De visita al Centro Cultural Dulce María Loynaz

Jorge Milanes

Dulce María Loynaz. photo: centroloynaz.cult.cu

En la otrora casa de esta poetisa cubana y cuya institución lleva su nombre, quedé maravillado con la visita que hice días atrás, conducido por la museóloga, quien me invitó a recorrer los recodos de la mansión, en tanto mostraba pertenencias, contaba historias, anécdotas y citaba versos de Dulce Maria Loynaz.

El lugar ahora es centro de promoción de la literatura contemporánea cubana y cada espacio cultural tiene por nombre el de un verso de nuestra Premio Cervantes 1992.

Todas las actividades se realizan en el Salón de conferencias Federico García Lorca, título puesto en memoria del intelectual español, quien visitó su otra casa de Línea y, como amigo de la familia, tocaba el piano que hoy se encuentra en el salón colonial de esta residencia, ubicada en 19 y E, El Vedado.

Es en la capilla reservada entre mamparas, donde a mi modo de ver, se conserva mejor el espíritu loynaziano.

Allí figuran imágenes religiosas, reclinatorios, un cuadro de su antepasado San Martín de la Asunción de Loynaz, hasta una reliquia de San Juan Bosco, todo lo cual hace del conjunto arquitectónico, un lugar especial.

Pero las vitrinas exhiben muy pocas obras de la autora, quien ha sido reeditada en varias ocasiones luego de recibir el lauro más importante en las letras hispanoamericanas.

Una pequeña muestra de sus versos y ningún ejemplo de su narrativa es lo que puede observar el público visitante, entre volúmenes ensayísticos escritos por otros autores, sobre una obra ampliamente valorada por la crítica literaria.

Mi preocupación también es la de los trabajadores de esa institución, la que carece de un archivo bibliográfico amplio; no obstante, su biblioteca posee la poesía de Loynaz en formato digital, y también otros textos no poéticos.

Ojalá que no demore la gestión de reunir sus libros editados en papel, que constituyen un valioso legado para la cultura cubana y universal.

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Jorge Milanes has 224 posts and counting. See all posts by Jorge Milanes

One thought on “De visita al Centro Cultural Dulce María Loynaz

  • Despues de ser abandonada en vida,esperaron a que esta noble dama de la cultura cubana,muriera para aduenarse de su propiedad y sus pertenencias…lean sus obras interpreten sus escritos…y que dios le perdone su infamia ladrones!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *