La cuchara del Habana Libre

Jorge Milanes

El Hotel Habana Libre

Tengo un amigo que en su último viaje a Cuba enfermó acaso por la inadaptación al clima cálido y en extremo húmedo que persiste en la Isla casi todo el año.

Acostumbrado al frío seco de su tierra llegó a La Habana feliz de encontrarse con tan radiante sol y se hospedó junto con su esposa en el Hotel Habana Libre, ubicado en la céntrica calle L esquina a 23, en el Vedado.

Después de varios días disfrutando de la playa, paseos al campo y de otras actividades comenzó a sentirse agripado. Su esposa achacó su estado al aire acondicionado de la habitación que solo podía ser regulado por el personal de servicio y a las tres de la mañana el frío no había quien lo resistiera.

Pronto mi amigo perdió la voz. Solo podía escuchársele haciendo esfuerzos él mismo por comunicarse, con una penosa ronquera. Le traje miel de abejas, que es un producto natural muy bueno contra las afecciones de garganta, incluso, respiratorias, además de sugerirle que debía seguir algún tratamiento para esa bronquitis asmática.

Su esposa bajó al restaurante por una cuchara, pues no había en la habitación. Le negaron el utensilio, le dijeron que estaban contadas y no podía extraviarse ninguna. Ella le dijo el número de la habitación en que estaba hospedada junto con su esposo, mi amigo bastante enfermo, pero nada.

Por último, la negación estuvo acompañada de un absorbente y la tapa de un pomo esterilizada con agua caliente.

Cuenta mi amigo que cuando subió su esposa a la habitación, él se quedó tan estupefacto como ella, a la vez que se preguntaba quién se querría robar una cuchara, algo que le parecía verdaderamente ilógico, fuera de sus parámetros razonables.

Y con tono indignado, tras un sorbo de la deliciosa miel, me preguntó: “¿Será que Cuba se está volviendo surrealista?”

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


3 thoughts on “La cuchara del Habana Libre

  • el 19 octubre, 2011 a las 10:53 pm
    Permalink

    tengo un amigo que trabaja en el hotel Triton, y me confeso con cierta pena conmigo que el agua embotellada de los restaurants y cafeterias !!!ES DE LA PILA!!!, ELLOS SE ENCARGAN DE DARLE UN SELLAJE IDENTICO, estan haciendo unos contactos en la calle para poder embotellarla gaseada, porque dice que el rumor esta corriendo y ha disminuido la demanda del agua natural por la gaseada.

  • el 16 octubre, 2011 a las 11:24 pm
    Permalink

    Caballero, Usted lo que quiere decir es que el sector hotelero en Cuba está infestado de ratas o que la situación económica de la población es tan mala que han extraviado en alguna guagua todos los valores posibles y han tenido que recurrir “a la lucha y al invento” porque no hallan otra manera para subsistir? Sea Usted explícito porque de otro modo el distinguido público lector de Havana Times pensará que debe elegir por una u otra opción, y la cosa no es así: Ambas cosas son ciertas en buena medida y tan reales como las abejas que producen la miel que menciona en su artículo el compañero Milanés. Los hoteles sufren de esa fauna nociva, y no sólo esa clase de establecimientos, verdad? seguro acudió a restaurantes, cafeterías, tiendas y demás “negocios estatales” y pudo percatarse cómo “funciona la cosa” y las maneras que tienen quienes operan en dichos “centros laborales”. WELCOME TO CUBA!

  • el 16 octubre, 2011 a las 1:09 pm
    Permalink

    Hola en mi ultima estancia en la habana , en el hotel Deauville al hacer el checkout , me querian cobrar dos toallas que decian que faltaban en la habitacion , pedi hablar con la jefa de recepcion ,y le explique que en los ultimos dos dias de mi estancia no habian renovado las toallas que la camarera de habitaciones habia sacado para su limpieza , y a demas de dije que ella sabia que no eran los clientes los que robaban las toallas sino las empleadas de limpieza para venderlas para sobrevivir , como hacian todos los empleados del hotel , en la recepcion se alquilan habitaciones cobrando en cucs en efectivo no hadmiten tarjetas de credito y aun que insistas no te dan ningun recibo por el pago , y se pueden inmaginar quien se queda con los cucs, en el bar los barmans roban bebidas , en la cocina y el comedor los cocineros y camareros roban comida y en todos los departamentos todos roban lo que pueden , al terminar los turnos de trabajo los vez salir del hotel con sus bolsas de plastico.

    Soy un profesional hotelero con esperiencia internacional de 40 años , y he podido observar una gran diferencia en la calidad de sevicio entre los hoteles dirijidos por compañias extranjeras y los establecimientos dirijidos por compañias cubanas que parecen estar dirijidas por Alibaba y los cuarenta ladrones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *