Nosotros perdemos

Kabir Vega Castellanos

Foto-3HAVANA TIMES — Una de las cosas que más me preocupa en Cuba es en lo que se está convirtiendo el medio ambiente.

Hay hasta un chiste sobre esto:  ¿Por qué le llaman “medio” ambiente? ¿Será que ya destruimos la otra mitad?

Cuando camino por Alamar, si tengo que atravesar áreas verdes, resulta difícil elegir un camino. TODOS están llenos de desperdicios y el abominable olor (de alimentos en descomposición, de animales muertos, y de aguas podridas) impide respirar con comodidad. La mayoría son atajos, exteriores de fincas en igual estado.

Yo solía preguntarme por qué había tanta basura por todos los lados.

La respuesta me llegó cuando vi a una mujer tirar basura a unos pasos de un latón. Muchos al parecer habían tenido la misma idea pues había más desperdicios fuera que dentro del contenedor, que no estaba lleno.

En las reuniones del CDR se quejan de que lanzan basura desde los pisos altos. He visto jabas con desechos en los lugares más increíbles, y me pregunto cómo la gente no se da cuenta de que este es el lugar en donde vive, ni siquiera está tirando la basura para otro planeta, lo que por supuesto, igual sería un desastre.

En la Habana también he sentido ese olor a animal muerto por las ofrendas religiosas, a basura podrida o a excremento. En algunos lugares el olor a orine es constante.

¿De dónde viene toda esa indiferencia? Muchos que tiran papeles grasientos de pizza o latas de refresco en la misma calle se ven bien vestidos y es probable que tengan su casa muy limpia. Tampoco entiendo por qué en Cuba no se clasifica la basura como en el resto del mundo.

Que las únicas limpiezas de áreas verdes sean las de los trabajos voluntarios, a las que la gente va por compromiso, la mayoría aparenta que hace algo pero al final no se nota mucho la diferencia.

Veo que por más que se atormenta a la gente con la fumigación, no solo no se acaba el dengue sino que ahora hay cólera y hasta paludismo.

Llegué a pensar que si se circulara la noticia de que pondrán multas altas al que no cuide el medio ambiente la gente se controlaría, pero no hace mucho dijeron que iban a demoler las construcciones ilegales hechas alrededor de los edificios y siguen construyéndolas como si nada. De alguna manera sienten que nada de eso es serio.

Pienso que si se convocaran a jornadas de saneamiento que no tengan nada que ver con la política la gente poco a poco se interesaría y tomaría conciencia. No creo que sea tan difícil entender que los perjudicados somos solamente nosotros.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


9 thoughts on “Nosotros perdemos

  • el 1 febrero, 2014 a las 10:31 am
    Permalink

    El país entero es un inmenso basurero inmundo. Cualquier favela brasileña está más limpia y arreglada que barrios enteros del centro de La Habana, antaño una de las ciudades más bellas de America, hoy un vertedero apestoso e insalubre. Ese es el legado de los Cagastros y su Robolución, cochambre, miseria y salvajismo generalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *