Al Estado no le importa la naturaleza

Kabir Vega Castellanos

Parque Central

HAVANA TIMES — Cada vez se hace más frecuente encontrar árboles mutilados en cualquier parte de la ciudad de La Habana. A veces ni siquiera tienen tendidos eléctricos encima, así que no entiendo la causa de la tala.

Tampoco se me hace comprensible cuál es la política respecto a la arborización en un país tropical donde el sol en verano es sencillamente una tortura.

Hace unos días me espantó ver que habían talado una ceiba en el mismísimo Parque Central. No sé si se proyecta establecer una zona Wi-Fi, pero siendo una zona turística, y a solo unos metros del recién inaugurado Hotel Manzana, se podría haber intentado una solución más ecologista.

En ese mismo parque, tan transitado y donde se estacionan ómnibus que solo transportan a turistas, he visto a  extranjeros comiendo un sándwich y a perros callejeros que los miran con ojos suplicantes.

¿Cómo se sentirán los que poseen un mínimo de sensibilidad?

Si además ven en cualquier esquina una gallina despedazada dentro de una bolsa de nailon (plástico), una paloma decapitada o una ceiba aún en pie y rodeada de malolientes cadáveres.

El trato que los cocheros dan a los caballos también es bochornoso. Parecen desplegar su rabia y frustración en el pobre animal, yo tuve la desgracia de presenciar cómo uno le pegaba a una yegua muy mal alimentada, por pura diversión.

Arbol talado en Alamar

Aunque muchos extranjeros tratan de que su estancia en el país sea lo más agradable posible, hay cosas que simplemente, saltan a la vista.

Otros se involucran hasta el punto que el suvenir que se llevan de Cuba es un gatico o perrito encontrado en una calle, al cual decidieron salvar de su miseria. Un regalo que los enreda en largos y caros trámites.

¿Pero es justo, correcto, que un extranjero, un extraño de otro país tenga que aliviar los problemas de aquí?

Las organizaciones que han surgido espontáneamente y luchan por solucionar la agónica situación de los animales en Cuba, (a estas alturas sin una Ley de Protección, que sería solo el principio de la civilización), se sustentan de donaciones extranjeras.

Antes del triunfo de la Revolución fue Jeannette Rayder, una estadounidense residente en la Isla, la primera en pronunciarse contra el maltrato animal, la primera en exigir que se crearan leyes para protegerlos.

¿Es posible que dificultades tan visibles, que inciden no solo con la estética de la ciudad, sino con la higiene y la salud de los ciudadanos, solo importen a los extranjeros?

¿Qué papel le corresponde al Estado, que es el que controla y administra todos los recursos?  ¿Solo el de depredador? ¿Para los árboles la tala, para los animales callejeros la muerte por enfermedad, accidente o por la intervención de Zoonosis? ¿La Ley únicamente existe para favorecer la destrucción?

Kabir Vega

Soy un joven cuyo desarrollo en la vida no ha sido lo que consideramos normal o apropiado, pero no me arrepiento. Aunque soy muy reservado, disiento de muchas cosas de forma implacable. Considero que la sociedad, y no solo de Cuba, está errada y necesita cambiar. Amo a los animales en ocasiones incluso más que a mi persona ya que ellos carecen de maldad. También soy fan de la tecnología y del mundo Otaku. Empecé en Havana Times porque me permitía contar algunas vivencias y quizás incentivar algún cambio en mi país. Puedo ser ingenuo en mis argumentos, pero soy fiel a mis principios.


11 thoughts on “Al Estado no le importa la naturaleza

  • el 27 abril, 2017 a las 3:02 pm
    Permalink

    Hola Isidro. Lamentablemente PAC, como Aniplant o Ceda o cualquiera de los grupos que han surgido preocupados por la deplorable situación de los animales y las plantas en Cuba, y que se sostienen sólo gracias a donativos extranjeros, lo que hacen es una gota en el mar. Ellos chocan contra el mismo muro de impotencia que choca el ciudadano común. Porque es el gobierno quien tiene los recursos, el poder ejecutivo y el poder legal, es el gobierno el único que puede viabilizar leyes que soporten ese trabajo. Si ves que están talando un árbol, aunque no haya un tendido eléctrico, incluso aunque las aceras no estén afectadas por sus raíces, no tienes una agencia dónde hacer la denuncia. Si ves que están matando un gato, torturándolo, violando a una perra o cayéndole a golpes a un perro amarrado, a un caballo embridado o hasta enfermo, no puedes hacer nada. Ni siquiera la policía, de querer, puede hacer nada. Un veterinario me contó que ante esos casos él solo contaba con el recurso de agredir al agresor para detener la crueldad, pero el agresor, que pasaba entonces a ser el agredido, sí puede denunciarlo y aplicarle todo el peso de la ley. Si leyeras las promociones de PAC verías que abundan las camadas de cachorros abandonados, y hasta perros y gatos adultos que esperan ser adoptados, mientras los hogares de tránsito, de personas que acogen es sus casas a diez, quince perros o gatos haciéndose la vida muy difícil y enfrentando el desprecio de la comunidad, no dan abasto. Saludos desde Alamar.

  • el 21 abril, 2017 a las 7:50 pm
    Permalink

    Kabir, creo que esta organización que mencioné sería ideal para canalizar tus inquietudes…

  • el 21 abril, 2017 a las 11:07 am
    Permalink

    Por cierto, Isbel ¿estás vinculado a, o sabes algo de PAC Cuba? Si la respuesta es positiva sería de agradecer que publiques algo al respecto…Saludos…

  • el 21 abril, 2017 a las 7:39 am
    Permalink

    Es admirable que alguien tan joven como tú, tenga esa sensibilidad que tanto necesita nuestra ciudad. Continuemos las denuncias de este tipo de cosas, sembremos, y así también estaremos construyendo la realidad que necesitamos. Gracias por detenerte y mirar allí donde el resto de la gente pasa y no ve.

  • el 21 abril, 2017 a las 5:00 am
    Permalink

    Nadie se preocupa por el medio ambiente, ni el mal estado de las aguas, ni por los animales famélicos, hambrientos, con sarna, enfermos los pobres, nadie se preocupa por una ley de protección animal, nadie se ocupa por la reforestación, nadie se preocupa por la higiene de las calles, que en cada esquina los niveles de basura con ese calor, fermentando y contaminando todo…no es fácil…el cubano ha decaído cantidad, cuidar el entorno es cuidar a las personas, todo el mundo está viviendo el momento, sin pensar más allá …es deplorable, es el caos social…no hay palabras y arriba más mezquitas…no se libran ni allí de lo que sucede a diario en europa con los atentados terroristas…no se libraran..que desinformación tan grande tienen…es deplorable, es lamentable

  • el 20 abril, 2017 a las 11:42 pm
    Permalink

    !Ay! amigo. ?Cómo le va a importar la naturaleza si no le importa ni el bienestar de su pueblo? !Despierta y gira! que te veo fijo.

  • el 20 abril, 2017 a las 5:44 pm
    Permalink

    Kabir, tienes razon en todo, pero y el pueblo?, que hace aparte de botar los animales a la calle para que se las arreglen como puedan, ayudar a talar tambien, tirar las brujerias dondequiera?. Cuantos cubanos han presionado para que las leyes a favor de los animales sean mas estrictas?, cuanta gente protesto al momento de la tala de la ceiba?. Como dice un refran: cada cual tiene lo que se merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *