Fumar: ¡Qué placer!

Jorge Milanés Despaigne

FumadoresHAVANA TIMES — Hay quienes sienten éxtasis al fumar, olvidando que implantan record cuando exhalan el humo del tabaco en el rostro de los demás. Es como una cachetada, sin dolor aparente.

Fumar, podrá ser un placer para muchas personas, como dice una famosa canción interpretada por el desaparecido cantante de tangos, el argentino Carlos Gardel. Para mi amiga Olivia, la periodista, aunque no es fumadora habitual, es mucho más. Ella logró el record de la ceniza más larga del mundo, en el Festival del Habano del 2014.

Realmente es muy desagradable para los no fumadores respirar el humo que desprenden otros de sus cigarrillos o tabacos. Por eso me he dado cuenta de que, a veces, los días no son afortunados. Desde que uno sale de casa le persiguen las personas fumadoras.

Por ejemplo, hoy, al llegar a la parada del ómnibus, se acercaron dos, una por la derecha y otro por la izquierda. ¿Yo…? ¡En el medio!

Traté de apartarme discretamente de la nube. Y hasta crucé calle: Fue en vano; al minuto se acercó una señora para preguntarme la hora y, en la mano traía ¡un cigarro! Coincidentemente, se quedó a mi lado, mientras le hablaba de este tema pero…, ajena. De todos modos me pude “zafar” de ella.

No obstante, es muy posible que me haya fumado varios cigarrillos y al parecer son más.

Cuando llegué al trabajo -un edificio cerrado, en el mismo corazón de La Habana Vieja-, tres compañeros disfrutaban del letal “nicotina quemada”, como le dice Pancho, el trabajador de Comunales que limpia en mi barrio. Ricardo en la puerta de la oficina, Celia en el balcón y Alicia en la mesa de trabajo. Ese fue el detonador para que saltara la ira, que venía contenida.

“¡Oigan bien, no puedo tolerar más la situación del humo de cigarro en mi entorno! Les dije de una manera descompuesta”. Y continué:

“¡Hoy he tenido que fumar a la fuerza, por imposición de personas indolentes, y solo porque a todos les da la gana!”

De manera inmediata comenzaron a dispersarse. Eso me lleva a la siguiente reflexión:

Todos sabemos que el tabaco daña la salud. Si ellos quieren fumar, es su problema, pero ¿por qué tengo que fumar con ellos?

Fue una mañana muy desagradable. Mas, valga una aclaración, yo fumo y nadie me ha visto, fumo y no molesto.


5 thoughts on “Fumar: ¡Qué placer!

  • el 14 abril, 2015 a las 6:39 pm
    Permalink

    Hasta en los aviones de Cubana habia zona de fumadores hace unos años, ya no. En Cuba se fuma dondequiera, ¡bueno de ahi es el tabaco y el fumar.!

  • el 14 abril, 2015 a las 6:37 pm
    Permalink

    Así es es costoso, pero bueno aquí en cuba es barato, una adicción que no cuesta mucho. y para colmo en los hoteles como: Parque Central, Habana Libre, Panorama en miramar, permiten que lxs huespedes fumen dentro, es como si le permitieran fumar porque están pagando un buen dinero. También está el lío de los espacios abiertos, que si estás erca de una persona en un restaurante que está en un espacio abierto y el aire sopla en tu dirección te tienes que fumar el cigarro de la otra persona, que dicho sea de paso es bastante desagradable.
    uff tremendo fastidio, aquí en Cuba estamos muy embarcados pues según un colega me comentó que la regulación que impedía fumar en espacios cerrados fue derogada. es una pena.

  • el 12 abril, 2015 a las 6:32 am
    Permalink

    De fumar se ha dicho que es costoso, que daña la salud, que afecta a los otros; para intentar disuadir a los fumadores.

    Deberían agregar que da ASCO. Da asco entrar a un lugar y que te invada esa peste a tabaco encerrada, da asco los dientes amarillos del fumador y da asco su olor. Dan ganas de vomitar.

    *en el aeropuerto de Tocumen se encuentran varios letreros que advierten de país hostil con el tabaco. No se permite fumar en lugares cerrados y en muchos abiertos tampoco, y es mal visto. Un taxista te puede bajar de se carro si pretendes fumar en él.

  • el 10 abril, 2015 a las 10:53 am
    Permalink

    Hace dos semanas estuve en La Casa de la Música de Centro Habana y en las pantallas gigantes mostraban un cintillo que decía: Prohibido fumar en la sala.
    Esto me gusta

  • el 10 abril, 2015 a las 8:13 am
    Permalink

    Jorge: muy gracioso tu post . Te cuento que acá en la Argentina rige la prohibición de fumar en locales cerrados, desconozco si se implementó en Cuba. El problema es que las personas somos como niños, nos creemos vencedores hasta que una enfermedad como el EPOC, por poner un ejemplo, nos demuestra lo contrario. Me parece muy bien que metas 4 gritos para que se disperse el humo a tu alrededor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *