Los besos de mi madre y los golpes de mi padre

Jorge Milanés Despaigne

Una madre. Foto:Sergio Leyva

HAVANA TIMES — Esta mañana mami se levantó temprano, hizo café y tocó a la puerta del cuarto para avisarme que ya eran las siete. Salí, nos dimos los buenos días (en francés como de costumbre), me lavé la cara, los dientes y le di un beso.

Mientras me aseaba, ella comenzó a recordar en voz alta como era que a mi difunto padre le gustaba el café. Luego se fue adentrando en algunas de sus consabidas hazañas. Me mantuve a la escucha sin darle demasiada importancia. Ella hizo una pausa y entonces la interrumpí:

“Mami, te quiero mucho, porque me trajiste a este mundo y me diste de mamar, y me enseñaste a decir papá y mamá, y me guiaste en mis primeros pasos, y me abrazabas y me besabas (todavía hoy lo haces), y has batallado en mi educación dentro y fuera de la escuela, y me has enseñado a corregir lo mal hecho, y me has señalado lo bueno, y me has dado muchas herramientas para abrirme camino en la vida. Eso y todo lo otro que tú bien conoces, hacen que mi amor sea inigualable.”

Mi padre raras veces me besó. Cuando tocaba a la puerta sus golpes me asustaban, eran desagradables, tanto como sus impositivos discursos y los cuentos de sus hazañas. Y decía: “Aquí el que manda soy yo”, y aunque estuviera equivocado nadie podía decir ni pío.

Todo lo lograba a la fuerza. Su imposición era tal que se dañaba a sí mismo, porque confundía sus sentimientos. Total, al final yo hacía lo que me daba la gana.

El contraste entre mi madre y mi padre ha sido mi principal escuela.

Gracias a ellos tengo la medida de cómo tratar a la gente, porque sé la forma en que no me gusta que me traten. Me han enseñado que el amor no se impone, y que la historia no basta para inspirar amor en tus seres cercanos.

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


7 thoughts on “Los besos de mi madre y los golpes de mi padre

  • el 2 noviembre, 2012 a las 1:48 pm
    Permalink

    Eduard, extensivo al gobierno, no?

  • el 2 noviembre, 2012 a las 7:07 am
    Permalink

    En tu caso especifico Eduardo, como se relaciona contigo el autoritamismo en tu nucleo familiar?

  • el 31 octubre, 2012 a las 7:26 pm
    Permalink

    power podrías intentar informarte , sobre la realidad cubana y los problemas habitacionales , antes de opinar de esa manera tan despectiva

  • el 30 octubre, 2012 a las 7:58 am
    Permalink

    No sabia que escribias amigo.Te recuerdo.Abrazos

  • el 30 octubre, 2012 a las 6:09 am
    Permalink

    Autoritarismo al que se someten las personas desde la misma familia. Es la primera y más eficiente estructura de dominación. Como si fuera poco, la imposibilidad de cortar (porque no ha y para donde irse ) la relación mamífera en Cuba, hace que el autoritarismo y la dominación dentro de la familia sean ejercidos hasta altas edades de sus miembros.
    Esto coloca a las personas en una posición infantil y extirpa todo su sentido crítico y de rebeldía. Tengan por seguro que las estructuras de dominación cuentan con la familia cubana para que les prepare el camino.

  • el 30 octubre, 2012 a las 1:13 am
    Permalink

    Por tu comentario no sabes que es el socialismo, lo primero es que en una casa viven 2, 3 y hasta 4 generaciones porque no hay otra opcion, bueno si, emigrar.

  • el 29 octubre, 2012 a las 8:31 pm
    Permalink

    y con tus 45 todavia vives con mami?. Eso es el socialismo, que les creo a la gente el pesamiento de que te cuidan todo el tiempo y no hace falta trabajar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *