Poner la piedra

Jorge Milanes Despaigne

Adolescentes cubanos. Foto: Caridad

Esta frase, que más de un cubano o cubana ha comunicado o, al menos, oído decir no es nuevo en los escenarios, donde convive el glamour de la primera juventud y da cuenta de la inexperiencia del adolescente.

La escuché decir la otra mañana por un muchacho del tecnológico a un compañero de escuela con quien viajaba en la guagua.

Inmediatamente recordé mi etapa en la secundaria, cuando miraba la licra que lucía la joven más popular de aquellos días en que los compañeros de aula nos disputábamos su atención.

Yo me ilusioné con Guillermina, como la llamábamos, pero mi timidez me limitaba a decirle cuánto me gustaba, mientras que a su paso se escuchaba el rumor de un colegial que me decía: «ponme la piedra».

No sé qué habrá sido de Guillermina, se marchó de Cuba al terminar el 7mo grado.

Después aprendí que la sinceridad es un arma infranqueable y que no se pueden callar los sentimientos.  En la trayectoria de este juicio también me dejé contagiar por los amigos y de esta forma tuve mi primera novia, no tan bella como Guillermina, pero con esa súper sonrisa que algunos todavía hoy evocan cuando hablamos de aquellos años.

También pensé en el primer romance de mi abuelo, quien no recurrió a un amigo para que intercediera por él en el cortejo.  Él buscó los momentos en que la mujer —que resultaría mi abuela— estuviera sola y entonces lanzaba suavemente una piedrecita, expresión del atractivo que ella despertaba en el caballero.  Luego vinieron las miradas,  el acercamiento y las palabras descritas por algún bardo, como galantes.

Aunque en la modernidad ya no somos tan románticos y la mayoría de la gente ha olvidado ese cortejo “a la antigua,” apruebo la valentía de nuestros ancestros sin buscar la frase que no otros sino ellos mismos supieron transmitir.

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


One thought on “Poner la piedra

  • el 27 septiembre, 2011 a las 5:25 am
    Permalink

    saludos,pero lo mismo le pasa a cada quien,leyendo tu articulo,me acorde de Vilma…era una nina de mi clase…tenia un pelo negro y largo….no se ..si me gustaba mas el pelo largo o ella….estaba en 7 grado…o empezaba!!…..pero en mi timidez!! solo le pregunte?? quieres ser mi novia?
    Pero ibamos al cine….y fuimos a ver una pelicula de Alain Delon…un actor frances…creo que la pelicula..se llama el Circulo Rojo”” algo de mafia….
    Sentados..en el cine…solo me “comento”….pero que “bueno esta”! ….creo que por el actor…yo como que entre en celos……y le dije…”vuelvo ahora” …no regrese mas al asiento….creo tenia 12 anos….
    Pero me acuerdo…de una pelicula colombiana….se titula el “angel del acordeon”…te la rewcomiendo
    Es como mi infancia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *