Reencuentro entre un cubano y un angolano

Jorge Milanes

La Calle Neptuno. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Llegué a la esquina de Prado y Neptuno en busca de un taxi que me llevara al teatro. Un Almendrón, casi desarmado, se detuvo: Voy por calle Línea ―me dijo.

Monté y faltaban dos asientos por ocupar, de modo que en el camino iba a ir recogiendo pasajeros hasta completar las plazas del carro. En una de las esquinas una señora hizo señas al chofer.

¿Vas por Línea? ―pregunta y abre la puerta.

Un hombre que hasta ese momento la había acompañado se monta en el asiento delantero, orientado por ella. Pero ella se quedó.

De inmediato percibí algo diferente. Una energía que, pocas veces, he sentido entre cubanos.

El hombre estaba inquieto. Parecía ansioso. Miraba a los lados, observando las peripecias del chofer para sortear el tráfico y los baches.

En Angola hay mucho tráfico ―no se pudo contener―, las calles tienen doble sentido, como aquí, pero si el tramo está poco transitado los autos ocupan ambas sendas indistintamente, sea cual sea el sentido en el que vayan (esto fue lo que pude entender de su discurso mascullado en portuñol).

El chofer le preguntó:

―¿Y usted, es angolano?

―Sí ―afirmó.

―Pues yo estuve en Angola en el año 1987, y participé en la batalla de Cuito Cuanavale contra los FAPLA.

―¡No me diga! ¿Qué grado militar tenía usted?

―Primer capitán, ―respondió el taxista.

La calma mediaba, en tanto las emociones del veterano, comenzaban a conmover

―Yo estuve también en esa batalla, ―dijo emocionado el africano.

―¿Con qué grado señor?

―Primer capitán.

―¿Y cual es su nombre?

Por un segundo se hizo silencio. Ya en mi parada, con el auto arrimado a la acera, se miraron. ―!Eh, camarada, no puedo creer que usted sea el capitán Antonio, quien me salvó la vida!

Los dejé, abrazados, casi en lágrimas.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


17 thoughts on “Reencuentro entre un cubano y un angolano

  • el 10 julio, 2013 a las 7:56 am
    Permalink

    Buena historia, aunque quizás apócrifa

  • el 3 julio, 2013 a las 3:15 am
    Permalink

    Zaceiro si ya habia nacido recuerdo la barrita de subteniente y todas las otras pero aqui se habla de la epoca de Angola donde, ya los grados eran en estrellitas (copia del militarismo sovietico) y mi SMO lo pase en Managua y el tiempo de Angola fue el de la retirada y primer capitan no existe.

  • el 1 julio, 2013 a las 6:50 pm
    Permalink

    cubano 47. Pues si te equivocas, claro que es por desconocimiento, me llamaron al primer llamado del SMO, Abril de 1964, hace 49 anos, (ya habias nacido ? ) cumpli en la UM 2280, conocida por La Vaca Muerta, la misma de Raule, alli nos conocimos cerca de la Base de San Antonio de los Banos, te voy a preguntar, conociste los grados de sub-teniente (una barrita dorada recta), la de teniente de Milicia (un rombo) plateado, me parece que habia otros pero no recuerdo, quizas otros mas viejos recuerden. gracias.

  • el 30 junio, 2013 a las 11:44 pm
    Permalink

    En el tiempo que cumpli servicio militar, las veces que estuve en la reserva y el tiempo en Angola jamas en las FAR existio el grado de “primer capitan” o me equivoco? si habia (o hay) sargento primero, primer teneniente pero capitan?…..

  • el 30 junio, 2013 a las 7:42 pm
    Permalink

    Zacerio:

    Ninguna guerra es bonita, y entiendo todos los peros que se le puedan poner a la participación en un conflicto, pues la vida es una sola. Pero como Ud. bien señala, la gran mayoría ” no tuvo el valor de decir que no” o tuvieron otras motivaciones, ¿quién lo puede decir a ciencia cierta? Mi hermano menor estuvo en Angola como militar más de dos años, en una brigada de rescate de pilotos en el sur, pero en su caso ya sabía lo que le esperaba, porque a diferencia de los primeros grupos, que partían rodeados de total secreto, para entonces sí se daba la información.

    Ahora, me gustaría reiterar que Cuba no estaba allá para decidir si la hija del presidente se convertía en millonaria o no. Eso es un asunto interno que sólo a ellos compete dirimir. Y conste que no sólo los angolanos han hecho fortuna. Por allá hay unos cuantos de nuestros compatriotas cargados de oro, tanto de los que decidieron quedarse, como los que regresaron a Angola tras cumplir sus misiones, o llegaron después con una carta de invitación, casándose con un angolano/angolana, o por el método que sea. Pero lo hicieron por su cuenta.

    Si nos atenemos a los resultados que hoy se observan, sí se consiguió el propósito de tanta guerra: Angola y Namibia son libres e independientes, se reconciliaron las facciones angolanas en pugna y el apartheid es sólo un mal recuerdo.

  • el 30 junio, 2013 a las 2:16 pm
    Permalink

    Esta ud. dispuesto a cumplir una mision internacionalista, asi de simple era la pregunta, ni como, ni donde, ni cuando, y no tuve (no tuvimos) por cobardes que eramos el valor de decir que no, o por lo menos en mis amigos los entrevistados y de ellos los que fuimos, ese era el pensamiento general, los valientes, que sin saber que la hija del Presidente, de alla, el hijo del de aca, los familiares de los de alla y de los de aca, llegarian a lo que han llegado, a pesar de que la Revolucion era por los humildes, y para los humildes, esos repito, pagaron caro su valentia, decirle a la madre de uno de mis mejores amigos, que habia fallecido cumpliendo mision, donde ? por el momento no se le podia decir, fue algo a lo que nuestras madres no estaban acostumbradas, no poder velar su cadaver, bueno y que dira Andrecito que esta lisiado de por vida faltandole una pierna, con su pobre pension, sabiendo que valio la pena ya que gracias a ello la hija del presidente de alla, los hijos del presidente de aca, los familiares y amigos del presidente de alla, los familiares y amigos del presidente de aca, bla, bla, bla, y digo yo tambien Isidro, no, que mas ?

  • el 29 junio, 2013 a las 9:42 am
    Permalink

    Gracias a Ud. José Luis:

    Como he dicho en otros intercambios en este foro, no es mi objetivo cambiar su modo de pensar. Sólo expresar el mío, el cual ilustro casi siempre con mis propias vivencias. Creo que eso nos falta en general a los cubanos, acostumbrados como estamos a gritarnos unos a otros y a imponernos en lugar de dialogar. Ojalá volvamos a coincidir para el diálogo .

  • el 28 junio, 2013 a las 11:36 am
    Permalink

    Creo que hayamos un punto comun:su afirmacion de que ““el que a buen árbol se arrima…”Solo que escogimos el peor,una mata de guao,,segun el sistema que heredamos,tan malo,que ni su creador lo continuo ni ninguno de los “liberados”.En cuanto a lo militarTodo lo contrario.detesto todo lo que tiene que ver con eso,no mataria a nadie por pensar diferente al presidente de mi pais,por suerte no fui al SMO y por tanto no tube que soportar que otro hombre me gritara una orden, ni arriesgarme a morir por las manias de grandeza de algun iluminado o los conflictos entre dos potencias que nada tenian que ver conmigo,pero salte con lo de Angola,porque alli murio uno de mis alumnos preferidos y vecino,que bien sabia no queria ir a pelear a ningun lado y perdio la vida a los 18 y otros que conoci..Claro que recuerdo el estipendio,128 pesos..cuando en la bolsa negra se daban 150 por un dolar..Ojala que algun dia mi pais haga como Costa rica y Panama y licencia a cuanto soldado haya…Gracia por el debate..hace tiempo no oia a nadie defender su posicion con tanta inteligencia,lastima que la Historia no le haya dado la razon…

  • el 28 junio, 2013 a las 9:06 am
    Permalink

    José Luis:

    Parece que le interesa mucho el tema militar, lo cual, a mi modo de ver,, es positivo, porque sabiendo cómo se mueven los estamentos castrenses, se conoce mucho del funcionamiento real de la política en cada país.

    Está claro que Cuba se vio arrastrada a la Guerra Fría en cuanto pactó con la URSS. Ahora, como país tercermundista que es, la Isla aprovechó la coyuntura para promover sus propios intereses, que en más de una ocasión entraron en contradicción con Moscú, y de eso fui testigo cuando trabajé de traductor a orillas del mar Rojo, en la actual Eritrea, y los bolos se metían en broncas locales de las cuales los cubanos siempre se resguardaron. Por suerte. Y ése es sólo un ejemplo.

    Con esto ya le estoy diciendo que estuve en Etiopía. Y allí, el grueso de las tropas eran reservistas. Muy contados eran los “reclutas de siete pesos”, a los cuales, dicho sea de paso, se les pagaba un estipendio especial en Cuba como internacionalistas (lo menos que merecían).

    Ud. me está hablando de la primera Guerra de Irak, – causada por la invasión a Kuwait – cuando Bush padre le perdonó la vida al díscolo Sadam. Fue una cuenta pendiente que el Bush junior se encargaría de saldar en 2003. Y de ésa es la que hablaba yo, de la guerra del hijito, que no paró hasta meter a sus muchachos en Bagdad, otorgando una soberana cañona a la comunidad internacional. Y al junior sí que no lo llamó nadie.

    José Luis, yo no soy ningún fanático, conste, Lo que estoy tratando de hacerle ver es que dentro del marco de la Guerra Fría también se dirimieron guerras de liberación, y en defensa de los más caros intereses nacionales, si bien es verdad que los poderosos se posesionaban de un lado u otro, y que a los más pobres no les quedaba muchas veces más remedio que escoger entre ellos, dando por bueno el enunciado de que “el que a buen árbol se arrima…”

  • el 28 junio, 2013 a las 7:57 am
    Permalink

    No me dice nada de los chicos enviados a pelear por 7 pesos al mes y de forma obligatoria ni de que IRAQ invadio a Kuwait y el gobierno de ese pais le pidio ayuda a USA..Pretextos en ambos casos para evitar la supremacia de una potencia sobre otra ,en la que Cuba solo fue un peon que puso la carne de cañon,pero ese no fue el unico caso,que me dice del envio de esos chicos a luchar en la guerra Etiope-Somali,o al Congo y a tantos otros paises,ninguno de los cuales es socialista, incluso ni el pais mas interesado(URSS)

  • el 27 junio, 2013 a las 10:03 pm
    Permalink

    Pues José Luis, yo noto otras diferencias vitales en los dos casos que mencionas: Cuba fue a Angola a pedido del Gobierno de ese país -bueno, malo o regular- pero su gobierno; EEUU se metió en Irak pasándole por encima a Naciones Unidas y Sansón Melena, para decapitar al gobierno de un país soberano -bueno, malo o regular- pero soberano, y al cabo debieron admitir que la información sobre las muy llevadas y traídas armas de destrucción masiva era falsa. Ah, otro detalle, luego de la salida de Cuba de Angola, del apartheid no quedó ni el mal recuerdo -pregúntenle a Mandela, que aún tiene vida- y los grupos angolanos en conflicto hoy comparten el parlamento y ejecutivo del país; en Irak, tras la salida de los marines, no para la guerra civil interétnica e interconfesional. Viven de un bombazo a otro. Unos detallitos, ¿no?

  • el 27 junio, 2013 a las 10:30 am
    Permalink

    Gracias de nuevo,Isidro debimos haber enviados entonces asesores,dinero y agentes de la inteligencia en vez de muchachos del servicio militar y padres de familia de la reserva.En mi opinion, la intromision de Cuba en Angola fue tan injusta como la de USA en Iraq.La diferencia es que los norteamericano tienen un ejercito profesional voluntario y sus soldados cobran bastante bien,mientras a los niños cubanos(la edad del servicio militar es de 16 años) solo se les pagaba 7 pesos mensuales y era obligatorio

  • el 27 junio, 2013 a las 8:29 am
    Permalink

    Sí, José Luis, desgraciadamente resultó inevitable el enfrentamiento con los angolanos, en un principio porque las facciones contrarias a las FAPLA actuaban como quintacolumnistas de Sudáfrica; luego porque hostigaban en cuanta ocasión tenían a las tropas y civiles cubanos…los rusos sí perdieron personal, sólo que mucho menos, unos 60, pues eran casi todos asesores o colaboradores civiles. También hubo gente de la SWAPO que cruzaba la frontera entre Namibia y Angola y colaboraban con los cubanos; zairotas de los enviados por Mobutu, una brigada artillera china que puso pies en polvorosa tras un duelo con los cubanos; EEUU, en esa ocasión sólo puso plata, armas y a los acostumbrados muchachos de la CIA.

  • el 27 junio, 2013 a las 7:09 am
    Permalink

    Gracias isidro,pero me entero que cuba luchaba,ademas, de contra UNITA, el FNLA que tambien eran Angolanos..Piensa UD que era justo que murieran miles de compatriotas en una guerra a miles de KMS de sus costas y donde se enfrentaban la URSS y USA por la hegemonia mundial ?..Por cierto ni los rusos ni los yankees enviaron a morir a sus soldados

  • el 27 junio, 2013 a las 3:04 am
    Permalink

    En Angola durante un montón de años los angolanos mataban a angolanos. Fue una guerra de Angola contra Angola … y Cuba tomó partido ayudando a que unos angolanos matasen a otros angolanos.

    Fue una mala idea.

  • el 27 junio, 2013 a las 1:35 am
    Permalink

    No sé si vale como explicación, pero a lo cubanos que por aquel entonces marcharon a Angola, se les aclaró que lo hacían para detener la ofensiva militar sudafricana y de sus aliados, la cual pretendía frenar las aspiraciones angolanas a una independencia definitiva y neutralizar los esfuerzos de los países de la Línea del Frente por poner fin a cualquier forma de coloniaje en la región, mediante el desmontaje del sistema de apartheid en Sudáfrica y Nambia. Vista hoy desde la perspectiva de la entonces imperante Guerra Fría, a la participación cubana se le podrían colocar unas cuantas pegas, mas lo cierto es que si ahora -como afirmas- la hija del presidente angolano ostenta esas riquezas, es en buena medidas gracias a que se le aguó la fiesta a los racistas sudafricanos de entonces, y el hecho de que la heredera sea tan rica demuestra que Cuba no aspiraba (ni podía) imponer su sistema socio-político en esas tierras. Eso fue siempre prerrogativa de los locales. Digo yo.

  • el 26 junio, 2013 a las 9:03 am
    Permalink

    Conmovedor su relato,pero literatura aparte, alguien me puede explicar porque murieron cubanos luchando en Angola por un sistema que nunca existio en ese pais y donde la hija de su presidente es la mujer mas rica de Africa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *