Nosotros perdemos

Kabir Vega Castellanos

Foto-3HAVANA TIMES — Una de las cosas que más me preocupa en Cuba es en lo que se está convirtiendo el medio ambiente.

Hay hasta un chiste sobre esto:  ¿Por qué le llaman “medio” ambiente? ¿Será que ya destruimos la otra mitad?

Cuando camino por Alamar, si tengo que atravesar áreas verdes, resulta difícil elegir un camino. TODOS están llenos de desperdicios y el abominable olor (de alimentos en descomposición, de animales muertos, y de aguas podridas) impide respirar con comodidad. La mayoría son atajos, exteriores de fincas en igual estado.

Yo solía preguntarme por qué había tanta basura por todos los lados.

La respuesta me llegó cuando vi a una mujer tirar basura a unos pasos de un latón. Muchos al parecer habían tenido la misma idea pues había más desperdicios fuera que dentro del contenedor, que no estaba lleno.

En las reuniones del CDR se quejan de que lanzan basura desde los pisos altos. He visto jabas con desechos en los lugares más increíbles, y me pregunto cómo la gente no se da cuenta de que este es el lugar en donde vive, ni siquiera está tirando la basura para otro planeta, lo que por supuesto, igual sería un desastre.

En la Habana también he sentido ese olor a animal muerto por las ofrendas religiosas, a basura podrida o a excremento. En algunos lugares el olor a orine es constante.

¿De dónde viene toda esa indiferencia? Muchos que tiran papeles grasientos de pizza o latas de refresco en la misma calle se ven bien vestidos y es probable que tengan su casa muy limpia. Tampoco entiendo por qué en Cuba no se clasifica la basura como en el resto del mundo.

Que las únicas limpiezas de áreas verdes sean las de los trabajos voluntarios, a las que la gente va por compromiso, la mayoría aparenta que hace algo pero al final no se nota mucho la diferencia.

Veo que por más que se atormenta a la gente con la fumigación, no solo no se acaba el dengue sino que ahora hay cólera y hasta paludismo.

Llegué a pensar que si se circulara la noticia de que pondrán multas altas al que no cuide el medio ambiente la gente se controlaría, pero no hace mucho dijeron que iban a demoler las construcciones ilegales hechas alrededor de los edificios y siguen construyéndolas como si nada. De alguna manera sienten que nada de eso es serio.

Pienso que si se convocaran a jornadas de saneamiento que no tengan nada que ver con la política la gente poco a poco se interesaría y tomaría conciencia. No creo que sea tan difícil entender que los perjudicados somos solamente nosotros.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


9 thoughts on “Nosotros perdemos

  • el 1 febrero, 2014 a las 3:38 am
    Permalink

    Kabir, no me vayas a tomar mal: tu opinión vale y MUCHO. Mucho más de lo que imaginas.
    Ojalá un primo lejano mío en el Cotorro se preocupara como tú. Él cría gallos finos para pelearlos y su hijo va por el mismo camino. Yo discuto mucho con él. Ésta última vez que lo visité le dije que si mi tío muere ya no iré más a visitarlo mientras él continúe con ese mal llamado oficio.

  • el 1 febrero, 2014 a las 3:33 am
    Permalink

    ¡Bienvenido a un país en degeneración! Yo he estudiado el tema durante varios años y veo que, por más que los medios (todos controlados por el estado) vociferen que Cuba tiene un ambiente limpio, la situación va marcha atrás aceleradamente.
    ¿Por qué sucede esto? Durante décadas los esos mismos medios controlados por el gobierno se dedicaron no a educar sino a instruir políticamente a la población y enseñar a ver un enemigo donde muchas veces no lo había.
    Las escuelas no enseñan a los niños a cuidar la naturaeza, los bosques y animales que en ellos viven.
    ¿Qué podemos esperar de un país donde un comandante es conocido como “el gallero” por su afinidad a esas abrorrecibles peleas de gallos que no son otra cosa que otro crimen bajo el amparo del gobierno?

  • el 31 enero, 2014 a las 10:25 pm
    Permalink

    Kabir:

    Se agradece tu enfoque en estos tiempos en que a tantos cubanos de tu edad (y de todas las generaciones, para ser justos) les importa un bledo el entorno. Sólo te sugeriría que en la medida de tus posibilidades trates de sensibilizar al respecto a tus amigos y conocidos, y quizás estos, a su vez, coadyuven a diseminar cierta conciencia. Sería un buen principio. ¡Te felicito!

  • el 31 enero, 2014 a las 8:27 pm
    Permalink

    Esa es una mas de las degradaciones sociales engendradas por este sistema, que se ha dado a la tarea de cambiar hasta la idiocincracia del pais. Yo creci viendo a mi madre baldear desde el portal hasta la acera todas las man~anas y el resto de los vecinos hacian igual por lo que el barrio era una delicia caminar. Ahora me cuentan que a los arboles les ponen clavos y ahi cuelgan las bolsas de basura y que el enjambre de moscas da terror, quien tiene la culpa? Pues del gobierno por no darle a cada casa un tambuche para echar su basura y que un camion pase a recogerla cada dos dias, esa foto dice claramente que la basura no la recogen. Que La Habana se haya convertido en una fabela?, culpa de un gobierno solidario que prefiere ir a ponerle una curita a cualquiera que se da un aran~azo y sin embargo sus ciudadanos tienen veinte an~os viviendo en un albergue., por eso tanta indiferencia, tantas mentiras han hecho que nadie los tome en serio. Muy triste la desesperanza en que viven los cubanos.

  • el 31 enero, 2014 a las 4:25 pm
    Permalink

    Que lindo esta el articulo y la belleza esta en lo simple y certero que ha sido escrito. Al cubano en general no le puede faltar el desodorante , la pasta dental o el jabon pero le falta ese pedacito de conciencia por cuidar un poco mas el medio ambiente que al fin y al cabo proteger el medio no es mas que garantizar una calidad de vida mas elevada. Al mismo tiempo los representantes del estado y las instituciones que son responsables por este tema nada mas les importa ” las cosas que dan fulas” . Hay que reciclar!!!!! Y no se trata solamente del casco historico porque la polemica de la BASURA abarca otras partes de Cuba y afecta el bienestar de todos los cubanos.

  • el 31 enero, 2014 a las 3:53 pm
    Permalink

    Hay un hecho historico que debia servir de ejemplo de civismo: durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis bloquearon a Leningrado la gente moria de hambre y frio a pesar de que el jardin de Pedro el Grande estaba lleno de frondosos arboles. La gente preferia morirse de frio antes de cortar uno de esos historicos arboles. lndependienjte de la situacion politica y economica el pueblo cubano ha perdido respeto por si mismo y la falta de educacion es casi general. No hay forma de justificar lanzar una bolsa de basura desde u balcon.como no hay manera de explicar que boten a la calle perros hambrientos que en su momento fueron parte de la familia y que ellos no pudieron escojer el dueño, no hay necesidad de hablar con palabrotas en todo momento y menos en las mujeres, no hay justificacion de los actos de repudio, ni orinar en una escalera ajena en fin, poco a poco el pais se va salvajizando y por eso no se puede culpar al gobierno solamente. La sociedad empieza por la familia y si esta se destruye se destruye la sociedad tambien.

  • el 31 enero, 2014 a las 10:09 am
    Permalink

    El problema es que en Cuba las cosas siempre han sido de todos, y lo que es de todos, no es de nadie. Asi estamos siempre enajenados con esto como con el resto de las cosas. Si las areas verdes fueran de un particular o de la Ciudad, entonces el habria a quien reclamarle. El alcalde que solo se dedica al casco historico y a las cosas que dan fulas, tendria a su cargo tambien estas zonas de nadie.

  • el 31 enero, 2014 a las 8:02 am
    Permalink

    buen articulo, felicidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *