Restaurantes o templos Orishas

Jorge Milanés Despaigne

Restaurante privado en La Habana.
Restaurante privado en La Habana.

HAVANA TIMES — En el horario de almuerzo salgo por los alrededores del trabajo en busca de alguna cafetería o restaurante donde comer; no es fácil, porque si bien en La Habana hay muchos negocios, particulares y estatales, por un lado no siempre puedo pagar y por el otro, tiene que gustarme el lugar.

Hace pocos meses visito alternativamente algunos de esos restaurantes particulares en La Habana Vieja, con precio económico y sabor bastante aceptable. Ello es algo difícil de mantener.

De todos, hay uno que me gusta mucho. Los dueños se sienten orgullosos por la cantidad de clientes que cada día los visitan, pero, al parecer, todavía no se han percatado de cuantas cosas pueden poner en riesgo a la clientela.

Aunque las dueñas y dueños de esos negocios incursionan en estas formas de empleos, para mí es muy importante el trato afable, el vestuario y que el lugar denote limpieza. Muchos necesitan o mejor: piden a gritos algún asesoramiento de imagen.

Días atrás vine a almorzar. Al sentarme miré hacia la esquina del salón y vi algunas imágenes de Orishas. No lo tomé en serio, porque pensé que se trataba de alguna fecha señalada en que se les hace una ofrenda o fiesta y luego todo todo vuelve a la normalidad.

Ayer regresé con un colega, porque realmente ellos cocinan rico, te ofrecen cantidad y buen trato, pero no lo es todo. Por el camino le comentaba a mi compañero lo que no me gustaba del lugar y que tal vez ya lo habían retirado. Al asomarme a la puerta, no habían casi clientes; miré hacia la misma esquina y que mala impresión me llevé: allí estaba todo aquello mucho más exuberante, incluso con plumas, sangre y cabezas de algunos animales. No me senté, le dije a mi compañero que me iba y que no regresaba nunca más.

Entiendo que los Orishas tienen sus días, pero también deben tener sus espacios y no tanto en lugares que sirven comida.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Jorge Milanes has 224 posts and counting. See all posts by Jorge Milanes

One thought on “Restaurantes o templos Orishas

  • Jorge yo también tuve una experiencia similar pero en México. Fui a un restaurante cubano con una buena oferta de comida y hasta cervezas y ron genuinamente cubano. Pero era como un altar a un orisha, las paredes pintadas de malva y negro, los meseros mulatos vestidos tambien de malva y negro. Yo como cubano sabía de qué iba todo aquel simbolismo y hasta me agradó estar en un ambiente folklórico de mi país en el extranjero, pero me imagino que los mexicanos la pensaban dos veces para entrar en el oscuro local.

    Pienso lo mismo que Jorge, que se puede ser creyente de cualquier religión pero no está bien sumergir a tus clientes en esa atmósfera, pues seguramente muchos no comparten esa misma fe religiosa y pierdes clientes en detrimento del negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *