!Si de bailar se trata!

Jorge Milanés

Los Marqueses de la Víbora bailando una reuda de Casino. 

HAVANA TIMES — En Cuba, gran cantidad de adolescentes y jóvenes -incluso los no tan jóvenes, prefieren escuchar y bailar reggaetón, no casino, expresión corporal danzaria que nos identifica. Por mucho tiempo ha sido el baile popular cubano. Viene del danzón, el son, la rumba, el guaguancó, el cha, cha, chá…. Tal vez, con la intención de robarle identidad, lo han bautizado como salsa.

Una de las expresiones corporales en las que el hombre y la mujer se sienten libres, es cuando baila, porque es algo genuino que viene del alma, del espíritu. Con la danza –en su más amplia acepción- se libera el estrés y, entre otros aspectos, se mantienen en forma el cuerpo y la mente.

Siempre he sentido un gran gusto por el baile. Recuerdo que de 1978 a 1982 había un programa concurso en la TV cubana llamado Para bailar. Su objetivo fue mantener y promover los ritmos y bailes cubanos. La competencia era en parejas con una selección semanal, mensual, trimestral, semestral y un gran Para bailar de fin de año.

Aquí los premios eran muy importantes; viaje en barco (el Comandante Pinares), fines de semana en hoteles, incluso, giras con las orquestas o por los llamados países del campo socialista de Europa del este, y hasta participación en eventos internacionales de Baile de Salón. Oportunidad para que los jóvenes se sintieran estimulados y vinieran de todas partes de la isla a mover sus cuerpos.

De esto solo queda el recuerdo. Cuando se intenta volver a crear un programa con los objetivos parecidos surge el “no se puede”, no debemos crear una conciencia mercantilista en los jóvenes o porque no hay presupuesto. Pero, si de presupuesto se trata, pongamos en la balanza el costo de los equipos para premiar, y el efecto sociocultural que causaría el evento en la juventud. De conciencia mercantilista, ya muchos la tienen por el contexto en que les ha tocado vivir. Compran por semanas “el paquete”; una selección de programas de TV extranjeros en DVD, o en otro soporte, que alguien baja por Internet y luego le incluyen en cintillos promocionales restaurantes paladares, modas, estudios fotográficos u otros.

La TV cubana no cumple con sus expectativas o, no se sienten identificados con la programación, aunque hay criterios favorables en comparación con otras televisoras. Hacer otro programa de participación con estos objetivos sería una posibilidad que tendrían muchos jóvenes cubanos de bailar ante las cámaras de TV para el mundo y, de buscar verdaderos talentos populares que, además, causarían un gran efecto cultural en la sociedad. Volver al casino como primera opción de baile entre los jóvenes.

Motivar no está en ser parte, sino también en la estimulación que no podrán ser solo los rostros de habaneras del artista plástico Rebustillo, u obras de Kamil, pulóvers, un libro o, collares para perros. Debemos incluir computadoras, móviles, tabletas, fines de semana en hoteles y restaurantes, entre otros. Los patrocinadores están.

Solo así se logrará mayor participación y un programa de alta factura que cumpla con los parámetros de un suceso sociocultural.

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


4 thoughts on “!Si de bailar se trata!

  • el 31 diciembre, 2014 a las 1:13 am
    Permalink

    Y hay que ver cómo han asimilado el Casino los chinos, japoneses y coreanos, entre otras muchas nacionalidades que ya tienen sus competencias de ruedas, entre grupos tan disímiles como los argentinos y los búlgaros. En Pekín, el chino David Hou, ya se da el lujo de enseñar el baile a los cubanos que pecamos del pie izquierdo.

  • el 30 diciembre, 2014 a las 9:13 am
    Permalink

    No creo que el casino ya paso, todavía se sigue disfrutando con nuevos pasos y estilos. Quisiera que vieras como bailan casino los muchachos de la Casa de la cultura de Centro Habana.
    Que un grupo de jóvenes prefiera bailar otro baile, no quiere decir que ya paso.

  • el 30 diciembre, 2014 a las 8:38 am
    Permalink

    Vamos todos hoy a la Plaza a decir @YOTAMBIENEXIJO bailar

  • el 29 diciembre, 2014 a las 11:42 am
    Permalink

    El casino, o como quieran llamarle, ya pasó. Quedara como el danzón para los círculos de abuelos. No hay un “baile nacional” como no hay un “deporte nacional” porque la vida cambia.

    Es inevitable que cada generación tenga sus gustos, modas y costumbres contrarias a la anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *