¿Desaparecen tradiciones culinarias?

Jorge Milanés

Dulce.  Foto: cubasolar.cu
Dulce. Foto: cubasolar.cu

HAVANA TIMES — Anoche la vecina me mandó un plato de dulce que me sorprendió, una verdadera delicia. Su esposo le trajo del campo un poco de leche de vaca y con la mitad hizo dulce de leche cortada. Hace mucho tiempo que no probaba, ni veía este dulce, por lo difícil de conseguir la leche o cualquiera de sus derivados.

En la relación de la repostería casera es el que más me gusta. Se prepara a partir de la leche cortada con unas cucharadas de zumo de limón o vinagre, le añadimos azúcar al gusto y saborizantes: canela, vainilla y cáscaras de limón. Se pone a fuego lento y de vez en cuando se revuelve. Cuando al introducir una cuchara el almíbar se pega en los dedos, se le adiciona una o dos yemas de huevos batidas para suavizar, según la receta de mi madre.

He perdido en la profundidad de mi mente la imagen, el olor, color y sabor de muchos platos tradicionales de la cocina cubana. Los hacían en mi casa, especialmente con leche, mientras mi hermano y yo dábamos vueltas alrededor de mi madre o mi abuela, a la espera de aquellos manjares, cuya fragancia atraían hasta las mujeres que estaban a dieta. ¡Díganme ustedes a los niños!

El pudín -una de las huellas dejadas por los ingleses en Cuba en 1762-, hasta hace unos años formó parte de los platos de la cocina cubana. Era uno de los que aparecía en el menú de kioscos y cafeterías cuando se entrenaban las y los trabajadores a finales de los años noventa. De aquello no queda nada, por lo caro de sus componentes. ¿!Y las natillas!? Otra de las delicias de la cocina de casa; parece que se fue de paseo por las tiendas en cuc. ¡Y ni hablar de los sabores!

Algunos extranjeros al visitar nuestro país muestran interés por el tema de los platos tradicionales cubanos. Tienen hasta libros, y al ver que no hay casi nada en los mercados, preguntan que con qué hacemos esos platos. Ante esta situación no queda otro remedio que explicarles la realidad.

Muchas de estas tradiciones culinarias han dejado de serlo. Es imposible llevarlas a nuestras mesas, esta es una entre las tantas que ya no están. Y lo peor es que cuando se les habla a los jóvenes de estas cosas, no las conocen: “cosas de viejos”, según ellos.

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


9 thoughts on “¿Desaparecen tradiciones culinarias?

  • el 28 noviembre, 2014 a las 3:59 pm
    Permalink

    Ehhhhh?! ¿Qué fumaste?
    Tu sabes lo que significa usar una latica de esas que rinde tantos vasos(tantos desayunos) para darle candela?
    Naaaaaa, me parece que no, tu sabes que no, eso no va a suceder.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 8:32 pm
    Permalink

    elpiri:

    Hijo, en Cuba hacer eso hoy en día es casi un lujo. Todavía no han podido garantizar el triste vaso de leche para desayunar, ¿Cómo se va a coger una lata entera de leche condensada para hacer dulce?

  • el 13 noviembre, 2014 a las 8:30 am
    Permalink

    Jaja, tienes toda la razón, ni siquiera el corned beef and cabbage! Que es de Ellos. En New England lo reinventaron mejor.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 8:15 am
    Permalink

    La receta mejor del mundo dhaniel!!!!.

  • el 13 noviembre, 2014 a las 7:10 am
    Permalink

    Jajaja!!! chusblue, realmente usted tiene razón sobre lo de comer en el Reino Unido.

    Yo una receta se la propondría al autor de este post:

    Tome dos dictadores y enciérrelos en un calabozo hasta que estén a punto para un juicio donde respondan por sus crímenes.

    Añádale el resto de camarilla y remuévalos rápidamente de la vida cubana.

    Monte unas elecciones libres y democráticas y condimente con las libertades civiles.

    Sirva en un pueblo con ganas de ser libre.

    Ya verá que cuando haga esta receta regresarán todos los sabores que se han perdido en Cuba.

  • el 12 noviembre, 2014 a las 6:10 pm
    Permalink

    los ingleses estuvieron en Cuba once meses y en ese muy breve tiempo no creo tenga sentido hablar de tradiciones culinarias inglesas en Cuba como por ejemplo el pudin. Los ingleses ,pueblo fantastico en mil cosas en otras no lo es, como la cocina, su cocina es dramática,triste, pobre…y si un dia alguien que lea esta opinion piensa ir a Inglaterra que se prepare a comer pollo en italianos, o comida china en chinos, pero que tenga algo claro, que no coma en ingleses porque ni va a comer ni va a quitar el hambre, ni va a disfrutar y encima va a pagar como en un italiano, griego, chino…ok?

  • el 12 noviembre, 2014 a las 11:31 am
    Permalink

    entonces en cuba no hacen leche condensada en baño de maria?

  • el 12 noviembre, 2014 a las 8:33 am
    Permalink

    Pregunten a los jóvenes cubanos de hoy en día, si saben lo que es un majarete.

    Hay quien ha conocido la cocina tradicional cubana después de que se fue del país

  • el 12 noviembre, 2014 a las 6:30 am
    Permalink

    Digamos que la gastronomía es “dinámica” y refleja la historia económica de un país.

    Opino que a eso se debe el boom actual de la cocina peruana, que ha estado antecedido por un bienestar agrícola, varias escuelas de cocina, un montón de jóvenes abriendo restaurantes con nuevas propuestas, y otro montón de gente con capacidad adquisitiva para consumir en ellos; y ciertamente, mucha dosis de orgullo nacional: allí el Mac donald no pega porque lo consideran basura.

    La cocina cubana se quedó varada en el tiempo por el déficit de insumos y las limitaciones que este gobierno (Castro I y Castro II es lo mismo) ha impuesto a la libertad de empresa. Ni siquiera se han logrado incorporar a la práctica culinaria los nuevos hábitos alimenticios recomendados.

    Todavía los cubanos queremos comprar el puerco con manteca. Todavía no se consigue comprar y consumir frutas y vegetales frescos. Aquí mismo hablaron de que una cuentapropista daba jugo de pepino enmascarado en algo rojo. Nos presentan una tienda de mermeladas y encurtidos como algo saludable.

    Me imagino que en Cuba será subversivo pegar en los consultorios un afiche de la pirámide alimenticia, o hacerles a los niños un mantelito de MyPlate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *