Un subsidio para construir, reparar la casa o suicidarse

Jorge Milanés Despaigne

Foto: granma.cu
Foto: granma.cu

HAVANA TIMES — Después de dos años en proceso para un subsidio, el gobierno del municipio Habana del Este me lo aprobó con un valor de 48.394 pesos cubanos (2.419 USD). para la terminación de mi casa, que por cuestiones económicas no había podido hacer.

Este es un “recurso económico priorizado”, asignado por el estado cubano a las personas de bajos recursos económicos, que de alguna manera puede servir para impulsar, ayudar o dar solución a problemas de las viviendas en mal estado constructivo. Incluye: materiales de construcción, trasportación y mano de obra.

Con esa aprobación me fui al banco, como está establecido y, al día siguiente donde venden los materiales de construcción, conocido como El rastro. Supe de precios, trasportación y funcionamiento. La recepcionista Niurka me explicó en detalles los procedimientos a seguir para comprar materiales, pero ese día no compré ni reservé nada, esperé a que llegara el acero (las cabillas), que finalmente compré sin problemas.

Al día siguiente mi vecino me llama al trabajo, porque los bloques habían entrado al rastro. En veinte minutos llegué al lugar pero, por mucho que corrí no llegue a tiempo. -Ya todos están reservados. -me dijo Belkis la que despacha los materiales en el almacén. A la salida del lugar hice algunas preguntas a personas que esperaban por otros materiales, y que igual tienen subsidio.

Camino a casa, en la calle, veo unos hombres vendiendo bloques en un tráiler, les pregunte si habían entrado al rastro y me contestaron que no, que ellos me ponían bloques en la casa cada uno a diez pesos cup. si yo quería. Pero no hice caso porque tengo que comprarlo en el rastro a precio subsidiado, más barato.

Al día siguiente llegue de primero al rastro a esperar la rastra de bloques, en tanto, hacía preguntas incluyendo a los “triciclistas”. “Si no vigilas permanentemente los bloques no vas a comprar nunca porque hace mucho tiempo que no entran, y cuando entran están reservados”. Entre otras respuestas.

Teniendo en cuenta todo, salí unos días de vacaciones y me dediqué por completo a esto, sino el techo de casa me cae en la cabeza.

Siete de la mañana allí, en la puerta del rastro de Cojímar, en 25 y los Pinos esperando a que llegara la rastra.

A las 11:00 am me moví unos minutos al agromercado que está a cuatro cuadras y al regreso acababa de llegar la dichosa rastra cargada de bloques, pero al entrar en la oficina, Belkis la almacenera, me dice que como yo no estaba cuando llegó la rastra, ya todos los bloques estaban vendidos a la señora que estaba allí, -señalándola con una mirada casi amenazadora. Para que aprobara su fechoría, porque los casos subsidiados están priorizados.

Continuará…
 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


11 thoughts on “Un subsidio para construir, reparar la casa o suicidarse

  • el 4 enero, 2015 a las 3:06 pm
    Permalink

    // Preguntas //

    1. $#### “para un subidio” ¿qué quiere decir, que por cada peso del subsidio hay que agregar una cantidad para pagar por los materiales?

    2. ¿Qué quiere decir “reservado”, y por qué otros “reservan” y tú no?

    3. ¿Es imposible que alguien decida que *se hagan los pedidos, incluso pagándolos por adelantado*, a espera de los materiales lleguen?

    4. ¿Tus ingresos mensuales están tan por encima del promedio de unos $300, como para hacer inversines, aunque tengas “subsidio”?

    (No puedes decir que no estoy tratando de entender lo que pasa en este asunto.)

  • el 4 enero, 2015 a las 11:26 am
    Permalink

    Encuentro muy útil e interesante este tipo de reportaje que sigue los pasos de los ciudadanos intentando ejercer sus derechos… Es una luz en la obscuridad de la propaganda oficial… Aunque muchos conocemos estas historias muy bien, es justo y necesario que se sigan contando y de esa forma llegando a los que puedan pensar que la realidad cubana es otra.

  • el 4 enero, 2015 a las 7:56 am
    Permalink

    Sabes ¿La idea de kamikaze no es una locura. Estoy seguro que si pones un catre alli la Belkis y los demas corruptos van a temer el escandalo y quizas te resuelvan.

  • el 4 enero, 2015 a las 6:38 am
    Permalink

    Nada que te cojio fuera de base el camión de bloques, apúrate porque ahorita se acaba el pan de piquito …. O mejor dicho el bloque de cementico …… Esa señora que compró todos los bloques es tremenda biznera o maceta, tal vez puedas llegar a un arreglo con ella …… La próxima vez no te muevas de la cola, eso te pasa por querer estar en misa y en procesión. …. Acuérdate del dicho …. El que se fue a Quito, perdió el banquito, El que vino de Lima, se sentó encima ….. Buena suerte la próxima ….

  • el 3 enero, 2015 a las 5:19 am
    Permalink

    Nada, que el que fue al agro perdió los bloques…la disyuntiva es de zanahoria o piedra…

  • el 3 enero, 2015 a las 4:44 am
    Permalink

    Yo te aconsejo, postularte para el poder popular, si sales delegado , veras como Belkis te pone el uno en la cola, es mas , posiblemente tu seas quien “organice” la cola, ja ja ja.

  • el 2 enero, 2015 a las 9:03 pm
    Permalink

    Puede ser que boten o metan presa a Belkis y hasta al Director Provincial de loquesea eso. Jorge se queda sin materiales. A la semana llegan los nuevos y sigue lo mismo.

    Precedentes: la cocinera de Mazorra, el de la fotocopia de las pruebas de Matemática, etc.

  • el 2 enero, 2015 a las 4:51 pm
    Permalink

    Que tal si, en vez de tratar de ” corromper” a la tal Belkis, le grabas la conversacion con tu telefono celular (lleva a alguien contigo que lo haga disimuladamente) y despues cuelgas el video en YouTube y en cuanto sitio se te ocurra (incluyendo HT). A ver que pasa, digo yo….

  • el 2 enero, 2015 a las 11:14 am
    Permalink

    Jorge, si no le pasas alguna plata a Belkis por debajo de la mesa, jamas vas a ver los bloques en tu casa. Por cierto ¿como te fue con el cemento? ese siempre ha sido el plato fuerte de las construcciones privadas en Cuba.

  • el 2 enero, 2015 a las 8:13 am
    Permalink

    Mi amigo, vas a tener que mudarte con un catre para el Rastro si aspiras comprar allí los bloques; antes que la rastra salga cargada rumbo al Rastro es probable que ya los bolques estén vendidos, recuerda que la tajada tienen que repartirla entre quien los despacha en la fábrica o almacén central, el rastrero y, por supuesto, tu amiguita Belkis. Mismo si los logras comprar allí o a 10.00 pesos a los particulares mucho ojo, que a veces ocurre son una m…. y se te desmoronan en las manos. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *