En la autopista…

Jorge Milanés

Autopista nacional.  Foto: radiorebelde.cu
Autopista nacional. Foto: radiorebelde.cu

HAVANA TIMES — “Masturbo, hago sexo oral, o en caliente, lo que sea, aunque no me guste. Tengo que dar de comer a mis tres hijos y antes de trabajar para el Estado por una miseria, que no me alcanza ni para llegar al trabajo, voy a la autopista y gano mucho más”.

“¿Más qué?”, le pregunto.

“Más dinero, por supuesto”, me dice Verónica, una ex-compañera de trabajo que me la encontré en uno de los anillos de la Ocho Vías (autopista).

Todo lo que hasta ahora he comprado para mis hijos, es gracias a esto y por ellos doy hasta mi vida porque el padre ni se acuerda de ellos.

“Bueno, ¿y cómo haces?”, le pregunto.

“En la mañana llevo los niños a la escuela y luego sigo para la autopista a pedir botellas. De tramo en tramo, con los rastreros, ‘trabajo’ muy duro”, concluye.

“En lo particular, no apruebo ese ‘trabajo’ que, según tú, ‘resuelve’ tu problema”, le digo. “Comprendo que en esa profesión, la más antigua de la humanidad, se gana mucho dinero, pero también enfermedades.”

“¿Y cómo es eso de las tarifas de precios?”

“Mis servicios no son caros, tengo variedad y calidad. Está claro que hay especialidades con las que satisfago al cliente de acuerdo a sus bolsillos, con precios que oscilan entre los 20,00 cup. y los 20,00 cuc. Por este último hago maravillas, me esmero. Esto es en el caso de los nacionales, porque si es un “Yuma” vale más. Estas son tarifas nacionales y no creo que sea caro porque hasta ahora nadie se ha negado y mucho menos resistido ante este cuerpo”.

Ella se toca señalando su cuerpo, nada despreciable, para promover la mercancía. La miro bien porque esa información está incorporada a mi memoria y le digo:

“Yo no soy rastrero, ni trabajo en la autopista, pero ya que tú necesitas trabajar en cualquier momento nos vamos al combate. También tengo muchos amigos, a los que quizás puedas conocer y estén en condiciones de ayudarte”.

En eso, un auto me paró y subí. Al fin me pude escapar, pero otra trabajadora, que ya venía en el vehículo se quedó mirándome, a la espera de una seña.

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


28 thoughts on “En la autopista…

  • el 21 abril, 2015 a las 12:50 pm
    Permalink

    Hay cierta ternura en la forma que mira el autor del articulo a las mujeres (popular y literalmente llamadas “jineteras”) que se ganan la suscistencia vendiendo el cuerpo, como otra mercancia más. Pero, como no soy tan inteligente y tan culto como muchos me apostrofan, entonces, antes de emitir alguna opinion, mejor me voy a leer a Augusto Bebel y su colosal “Mujer en el pasado, presente y futuro”. Después les cuento!

  • el 21 abril, 2015 a las 7:38 am
    Permalink

    Por supuesto que es sujetiva mi apreciacion , ?Donde esta la encuesta de en que gasta la prostitucion en Cuba lo que gana?, mi apreciacion es derivada del contacto con ese mundo en muchos lugares de Cuba. Tampoco puedes deducir que lo que yo digo conduce a que alguien es un vago o un descarado, si la persona no siente una moralidad que lo reprima, ?como puede catalogarse de descarado o vago?, sencilla y llanamente lo hacen sin pensar en las implicaciones morales porque se a convertido en parte del comercio de necesidades, como tambien hay muchisimas gente que vende la cuota de los hijos para tomar ron y fumar o roba para colgarse una cadena de oro en el cuello ( que hay muchisimos) a difrencia de muchas personas que vende sus cigarros para dar de comer a sus hijos o roba para poder alimentar a su familia, ?Cual es el porcentaje de todo este fenomeno ? nadie lo sabe, no hay encuesta sobre eso; pero la variedad del fenomeno es amplia y las causas no solo son de la pobreza , son varias. Tu mismo me acabas de decir que lo que pasa en Cuba es atipico; si el 90 % de la prostitucion en Cuba fuera apreciablemente por causa de la pobreza no valiera la pena ni comentar . Si te puedo decir que la raiz del problema no empezo con el periodo especial en los 90 , empezo mucho a incubarse mucho antes, solo que el fenomeno exploto con la crisis.

  • el 20 abril, 2015 a las 11:54 pm
    Permalink

    Que tú tengas todo el derecho del mundo a tener una opinión, expresarla y defenderla, no implica que, por este solo hecho, tengas razón en lo que digas. Tú dices que “” en Cuba no hay una extrema pobreza como para llegar a tales niveles de prostitucion”. Yo te digo que sí la hay, porque la he visto, y he visto la de fuera de Cuba, porque algunos países he visitado. ¿Que en otros lugares haya más pobreza o menos? Ya eso es harina de otro costal. Lo que pasa en Cuba es, en muchos sentidos, totalmente atípico

    Y eso de que la ganancia de la prostitución se gasta en cosas que no están justificadas es lo más subjetivo de todo lo que has dicho; y lo has dicho sin tener datos que lo prueben. Es pura apreciación muy personal y subjetiva que es respetable en cuanto a opinión, pero en cuanto a verdad objetiva, conduciría a que la mayoría de los que se prostituyen lo hacen por gracia, por deporte o por amor al arte, cuando no por vagos y cara dura. Eso no es así, como así.

  • el 20 abril, 2015 a las 5:57 pm
    Permalink

    Porque en tu tercer parrafo hablas del mundo y a mi me quitas ese derecho, mi argumento inicial era comparativo , donde zonas del mundo mas pobres que Cuba tienen menos prostitucion, lo cual me dice que la pobreza no es la razon principal. Tampoco dije en ningun momento que no habia pobreza en Cuba , usas un lenguaje extremista para analizar mi comentario que es bastante relativo y comparativo. Lugares como los que mecionastes los hay en casi todos los paises de america. Entiendo que la pobreza ajena no justifica la propia , pero tampoco justifica totalmente la prostitucion en Cuba. El ritmo del reggeton no puede afectar en nada la prostitucion, yo hable de la cultura que lo envuelve y como se que es posterior al fenomeno de la prosttucion , por eso fue que dije-” hacen parecer natural la prostitucion “.Por ultimo , mi opinion esta basada por lo que he visto y la tuya igual , y las dos son diferentes, ?Apicamos la democracia aqui o damos por valida tu opinion y la mia la desechamos?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *