Nuestras necesidades especiales en La Habana de hoy

Jorge Milanés

HAVANA TIMES – Un comerciante se sitúa convenientemente a unos metros de la parada oficial del ómnibus, con sacos llenos de mercancía y hace unas señas, con un billete, al chofer de la guagua que pasa. Este observa y, por la cuantía mostrada, hace o no una parada.

La situación económica que se avizora, así como los límites y consecuencias del llamado Periodo Especial de los noventa, hace que muchas personas en Cuba hoy en día no quieran ser tomados por sorpresa y acudan a diversas estrategias para solucionar sus problemas económicos.

De un tiempo a esta parte, el espacio dentro de los ómnibus, articulados para los coches de bebés o personas con necesidades especiales, es utilizado frecuentemente por comerciantes para transportar sacos con mercancía en horarios de la mañana.

El chofer, en estos casos, detiene el ómnibus, y el individuo, ayudado por algún pasajero, coloca con gran rapidez los sacos de mercancía en el espacio mencionado. “Dale chofe…” grita, e inmediatamente avanza entre los pasajeros dejando ver el billete de veinte pesos que lleva en la mano.

No es una situación generalizada, pero ya hay cubanos que buscan solucionar el problema de la transportación de esta manera que, aunque ilegal, por utilizar el espacio de las personas con necesidades especiales, es más económica que alquilar un auto o una camioneta.

“Esa también es una necesidad, por lo que se ve, dentro de poco no habrá qué cargar, ni transporte”, dice un pasajero en voz baja refiriéndose al comerciante, mientras a su alrededor el resto de los pasajeros se muestra un poco más reflexivo.

Me llama la atención cómo la amenaza de un nuevo Periodo Especial comienza afectando primero a los más débiles, las llamadas “personas con necesidades especiales”. Los comerciantes por su parte, tal vez no tan en desventaja como ellas, sienten que deben ocuparse ellos mismos de sus necesidades, pues si no, ¿quién lo va a hacer?      

 

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.



Un comentario sobre “Nuestras necesidades especiales en La Habana de hoy

  • Esta ilegalidad de meter mercancía en las guaguas deviene en molestia para los incapacitados y el publico en general que la mayoria de las veces pasa miles de trabajo para poder bajarse o moverse dentro de la guagua, mientras los choferes se echan el dinero en los bolsillos. Es otro ejemplo de indisciplina y maltrato con la población. No hay inspectores que detengan esto. Lo mismo pasa con la música a decibeles altisimos que los mismos choferes ponen en las guaguas, que afecta los oidos de todos. Vendrá el Periodo Especial? No lo sabemos. Pero si ha llegado la falta de respeto desde todos los ordenes posibles. Quien parará la deshumanización de estos ciudadanos? Ciudadanos?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Un hombre y su perro, La Habana. Por Charlie Lockwood (Reino Unido). Cámera: Canon:6D Mark II

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com