Atentado contra la libertad de expresión

Luis Miguel del Bahia

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Hace dos semanas que lo vi por primera vez. Fue en el Parque Central donde alrededor de ocho hombres gritaban “Libertad”, “Abajo la dictadura” y presumían cartones con sus demandas.

Una multitud de cubanos y extranjeros -algunos con cámaras- contemplaba el “show”, pero un hombre vestido de civil intentaba arrebatarles los carteles mientras gritaba: ¡Viva Fidel!, ¡Viva la Revolución!.

Uno de los protestantes gritó algo que a mí no me gustó, pero está claro que debe tener derecho a gritar lo que desee: “Viva el presidente de los Estados Unidos”.

Además de poco inteligente, puesto que da motivos a los del DSE, Obama no es ejemplo para abanderamientos de democracia y libertades cívicas; sabemos lo de Snowden, Assange, las escuchas telefónicas, etc.

Tampoco puede criticársele de apátrida pues habría que hacerlo con uno del “público” que gritaba “Viva Chávez”. No sé que pintan Obama y Chávez en ese ajiaco. Da la impresión que siempre nos refugiamos en un “hermano mayor”.

Al rato llegó la policía y mandó a parar: con esposas en las manos y el poder a sus espaldas los inconformes no tenían nada que hacer. Salvo algo inteligente: no resistirse al arresto, así evitaban dar razones al bando poderoso.

La paja en el ojo ajeno. Nada en el NTV ni los periódicos oficiales, lo opuesto a la cobertura dada a las represiones del 15M en Madrid, y los Ocupa de Wall Street, etc. Sin embargo, esa vergüenza quedó grabada en los ojos y lentes que allí había.

Luis Miguel del Bahia

Luis Miguel del Bahia: No soy de ningún lugar ni ninguna parte, soy hijo del ser, o eso pretendo. En realidad nací en el Reparto Bahía, La Habana, allá por el año 1989. Cuando llegué a la adolescencia sentí que aquí no encajaba y logré fugarme a España. Trabajando en una fábrica, de peón, comprendí lo que era el capitalismo, y que no lo quería para el resto de mi vida. Decidí regresar al barrio, donde actualmente trabajo de Informático de la Familia. De vez en cuando tomo un libro de filosofía en mis manos, para tratar de comprender El Sistema.

Luis Miguel del Bahia has 9 posts and counting. See all posts by Luis Miguel del Bahia

22 thoughts on “Atentado contra la libertad de expresión

  • Mentira, claro que si existe la libertad. Las mentiras ABAJO FIDEL, ABAJO RAUL VIVA LA LIBERTAD, VIVA CUBA LIBRE defienden mucho el belicismo. Aunque no soy cubano, siempre me he sentido cubano por ser de otro país hispanoamericano (Peru) porque los hispanohablantes nacidos en Hispanoamérica que están del lado bueno, siempre se han sentido identificados con Hispanoamérica (incluyendo Cuba).

  • “Acaso no creemos que en Cuba hay gente que sin ser de la Seguridad tiene el valor de enfrentar a esas personas?

    ¿Valor? ¿Qué valor hay que tener para ir a una casa, con un batallón de policía cuidándote el trasero a entrarle a golpes o insultar indecentemente a gente indefensa que no agrede anadie? ¿Qué valor hace falta con la impunidad garantizada? ¿Qué valor hay que tener si te respalda el aparato represivo entero de un gobierno? ¿Eso es tener valor? ¿A qué se arriesgan?

    Valor hay que tener para afrontar lo que soportan loos opositores sin agredir a nadie

    “pero cuando salen 8 o más personas (casi todos previamente investigados y la mayoría con antecedentes delictivos y ninguna filiación e ideología política) a alterar el orden público y la disiciplina en un parque,”

    ” los opositores de hoy solo salen cuando hay un dinero por medio y no trasciende su protesta”

    Está ud hablando como un MENTIROSO, o no se refiere ud a la oposición. recuerde que aquí la mayoría somos adultos, y muchos peinamos canas, Seriedad, se lo ruego. en esas asquerosidades que llaman actos de repudio, se cometen impunemente delitos que están tipificados en el Código Penal y el Código Civil cubanos, y se cometen por orden del gobierno y bajo el amparo de los que debieran velar por el cumplimiento de la ley. Aquí le pongo algunos;

    -Agresión, a veces con instrumentos contundentes
    – Lesiones. Algunas de ellas bastante serias y más que suficientes para garantizarle un buen rato de cárcel al ofensor, si fuera enjuiciado.
    – Daño a la propìedad privada.
    – Difamación
    -Allanamiento de morada, sin una orden expresa de un magistrado, como dicta la ley
    – Lenguaje y conductas obscenas en la via pública

    Y todo esto con premeditación, alevosía y ensañamiento. Y lo peor de todo no es eso,(Que ya de por sí es repugnante) sino que llevan a ser parte y cómplices de estas bajezas a jóvenes y hasta a niños, lo cual es un delito internacionalmente penado, sin contar el nivel de deformación a que se los somete al exponerlos aa estas conductas degradantes e indecentes, que son lo opuesto a lo que debe enseñarse a los futuros ciudadanos.

    Y njo se empeñe en discursos conciliatorios ni lágrimas de cocodrilo: La primera parte de su discurso lo delata como uno más de la cáfila de represores y cobardes robolucionarios.

    “La realidad es que muchas veces se los han tenido que llevar para que el pueblo indignado no los machaque un poco.”

    (Aguantando la arqueada) En todo caso habla por ti, infeliz, que somos millones los cubanos cívicos y decentes que jamás nos hemos degradado de esa forma, y que jamás caeremos tan bajo.

    ¡Uyy! ¡Qué valiente hay que ser para esto! ¿Verdad, joker?.
    http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1383145260_5722.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *