Nos abandona el padre estadounidense

Kabir Vega Castellanos

Foto: Sandra Gómez

HAVANA TIMES — Aunque la destitución de la Ley de Pies Secos, Pies Mojados es, sin duda, el fruto de largas negociaciones entre los gobiernos de Cuba y EE.UU., para los cubanos pareció ocurrir en un parpadeo.

He estado indagando entre mis conocidos lo que piensan del cambio. Todo el mundo sabe lo qué ha significado esa supuesta puerta abierta tras el horizonte que por décadas ha incitado a miles de cubanos a cruzar el mar.

Al menos de los jóvenes que dieron su criterio, la gran mayoría se sienten decepcionados con el hecho. No creen que la medida impulse otras transformaciones urgentes, inevitables. Consideran no poder llegar a sentir que tienen futuro en su país de origen. Afirman en seco que “esto” va a seguir igual y su única esperanza ha sido destruida.

Otros, de varias generaciones, reaccionaron con indiferencia. Unos porque nunca pensaron irse ilegalmente (aunque confiesan que les gustaría emigrar), otros porque tienen métodos más o menos cómodos de supervivencia que solo funcionan aquí, algunos porque esperan irse por reunificación familiar y sienten que el cambio no les quitó nada.

Solo un pequeño grupo de adultos más críticos opinó que ya era hora de enfrentar los problemas, en lugar de buscar la solución en el mar. Comentaron que a pesar de quejarse continuamente por todo, los cubanos nunca ven como opción exigir cambios, activar el debate, remover la apatía. Increíblemente parece más fácil emprender un viaje suicida, exponer hasta a niños pequeños que ignoran lo que van a enfrentar, y soñar (como quien se lo juega todo en la lotería) con tocar tierra firme a 90 millas.

Es cierto que la repentina derogación dejó a muchos en completo desamparo. Los que vendieron sus casas, optaron por redes de inmigración clandestina  y se quedaron a medio camino hacia el “Yuma”. Los que también vendieron sus casas u otras propiedades y ni siquiera han podido salir del país.

He leído en las noticias que incluso los que han logrado llegar a territorio estadounidense están siendo repatriados. Todos ellos ruegan al Papá americano que no sea tajante, que los dejen alcanzar la meta deseada. ¿Se hará una excepción con ellos? Parece que no.

Es una situación dura, y muy lamentable. Perder un hogar, viajar quién sabe por cuánto ni en qué condiciones, afrontar peligros, todo para al final volver con las manos vacías.

Ahora me pregunto, una vez aquí de nuevo, ¿qué pasará? No solo con los deportados, sino con los que por una u otra razón permanecemos dentro de Cuba.

¿Protestaremos contra lo que por años nos ha afectado o seguiremos buscando alternativas de escape?

Ya se comenta que la derogación no es asunto serio, que Trump aseguró que volverá a poner la ley. No sé si será cierto, pero sigo sin entender por qué parece que nuestro destino depende siempre de Estados Unidos.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


23 thoughts on “Nos abandona el padre estadounidense

  • el 23 enero, 2017 a las 11:42 pm
    Permalink

    Y para no variar tú y ciertos adláteres se arrogan el derecho a ponerle a uno chalecos de fuerza. Llama la atención que los enemigos de Fidel Castro lo mencionan y citan más que nadie, y se empeñan en ver epígonos suyos en cualquiera que pueda coincidir con sus planteamientos o ideas (o peor, que les lleve la contraria).

    Sigues falseando la historia. Sabes de sobra que nuestros problemas con EE.UU. no comenzaron en 1959, porque la política hegemónica que la administración de Obama dio por terminada en 2013 nace con las ambiciones expansionistas de Washington, hace ya la friolera de 200 años, y que, dicho sea de paso, no sólo afectaron a Cuba.

    Y por favor, deja ya de mentir: yo nunca he sido militar.

    De cualquier modo, mi propuesta sigue en pie (o de pie), no sentada como tú, a la espera de que alguien de lejos tumbe aquello…

  • el 23 enero, 2017 a las 12:59 pm
    Permalink

    Que viva el TIO SAM , como si fuera la virgen de la caridad, como siempre la mentalidad colonial y subalterna del cubano es dificil de quitar,lo unico que falta es que digamos Que VIVA LA ENMIENDA PLATT, el unico padrino que podemos tener, el unico papa y mama somos nosotros mismos, basta ya de mirar al horizonte buscando la salida cuando la salida a todos esta aqui mismo, lo que pasa es que nadie se quiere enfangar, nadie quiere embarrarse, y el que lo hace sabe lo que le cuesta, o lo hace desde su espacio con mucho cuidado, a los franceses derrotar a la monarquia les costo vidas, a malcomx y martin luther king tambien les costo golpizas, inclusive sus vidas luchar por los derechos civiles de todos los estadounidenses, pues si señores el que quiera libertad tiene que pagar un precio, inclusive la muerte, pero no afuera, nooooooooo en una balsa, ni por el desierto, luchemos desde aqui, para los de aqui, no esperemos nada de nadie, ni que nadie nos ayude a buscar nuestra libertad, ni tenemos que caerle bien a alguien ni a nadie, los estados unidos , al menos sus gobiernos lo que les ha importado perpetuar son sus intereses en cualquier parte del mundo es la genesis de sus sistema y es lo que lo hace ser un vecino muy pedoroso, por que con Cuba seria distinto, diran que es retorica o que soy el ultimo trasnochado comunista, pero es asi,Maceo decia es mejor levantarnos o caer con nuestros propios esfuerzos que caer en gratitud infinita (refiriendose a USA) y menos con un vecino tan poderoso, de verdad pensamos de que Estados Unidos es buena gente y mas con nosotros, por favor.Tampoco pienso que somos el ombigo del mundo, pero sino lo somos me creo que por la barriga andamos. La solucion a todo esta aqui,lo de la ley de ajuste se veia venir algun dia, ahora a llorar no, aprendamos a resolver nuestras diferencias con nosotros mismo primero, obliguemos al estado a dialogar y a reconocernos.

  • el 23 enero, 2017 a las 11:05 am
    Permalink

    Isidro, finalmente dejas el cantinfleo y te declaras castrista a conciencia porque acceso a la información ya tienes en China. Así que Cuba fue expulsada injustamente de la OEA por mandato del jefe yanqui. Se te olvida que mucho antes del inicio del embargo el Napoleón del Caribe ya había realizado varias invasiones militares encubiertas para descaradamente exportar la revolución a latinoamerica. Costa Rica, Venezuela, República Dominicana, Panamá, etc, denunciaron enérgicamente a Cuba por estas francas agresiones a la soberanía de otros estados con la clara intención de crear una guerra civil. Por esa razón y por las violaciones a los derechos humanos y el irrespeto al estado de derecho Cuba fue expulsada por mayoría de la OEA. No tengo que darte detalles por que se que descargaste el libro donde se plasma magistralmente con datos precisos las Guerras ocultas de Fidelidad Castro.

    Pedirle algo tan elemental como plasmar en la Constitucion la soberania nacional libre de tropas extranjeras al circo de nuestra Asamblea Nacional suena a burla viniendo de alguien que ha formado parte de contingentes militares cubanos usados para guerras de interés de potencias extranjeras en otras regiones del mundo.

    Yo mejor voy a esperar un verdadero proceso constituyente donde con real representación de los cubanos de todos los signos políticos podamos construir una nueva Constitucion garantiza de derechos al pueblo cubano y por supuesto donde quedará plasmado la prohibición de bases militares extranjeras en nuestro territorio.

  • el 23 enero, 2017 a las 2:20 am
    Permalink

    Bobo:

    Uno de los puntos positivos de los debates en HT es que conducen gradualmente a los foristas a “desnudarse”. O más claro: con el paso del tiempo nos vamos quedando “en el hueso” de nuestras aspiraciones y visiones.

    Por partes:

    Para que Cuba se “enderece” algún día, tiene que comenzar por ser eso: Cuba. Una nación por cuenta propia, no un protectorado, ni una neo-colonia. Y eso fue lo que nos tocó por un buen tiempo en la relación inarmónica, disfuncional y asimétrica con EE.UU., vínculo que ahora pretendes aderezar con argumentos de “fatalismo geográfico”. Puras justificaciones de anexionistas y plattistas de nuevo signo y –por suerte- venidos a menos. Derrotados como están, ya no saben de qué clavo caliente se van a colgar..

    Ahora, quieres que te hable de la URSS. Pues ahí voy: Los bolos fueron, ante todo y en esencia, un salvavidas, un socio circunstancial que llegó a tiempo para ayudar al nuevo poder establecido a no sucumbir a los zarpazos del antiguo padrino, de pronto devenido enemigo jurado. Y con todo el poder de su parte para hacer talco al su vecino del sur.

    Te recuerdo que EEUU literalmente obligó a toda América Latina, mediante su manipulación en la OEA, a romper relaciones con el Gobierno revolucionario. Incluso presionó a aliados suyos tan fuertes como Inglaterra, para que le cerraran las puertas a cualquier venta a Cuba, de modo que La Habana se viera precisada a acudir a aliados más radicales (léase mundo socialista de entonces), cuya presencia “espantaría” a los posibles socios moderados en Occidente. O sea, en un momento fue cuestión de pura supervivencia.

    Ni Eisenhower ni Kennedy ocultaron la esencia de esos planes. Sólo que los fiascos de Playa Girón y luego de la Operación Mangosta (la revancha) – más el “pacto de caballeros” alcanzado con Moscú tras la Crisis de Octubre, de no invadir a Cuba – les hizo recapacitar, y cuando Lyndon Baines Johnson llegó a la Casa Blanca debió atenuar su ojeriza, y al menos de dientes para afuera dejar de planear los asesinatos de los líderes cubanos y fomentar el apoyo a los grupos armados, dentro y fuera de Cuba. Todo esto está debidamente documentado en los propios EE.UU. Si en lugar de reflexionar al respecto, te inclinas por llevar el tema a lo personal, llamándome “tonto útil”, sabrás que te responderé llenando esto de documentos desclasificados de la CIA, el Pentágono y el copón divino, hasta tanto me lo permita el editor…

    Observa, sin embargo, que en 1993 salió un barco cargado de los últimos soviéticos por el Puerto de La Habana y nunca regresaron, y poco a poco todo lo que tenían en la isla –material, ideológico-político y cultural- se ha ido desmantelando. No conozco ningún acápite en que la URSS o su heredero, Rusia, reclamen parte del territorio cubano, – como si hacen hoy tus amigos de EE.UU – o se arroguen la capacidad –por decreto divino al estilo de Washington – de intervenir en la política interna cubana.

    En lo particular, y según comencé a ganar en raciocinio, hubo muchos aspectos que no me hicieron feliz respecto a la adaptación de nuestra realidad al molde soviético. Pero permíteme puntualizar que cuando ambos países entablaron relaciones, yo tenía apenas tres años de edad. Y luego, como millones de cubanos, lo asumí como “fait accompli”. Quizás tú sí lo entendiste en el preescolar, a juzgar por tus actuales pronunciamientos, pero de los años “rojos” no recuerdo que trascendiera petición firmada por un Bobo de Abela, pidiendo el divorcio entre Cuba y la URSS… ¿A qué de dedicabas en aquel entonces?

    No quiero extenderme en demasía. A guisa de resumen, te puedo decir que el pasado no lo podemos cambiar, pero sí podemos influir en lo sucesivo de cara al futuro.

    A tal tenor, te hago una propuesta concreta. Me buscas en La Habana, – en su momento te daré la dirección donde vaya a parar – y pongo a los lectores de HT como testigos de que firmaré contigo –con tu nombre real, conste – una carta solicitando a la Asamblea Nacional del Poder Popular – o al organismo homólogo que esté vigente entonces – , que en Cuba no se permitan nunca más bases militares extranjeras, ni de EE.UU. ni de cualquier otro país.

    ¿Contento?

  • el 22 enero, 2017 a las 11:44 am
    Permalink

    Isidro, es que tu conncepto de patria, independencia y anexionismo siempre me deja con dudas, porque jamas hablas del entreguismo anexionista a la Union Sovietica de Fidel Castro y te entiendo porque fuiste un tonto util que fuiste usado como “contratista” como le dicen ahora a los civiles que apoyan a potencias extranjeras en sus guerras geopoliticas.

    La historia se puede manipular pero los hechos ocurrieron y no puedes cambiarlos, ni manipularlos con tu prisma castrista camuflado. Los USA han aportado 100 veces mas a nuestra consolidacion de Cuba como republica independiente y prospera que el mismo Fidel Castro y su servilismo parasitario a la URSS. Nuestros independentistas hicieron un gran sacrificio y entrega, pero en el momento historico de 1898 no tenian ni el liderazgo, ni la capacidad militar para derrotar al ejercito colonial español y mucho mas despues de la muerte de Maceo y Marti. Sin el apoyo militar de los USA no hubieramos sido republica independiente en 1902. Aqui no vino Bolivar, ni Sucre con expediciones para apoyarnos en la lucha contra España, para tu desgracia vinieron los yanquis y eso no lo podra cambiar nadie. Si los USA hubieran querido anexarnos lo hubieran hecho pero claramente no era su objetivo.

    Que los USA querian meter sus empresas y obtener ganancias? eso no ha cambiado en ningun lugar del mundo hasta el dia de hoy, y de hecho ahora mismo los revolucionarios “nacionalistas” del 59 que expropiaron la inversion privada extranjera y nacional, se estan bajando los pantalones y lloriquean todos los dias para que vuelvan las mismas compañias de los USA que una vez satanizaron y botaron de Cuba para como meretrices entregar la isla a los sovieticos con bases militares y todo. Me pregunto como podras justificar esta verdad sin utilizar tus argumentos cantisflescos.

  • el 22 enero, 2017 a las 1:40 am
    Permalink

    ¿¿¿Vietnam….Vietnam??? Uhmmm, no creo que a tus amigos del “establishment” en el Norte les traiga muy buenas memorias esa palabra, al punto de que lo declararon “síndrome”, y desde entonces lo cargan en la conciencia pública como un baldón… A día de hoy sigue siendo su derrota más estrepitosa, y no sólo militar…Perdieron más de 58 mil hombres para al final admitir, en voz de Henry Kissinger, que “perdimos la guerra porque creíamos que luchábamos contra la expansión del comunismo, cuando en realidad combatíamos a un enemigo que defendía su única posesión: su tierra…”…A buen entendedor…

    Respecto a Cuba, ya te cité a Martí, ahora vengo con Maceo:

    1 – (Respuesta a José J. Hernández, en 29 de julio de 1890, en una cena en Santiago de Cuba, al comentar éste la conveniencia de que Cuba terminara como “otra estrella de la gran constelación americana”):

    “Joven, creo – aunque me parece imposible que esa sea la única salida -, que en ese caso estaría de parte de los españoles”.

    2 – (Carta a Perfecto Lacoste, junio de 1896, en referencia a la búsqueda conjunta entre España y EE.UU. del otorgamiento a Cuba autonomía en lugar de independencia…)

    “…Los americanos y los españoles pueden concertar los pactos que quieran, pero Cuba es libre dentro de breve término y puede reírse de las negociaciones que no favorezcan su emancipación…”

    3 – ( Carta (al mambí) Federico Pérez Carbó, 14 de julio de 1896):

    “…Nada espero de los americanos. Todo debemos fiarlo a nuestro esfuerzo. Mejor es subir o caer sin ayuda que contraer peligrosas deudas de gratitud…”

    Me pregunto si será preciso explicarte el peso de Martí y Maceo en la conformación del ideario independentista cubano, que pasaba por rechazar cualquier imposición de Washington.

    Por último, no soy yo, han sido ellos mismos, los gobernantes de EE.UU. los que han declarado la bancarrota de la otrora cacareada filosofía de la hegemonía estadounidense a escala global. Cito:

    – Secretario de Estado John Kerry, plenario de la OEA, 18 de noviembre de 2013:

    “La doctrina Monroe ha terminado” (…al menos de dientes para afuera….)

    Bobo, cuando te muestras convencido anti-castrista y defensor de la democracia, me pareces un interlocutor válido para el debate. Cuando echas por tierra los cimientos de nuestra nación, ensalzas la voracidad imperialista y justificas sus desafueros, te me pones chiquito, chiquito…Vaya, que no te buscas ni pa’l chicle…¿Se te acaban los argumentos?

  • el 21 enero, 2017 a las 5:57 pm
    Permalink

    No los dudes que han sido garante de la Pax americana aunque te duela. Preguntales a los panameños cuando les sacaron por las orejas al narco presidente Noriega. No olvides tambien que contribuyeron a evitar 2 o 3 Vietnam que se propuso el Napeoleon del Caribe en los 60s – 80s. Gracias a ellos hoy latinoamerica no es una CubaZuela llena de miseria porque no dudes que ese era el superobjetivo del satelite sovietico en el Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *