Nada es más fácil que destruir

Kabir Vega Castellanos

HAVANA TIMES – Iba a ser un día más en mi rutina de conectarme a Internet desde la sala de Etecsa, sin nada relevante que contar.

Sin embargo, en el camino quedé sumamente impactado, al encontrar la mutilación de una zona natural que, por años, y pese a los desperdicios que la gente arroja al pasto, era un lugar tranquilo y agradable.

En cambio ahora, aquellos árboles cuya sombra resguardaban del impío sol, fueron arrancados y depositados unos sobre otros como basura. Irónicamente, aunque en Cuba levantar un edificio estatal (si no es rentable) puede tardar años, la destrucción de este pequeño bosque se efectuó en menos de 12 horas.

Pregunté a los vecinos de la zona el porqué de lo ocurrido, pero ninguno la conocía. No había un cartel en todo el perímetro y, al parecer, no fue anunciada la causa de la devastación. Escuché  algunos comentarios de que iban a construir más edificios para gente de La Habana Vieja cuyas residencias son de interés como inversión para el turismo. Pero podían ser especulaciones.

Un empleado de la cafetería en divisas colindante tampoco sabía la razón ni parecía importarle.

Mientras observaba y hacía estas fotos, mi mayor decepción provino de la propia gente. Más de un grupo de personas que pasaban cerca y descubrían la desforestación, tanto jóvenes como adultos, hacían comentarios de este tipo:

“Estaba obstiná’ de la pila de árboles…”

“Una’ gana que tenía que quitaran toda’ esa’ matas…”

¿Acaso fui idealista al pensar qué la mayoría reaccionaría como yo? No es la primera vez que escribo denunciando maltratos hacia la naturaleza, y a veces siento que a nadie más le importa.

Aunque no exista una conciencia ecologista, el sentido común y la experiencia te dicen que los árboles son necesarios. Esa misma gente tan indiferente al destrozo, hay que oírla quejarse de cómo tienen que caminar bajo el sol.

Alamar tiene una gran extensión y el transporte es muy deficiente. Para trasladarse dentro del reparto en ómnibus puedes emplear horas, a menos que estés dispuesto a pagar 5 CUP por dos o tres paradas, pues los taxibus son los más frecuentes, y la tarifa no cambia, aunque la distancia sea local. Por eso muchos, como yo mismo, elegimos recorrerlo a pie.

Me pregunto si la miseria y el resentimiento arrastrado por décadas habrán arrasado los buenos valores de los cubanos, exactamente como hicieron con esa vegetación.

A decir verdad, no he presenciado actuando (por iniciativa estatal) a sembradores de árboles dentro de la ciudad, en toda mi vida. Las arboledas que he visto, o bien son naturales, o, la gran mayoría consta de ejemplares viejos, sembrados antes de 1959.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *