Todavía no me toca

Jorge Milanes Despiagne

Mesa de dominoes. Foto: Michael Roy

El dominó forma parte de nuestras tradiciones populares, en cualquier esquina cubana suele verse un grupo de personas jugando. Ayer mis vecinos me invitaron a jugar un partido, pusimos una mesa y cuatro sillas, nos sentamos, repartimos las fichas y a escasos minutos de comenzar…

“No te saldrás con la tuya, ¡aquí tienes!” —un jugador dice colocando la ficha con fuerza en medio de la mesa—. “Creo que mejor voy a buscar una botella de ron para darle ambiente a esto.”

Nosotros continuamos junto a la mesa conversando.

“Yo iré a tumbar unos cocos” —dice su sobrino, quien de inmediato se remangó los bajos de los pantalones, buscó un machete y se lo amaró a la cintura, se arrimó al cocotero, lo abrazó y se trepó hasta la cima.

“¡Cuidado, no te vayas a caer, sujétate bien!” —gritábamos desde abajo los demás mientras caían algunos cocos y tomé uno para hacer Saoco (agua de coco con ron).  Yo seguía con la mirada fija en el aventurero muchacho de lo alto.

“¡Cuidado con el cable de electri…!” —ya estaba con el machete sobre el cable, se estremecía, el humo salía por sus pies, pero no se soltaba. Todos estábamos desconcertados, histéricos.

“Rápido, llamen a la compañía para que corten la electricidad o a los bomberos, no sé,” decía uno de los presentes. Era tal el desconcierto que no podíamos actuar coherentemente, ni nos acordábamos del móvil en la mesa.

“¿Qué sucede?” —preguntó un hombre que pasaba por la calle cuando mirábamos hacia arriba—.

“¡Dios mío…!” Tembloroso, el desconocido sacó su móvil e intentó marcar:

“Señorita, una urgencia.” Su voz temblorosa indicaba lo sucedido…

El sobrino de mi paisano permaneció quince minutos con el machete pegado al cable. Llegaron los bomberos, el carro de la compañía eléctrica y la ambulancia.  Pidieron permiso a la gran cantidad de personas allí concurridas, extendieron una escalera y poco a poco lo rescataron.

Con el dedo quemado de una mano y voz entrecortada, dijo:

“Regresaré, todavía no me toca.”

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Jorge Milanes has 224 posts and counting. See all posts by Jorge Milanes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *