SOS por el cine

Poster: wikipedia.org
Poster: wikipedia.org

HAVANA TIMES — Cada vez se me hace más difícil encontrar una película de ahora, que me guste.

Las comedias (al menos las estadounidenses, que son las que llegan aquí), parecen competir en chistes vulgares, obscenos o escatológicos.

Las series se especializan en tramas tan complejas e ingeniosas que terminan volviéndose inverosímiles. Personajes clichés tan exagerados que lucen estúpidos, y escenas rebosantes de violencia que alcanzan el sadismo, además de los efectos especiales más y más espectaculares con el propósito de aumentar los ingresos de taquilla.

Esos son los estándares del cine y los animados en general, de lo que llega a uno saltando de USB a USB o copiando el famoso “paquete”.

Año tras año se producen filmes que siguen un esquema absolutamente predecible, solo incrementan las dosis de sexo, morbo o violencia. La nobleza y la inocencia rara vez se valoran, y cuando no se omite, se desprecia.

Sin embargo, lo triste es que ese arte corrompido es lo que pide el público y por esas mismas demandas cada vez son menos las productoras que se arriesgan con algo diferente.

Hace 20 años se valoraban las historias sencillas, muchas podían plasmar, por ejemplo, la relación de un niño de pueblo con un perro abandonado al que terminaba adoptando. Y eran tan populares que se les hacía segunda, tercera partes, y surgían productos con tramas muy parecidas. Se entrenaban perros que se volvían estrellas de cine, ¡porque era lo que pedía la audiencia!

Con el desarrollo de la tecnología, ahora todo se resuelve por computadora, los animales hablan, cada vez son más espectaculares, menos creíbles y las historias solo dejan vacío.

Por suerte todavía hay quienes promueven otros conceptos. Por ejemplo, el filme británico Still Life es una de las mejores obras de arte que he visto. Una historia aparentemente sencilla, pero profunda: un empleado de pompas fúnebres que se dedica a reunir información sobre personas que han fallecido solas, sin un solo familiar o amigo que se encargue de despedirlas de este mundo.

El hombre de 44 años busca en casa del occiso, indicios de parientes o amigos a quienes avisa de la pérdida. De no hallar a nadie se encarga él del ritual funerario, incluso redacta un discurso en honor al fallecido, en el que expone conmovedores detalles de su vida.

Su jefe, que subvalora la devoción por su trabajo, representa la cara común del mundo, pragmática, irreverente, que solo ve valor en la vida en movimiento. La película, con un final inesperado, demuestra que las acciones nobles atraen su propia recompensa.

The Song of the Sea es un animado de Tomm Moore, quien anteriormente dirigió Brendan and the Secret of Kells, otra película atípica que aborda el tema del misticismo celta.

Ambas realizadas en 2D, sin embargo con tal exuberancia y primor en sus dibujos que por momentos recuerdan las imágenes de un calidoscopio. Pero hablando específicamente de la primera, es una historia sin pretensiones de ingenio u otros ganchos característicos del cine animado comercial.

Los diseños, de una belleza peculiar, se combinan con la música y un trasfondo folclórico para demostrar que no hay buenos ni malos, sino seres dando lo mejor que pueden en medio de sus conflictos.

A menudo he comentado sobre estas carencias del arte actual a mis amigos, con la esperanza de que me entiendan.

Casi nunca logré que se identificaran con mi idea, mas yo mismo fui descubriendo que a pesar de aceptar y hasta gustarles la violencia, la obscenidad, etc… en algún momento algunos delataban la necesidad de consumir algo distinto, algo que nos devuelva la esperanza por el mundo, recordándonos que el bien existe y es nuestro destino.

 

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


3 thoughts on “SOS por el cine

  • el 27 noviembre, 2015 a las 9:46 am
    Permalink

    Te felicito, es muy agradable tener noticias de que alguien joven e inteligente, sea capaz de apreciar un buena obra y discernir entre lo que es verdamente y lo que es basura pseudocultural

    Gracias Kabir

  • el 23 noviembre, 2015 a las 4:56 am
    Permalink

    Kabir, a película Still Life que mencionas es realmente excelente (desconozco las otras dos). Me impresiona que un muchacho tan joven como tú, haya sido capaz de valorarla. Chapeu!

  • el 21 noviembre, 2015 a las 6:27 am
    Permalink

    La razon Kabir , es mas profunda de lo que te inmaginas. Antes, gran parte del publico era tambien lector de libros; cuando se lee un libro , usted tiene que reproducir en su mente todo lo que lee; es decir, tu inteligencia esta activa , todo sucede dentro de tu cerebro, mas la cultura que da leer libros eso convierte al publico en expectadores inteligentes. Ahora el publico no tiene habito de lectura y si de juegos de playstation ; por eso ahora las peliculas son versiones de juegos de videos . Asi que Kabir , si quieres ser un expectador activo vas a tener que ponerte a leer libros y olvidarte del cine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *