Terapia submarina

Jorge Milanes Despaigne

Buceo en Cuba.  Foto: Photo: www.radiococo.icrt.cu
Buceo en Cuba. Foto: Photo: www.radiococo.icrt.cu

HAVANA TIMES — El buceo “era” prohibido para casi todos los cubanos, por eso es que las impresiones que lo relacionan son, para muchos, desconocidas.

En la barrera coralina del Trópico, al este de La Habana, a finales de los 80 y principio de los 90s, el “Seafary”, era una actividad acuática para turistas que, entre otras, incluía el buceo. Yo tuve la oportunidad de disfrutar de algunas de ellas junto a otros colegas de trabajo estando prohibida para cubanos.

Sabiendo nadar, recibíamos lecciones de cómo ponernos el traje de buzo, limpiar la careta, comprobar la válvula de los balones de oxígeno y la descompresión, respiración mesurada para lograr más tiempo sumergido, la reserva de oxígeno en el tanque y, por último, las señales bajo el agua para comunicarse con los otros. Después de esto, nos íbamos al entrenamiento en la piscina con Carlos, el buzo profesional -creo que continua ejerciéndolo, él se atrevía a llevarnos para que disfrutáramos del fantástico, bello e impresionante paisaje submarino.

Llega el día de la salida, por supuesto con los turistas, desde la marina de Guanabo. El capitán pone el yate a toda máquina hasta la barrera coralina del Trópico, uno de los lugares turístico permitido para esta actividad.

Siguiendo las instrucciones me ponía mis atuendos y me lanzaba al agua. Es un proceso psíquico diferente al que se aprende en la piscina. Primero la adaptación inmediata del cuerpo, que vibra; y que ante el impresionante universo marino, se escucha solo el eco de las burbujas del cuerpo. Los corales blancos, rojos, naranjas, azules matizan el fondo marino en perfecta armonía con los sargazos que como una alfombra me llevan a un viaje fantástico. ¿El tiempo?… no sé, se olvida… Estoy sumergido en un viaje hacia otra dimensión.

Luego de un rato, la señal del buzo pone fin… me sorprende, estaba profundamente en esa otra dimensión, pero hay que subir… len-ta-men-te, hasta la superficie para regresar…, a mi mundo real, al bullicio.

Es difícil expresar lo que se siente, describir lo que se ve; más aún de comprender por quienes no han tenido la posibilidad de esta fantasía. No sé si esto hoy es posible para cubanos, sé que muchas personas lo realizan por su propia cuenta y le incluyen la pesca, pero en todo caso, es recomendable bucear por sus beneficios terapéuticos.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


43 thoughts on “Terapia submarina

  • el 15 mayo, 2015 a las 6:04 am
    Permalink

    Bueno, Eduardo, ya que te empeñas ¿Cuántos años estuvo vedada para la casi totalidad de los cubanos la venta de carros como se hace normalmente en todo el planeta? Más aún ¿cuántos años estuvo la casi totalidad de los cubanos sin tener acceso a un hotel en su propia tierra? ( y todavía algunos le siguen vedados)

    No hay mejor ciego…..

    No obstante imagino tu preocupación de que algunos de la izquierda romántica que aún sobreviven,lean las verdades que se dicen aquí, y no puedas mantener la vitrina. Ardua labor la tuya.

  • el 14 mayo, 2015 a las 3:12 pm
    Permalink

    ….y donde te escondias para aprender a bucear si eso estaba prohibido???….como le hacias para burlar la ferrea vigilancia de la policia y los guardafronteras???….hay que ser muy valiente para arriesgar la libertad y hasta la vida,como hacias tu, por aprender a bucear….

  • el 14 mayo, 2015 a las 11:59 am
    Permalink

    Así es Javier, toda la infraestructura de buceo autónomo esta en función de los turistas y los extranjeros residentes. Los cubanos somos una amenaza en nuestro propio país para este sector. Yo conocí al menos 2 perdonas que daban servicio de buceo con clases incluidas para nacionaled pero todo era ilegal aunque tenían todas las condiciones técnicas y eran instructores de buceo certificados internacionalmente, pero estaban en un negocio que injustamente es exclusivo del gobierno. Ambos profesionales se fueron de Cuba y montaron el negocio en otros paises con fondos marinos de menos belleza que los de nuestra isla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *