerme en “los zapatos del otro” cuando encaro una discusión. Por eso puedo entender tu rechazo visceral a ciertas situaciones. En todo caso, lo que siempre te pido es escuchar también al que puede estar del otro lado de tu experiencia, incluso en las antípodas, pues ése es también un ser humano, cuya vida ha estado condicionada por las circunstacias que le tocó vivir. Creo que a los de nuestra generación les resultará aún muy difícil llegar a un consenso. Pero nuestros hijos y nietos tendrán que hacerlo por necesidad. Ojalá.

  • “Ese “gobierno inepto” le garantizó techo a mi familia, cuando en 1960 se apareció con la Ley de Reforma Agraria…” – Es muy fácil repartir y regalar lo que no es de uno. Lo díficil y encomiable es crear algo nuevo. Cosa que el régimen cubano nunca ha sabido hacer. Al principio sobrevivió con lo que quedó después del 59 y cuando el refrigerador se quedó vacio, se dedicó a pedir limosna por todo el mundo, tirándole las sobras al pueblo, que tambén se volvió limosnero y vago.

  • “mi casa en Cuba sigue siendo la que heredé de mis padres y que logramos mantener con la Ley de Reforma Urbana. ¿Comprendes por qué me niego a los absolutos?”

    Pues la mía, heredada de mis abuelos, que no fueron millonarios ni terratenientes, que la construyeron en 1952, me la confiscaron; y si no llego a sacar escondido lo que le iba a dejar a mi madre (Cosas que pertenecían a sus padres, pues ella vivió en esa casa hasta que se casó), no hubiera podido dejarle ni los cubiertos y los vasos, pues hasta de eso hicieron inventario.Por suerte mi familia no le debió nada jamás a ese gobierno de cuatreros, y lo que le iba a dejar se lo dejé. pero lo que le ronca el manfgo es que lo tuyo y lo que tu familia obtuvo con el sudor de su frente, tengas que sacarlo escondido como si estuvieras robando.

    Como ves, aquí todos tenemos historia, por lo menos tú tienes casa de familia: A mí me la quitaron. Pero no te preocupes, que yo la hubiera dado cien veces por tal de no seguir viviendo bajo ese régimen de porquería. En definitiva, la casa a nadie se la echan en la caja.

  • Estimado Isidro:

    Estoy muy de acuerdo con jorgealejandro.

    ¿A cuál personaje histórico se le atribuye la frase “no me digas lo que has hecho, dime lo que estás haciendo”?

    Esta frase se aplica muy bien a estos octogenarios que aún juran que guían una ¿revolución? cincuentenaria.

    Lo que esa revolución prometió y dio en los 60’ después lo incumplió y muchas veces lo quitó en los 90’.

    Y después de tantos sacrificios del pueblo y tantas promesas de sus dirigentes, la Cuba de hoy se encuentra en una involución total de valores de todo tipo y en todos los sectores del país.

    Lo único que casualmente no involuciona es el nivel de vida del clan Castro y de sus lacayos.

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *