Jorge Milanés Despaigne

Foto: Juan Suárez
Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — “Jorge”… escucho la tenue voz de una silueta que se deja ver a través de la ventana; era Lila, de la secundaria y el preuniversitario, que hizo la carrera de economía, mientras que yo decidí estudiar construcción naval; pensé que se había ido para los Estados Unidos.

“Jorge” –me dice abatida-, “¿tienes algún tiempo?”

“Sí, cómo no, pasa y te hago café”, le dije.

“Mi vida es un largometraje. Luego de terminar la carrera de economía, comencé a trabajar en las oficinas de Cuba-Petróleo, distribuyendo el combustible por tarjetas magnética. Allí conocí al padre de mis hijos, tuvimos una hembra y un varón, pero a los tres años las cosas no marchaban bien, me tuve que divorciar.

“Luego en un servicentro conocí a Roberto, buen hombre, era especial con los niños.”  Lo que me cuenta Lila, le hace temblar, pero continúa. “Nos mudamos para un cuarto que compramos en Playa; era pequeño, tuvimos que ampliamos buscando privacidad y espacio para los niños.”

Hace una pausa, toma café, casi no atina a poner la taza en el platillo, se lo retiro, me da las gracias y continua.

“Teníamos la quimera de oro, para invertir en la sala-comedor, baño y cuarto, que lo equipamos con: aire acondicionado, muebles, televisión por cable; en la cocina no faltaba nada, y en la sala hasta teníamos una estufa. Construimos la segunda planta y una tercera, donde hicimos una piscina; por último compramos un carro. No te puedes imaginar el nivel de vida que teníamos.”

Asegura con lágrimas, mientras, yo me pregunto: ¿de dónde sacaron ese dinero?

“Luego a mi esposo se le ocurrió irnos del país, y coordina con un amigo peruano que frecuentaba el servicentro. Él salió primero, con una carta de invitación que le hizo el peruano. A los seis meses me casé con el peruano y me fui. Dejé los niños con mi mamá.

“En Lima ya junto a Roberto, íbamos a pagarle al peruano una primera parte y ubicarnos en un apartamento, para luego venir en busca de los niños. Vine a Cuba, a obtener el permiso legal de salida de los niños; pude llevármelos sin contratiempos. Llegamos en taxi hasta los bajos del edificio, allá en Lima, donde vivíamos Roberto y yo, me despedí del peruano y subí al apartamento. Toqué varias veces a la puerta hasta que salió una señora: «aquí no vive ningún Roberto».

“Me fue difícil de creer que ese “hijo de buena madre”, se había largado a Miami dejándome abandonada en la calle y con los niños.”

No todo lo que brilla es oro, le dije. La bondad de Roberto arruinó tu vida, concluí.

Continuará…

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

10 thoughts on “Me mudo para Lima

  • Y caballero, está bien que no hay internet en Cuba, ¿pero al menos esa gente cogió un atlas?

    Ecuador queda más cerca de USA que Perú y no requiere visa, apenas una carta de invitación. No hay casarse con ningún ecuatoriano. Y ya tiene montada la logística para el viaje por tierra vía Colombia–>Panamá–>Costa Rica–>Nicaragua–>Honduras–Guate–>México.

    Para ser tan inteligentes en Cuba, haber logrado tanto, fueron bastante brutos a la hora de elegir la vía de salida.

  • Estimado Milanés:

    Creo que este guión requería de una segunda lectura antes de publicarlo…por el bien de la comprensión…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *