La doble cara de la diversión

Kabir Vega Castellanos

El-campeon-de-Dota-2-The-International-es-Alliance-2
El campeonato de Dota 2. Foto: gamer.batanga.com

HAVANA TIMES — En artículos anteriores he mencionado el Dota, un juego muy popular entre los jóvenes, incluso en Cuba y a pesar de las sabidas limitaciones tecnológicas.

El furor que ha generado ha causado debates sobre si debe o no ser considerado deporte, el primer torneo internacional de Dota tuvo lugar en 2011, donde dieciséis equipos batallaron por un millón de dólares.

Puesto que fui fan de este juego por un tiempo, y todavía me sumo eventualmente a algún equipo para complacer a mis amigos, he estado observando de cerca las reacciones que produce y ya no me parece una experiencia muy positiva.

Sin hablar de la adicción que provoca, es sabido que muchos jugadores pierden interés por el mundo real y tratan de reemplazarlo con una vida virtual, (en China por ejemplo se estimula a los fans de Dota, se les concede albergue y alimento para que puedan dedicarse sólo al juego), particularmente dos observaciones me hicieron cambiar de criterio:

Uno: Cuando se juega como un equipo con las intenciones de ser el mejor, no hay diversión a menos que aplastes bochornosamente al equipo enemigo. Los jugadores se la pasan todo el tiempo discutiendo, criticando sin piedad los errores de sus propios compañeros y buscando un culpable donde descargar la frustración en caso de haber perdido. La meta parece ser sacar la parte menos noble de cada uno. A consecuencia de las ofensas, algunos se retiran del equipo y hasta la amistad se pierde.

Dos: Cuando en los videos veía a los equipos de otros países competir en la internacional, imaginaba que se divertían y al final todo quedaba como una aventura de adolescentes. Al enterarme de que un equipo bastante bueno, los DK, (no tengo la más mínima idea de que significan las iniciales), cambió por completo a sus jugadores, no entendía qué había pasado hasta que me explicaron que el equipo no era de esos jóvenes sino propiedad de un manager, quien decidía los integrantes de acuerdo a su funcionalidad, no importan por supuesto los sueños personales y menos los sentimientos.

A veces me asusta lo que se hace en nombre del entretenimiento. Y me pregunto por qué se le sigue llamando diversión a algo que ni los ganadores parecen disfrutar completamente.

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


12 thoughts on “La doble cara de la diversión

  • el 10 junio, 2016 a las 10:32 pm
    Permalink

    Vicio…yo lo veo mas como diversion…si te gusta jugar…por que dejarlo…jugar no significa dejar de estudiar o olvidar tus prioridades….en tu caso veo mejor que juegues ese juego dota2 con tus amigos…es decir…un circulo social mas reducido….cuando juego con mis amigos hay veces que hasta pierdo a proposito….eso no importa…lo importante es pasar un rato agradable…tal vez en un futuro los horizontes para los gamers para jugar multijugador online aqui sean mas amplios…por ahora busca soluciones inteligentes ;)

  • el 26 febrero, 2015 a las 2:01 am
    Permalink

    Kabir:

    Creo que lo mejor de tu post es que ya comienzas a comentar los juegos “desde afuera”, es decir, distanciándote un poco de ellos, asumiendo cierta postura crítica, lo cual evidencia que te estás librando del “vicio”. Y es que nada en exceso es bueno. ¡Y la vida tiene tanto que ofrecerte! Te felicito.

  • el 25 febrero, 2015 a las 9:53 pm
    Permalink

    Critican a Destiny mas por errores que porque les cobren por la expansión.

  • el 25 febrero, 2015 a las 9:49 pm
    Permalink

    Es así mismo. Mas o menos. La expansión es la que vale 19.99 las actualizaciones son gratis. No es prohibitivo para alguien que ya compró el juego. Según mi hijo no está mal porque te da muchas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *