Las redes sociales: vulgaridad y obscenidad

Kabir Vega Castellanos

HAVANA TIMES — Sobre este tema ya se ha escrito bastante, y me incluyo entre los que han intentado abordarlo.

Sin embargo, hoy pretendo contar la impresión que he tenido a lo largo de mis experiencias en la red de SNET (red independiente que surgió por iniciativa espontánea e intentando reemplazar el Internet, comunica centenares de hogares y donde se juega, se chatea y se comparte todo tipo de información online). También mi comentario incluye mi impresión sobre cosas que se han descargado de Internet ya sea por amigos o por videos youtubers.

En estos sitios para socializar como Facebook en el mundo, o los foros cubanos que existen en la red, donde pueden inscribirse desde niños hasta ancianos, algo que está muy claro es la prohibición terminante de subir imágenes de carácter pornográfico o morboso, pero no por eso se mantiene la decencia. El margen que delimita lo que consideramos “correcto, ético o moral” cada vez es más frágil.

Constantemente se publican innumerables post y memes (imágenes de cualquier cosa con un comentario incluido que le da un toque de humor), libres a la vista de cualquier usuario. Algunos están bien, son elegantes y bastante divertidos ya que bromean con la situación política, lo social o hasta simples situaciones de la vida cotidiana.

Sin embargo hay algunos que rayan los límites de la obscenidad tornándose casi escatológicos. Imágenes con carácter de burla cruel que ridiculizan a personas mal vestidas, en una situación embarazosa, con un físico no agraciado o hasta fotos comunes a las que se les hace un montaje despectivo. También están las publicaciones y encuestas con imágenes, ya sean de actores o ciudadanos anónimos en actitudes de una sexualidad grotesca.

Por último, quisiera mencionar las tonterías “para ganar likes” que no resultan desagradables visualmente, aunque sí son bastante infantiles. Son los post como:

“Dale me gusta si eres fan de Messi”

“Dale me gusta si odias a Justin Bieber”

“Dale me gusta si eres soltero”

Tristemente este tipo de cosas son los más populares y las que se riegan como un virus a lo largo de la red. Entonces, cuando se publica un tema serio, es ignorado, especialmente si éste incita a debatir o pensar un poco lo que vas a comentar.

La vulgaridad se promueve sin frenos, casi se podría decir que reemplazando a cualquier idea creativa o inteligente. Todo se va tiñendo de un tono malicioso, burdo, no solo sin profundidad sino sin decoro. Aunque sean intercambios sociales a través de una pantalla no hace falta demostrar la influencia social que ejerce toda esa banalidad.

A menudo me acuerdo de una vieja frase que dicen a cada rato si las circunstancias lo ameritan: “La juventud está perdida”. Lo dijeron mis abuelos sobre la generación de mis padres, y ellos sobre la mía.

¿Cuál será el alcance de la “pérdida” cuando le toque a mi generación decirla?

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.

Kabir Vega has 83 posts and counting. See all posts by Kabir Vega

13 thoughts on “Las redes sociales: vulgaridad y obscenidad

  • Bueno, dicen que eso de que ‘la juventud está perdida’ se encontró hace tiempo en una pintura rupestre, jejeje. Pero creo que lo que sucede en Cuba se pasa. No en las redes sociales sólo, sino en la vida cotidiana y en todas partes.
    Hay una enfermedad, la COPROLALIA, incluída en el listado de la OMS, que está siendo epidémica en el país: hablar con obscenidades. Las causas deben ser una necesidad neurótica de autoafirmación ante un fuerte sentimiento de inferioridad, aparejada a un escaso dominio del lenguaje. Claro que ese sentimiento de inferioridad no es causado por ningún trauma en particular que te mueva a engaño; es que son realmente inferiores.
    Tengo unos vecinos que no pueden formar una oración de tres palabras sin que una sea obscena. A veces sólo pronuncian la obscena, como para practicar su pronunciación.

  • Muy interesante tu artículo, Kabir, desde la perspectiva de un joven cubano. ¡Y bien escrito, además! Gracias por compartirlo. El comentario de “El Bobo” es muy atinado. Me ha encantado esa frase “la calentura no está en las sábanas.” Efectivamente, hay un montón de tonterías en Internet, pero también se hace mucho bien por medio de las redes sociales, desde recaudación de fondos para ayudar cuando hay una tragedia hasta denuncias de actos vandálicos que quedarían impunes si no fuera por la difusión que permiten los medios. En las redes hay “de todo como en botica,” lo importante es escoger.

  • Es cierto que hay mucha estupidez en las redes sociales, pero no más que en la calle. Las redes son un reflejo de la gente; a veces creo que incluso ahí es donde sacan su verdadero yo y los que parecían gente normal resultan ser unos chiflados. Hay muchísima gente con baja autoestima y necesitados de la aprobación de otros, así que se cansan de colgar fotos retocadas en posturas ridículas esperando cientos de “me gusta” mientras los otros se dedican a darle me gusta a todo y decir : ” que lindo” “que belleza” es un intercambio de ánimo ante unas” vidas de mierda”. Luego están los que cuelgan cada salida, cada viaje y hasta la comida que comen….puro exhibicionismo! Me aburren especialmente los que en lugar de decirle a su pareja lo mucho que la quieren lo cuelgan en las redes ” Te quiero mucho mi amor gracias por tus regalos y todo lo que me dás cada día” y para colmo cuelgan las fotos del regalo que le han hecho… En ese momento es cuando pienso que la estupidez humana no tiene límites. Lo tienes al lado y en lugar de darle un beso y disfrutar del día , disfrutas más contándoselo a todos con una ñoñería que casi marea… y podría segui…r porque cuando el amor se termina, eliminan todas esas fotos como si nunca hubiera pasado y pronto aparecen fotos y odas a su nuevo amor… un escaparate penoso!
    Pero tampoco todo es negativo, porque la gente normal con redes sociales que no es mucha, la usa para mantener contacto con viejos amigos y doy fe de que ha hecho posible el reencuentro de mucha gente.

  • Cuando encaro comentarios como el tuyo, Kabir, me viene a la mente una frase del viejo Deng Xiaoping, según la cual “cuando estamos metidos en una habitación cerrada y abrimos alguna ventana para que entre aire fresco, de seguro penetrarán en ella insectos molestos. Pero si no abrimos pensando en ese riesgo, corremos el riesgo de asfixiarnos”…

  • …exacto…si buscas y sigues banalidades y vulgaridades seguramente los encontraras…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *