Cuerpos mendigos

Jorge Milanés Despaigne

Alimentando a las palomas en la Calle Obispo. Foto: Elio Delgado Valdes.

HAVANA TIMES — 9:00 am.: La calle Obispo en La Habana Vieja –Patrimonio de la Humanidad- carga una de las más concurridas mañanas. Trabajadores, turistas, estudiantes, artistas y mendigos son los protagonistas de la jornada.

Una bebé que no durmió bien anoche, ni desayunó en la mañana va en brazos de su madre, con el rostro apagado, una mano en la nariz y la otra extendida. No sabe lo que pasa. La madre la entrena para pedir limosnas.

Van despacio, uno a uno, que no quede nadie sin huellas, la niña primero y luego ella.

“Un dólar para comprarle comida a la niña, señor”.

Sigo sus pasos. Voy tras ellas sin que se den cuenta.

En la esquina, baja la niña para descansar, un pañuelo sucio cae al suelo. Intento no darme cuenta. Un perro le ladra insistentemente, pero el dueño controla la situación. Hasta ahora solo un dólar han conseguido y hay que seguir…

Acompañado de la esposa un turista pasa a su lado; ella estira su mano sucia y toca en el codo al forastero.

“Amigo, cinco dólares para comprar una bolsa de leche a la niña, que no ha desayunado hoy, “pleace”.

La mano veloz del turista sacude la acción, se conduele y busca los cinco pesos. Se los da.

El cuerpo, el espíritu, y conciencia mendiga alegran el rostro de aquella que, da las gracias, y continúa.

Aquí termino. No me siento en condiciones de seguir este “bregar”.

En la tarde, no menos que en la mañana, veo pasar otros cuerpos mendigos, pero ella no está… Debe haber concluido la faena.

Llego al Parque Central, en El jardín de las delicias están todos. Desde aquí logro verlas. La niña juega con una muñeca de trapo, ajena a que su inocencia fue usada para alimentar el vicio.

Un agente del orden solicita apoyo. La madre yace en el último banco de la esquina, tendida, con una botella de ron en el mismo pecho que durante la mañana abrazara a su hija para practicar la mendicidad.

 

 

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


14 thoughts on “Cuerpos mendigos

  • el 10 octubre, 2014 a las 4:13 pm
    Permalink

    Ni aun en los miserables años 60,en que solo tenia un par de zapatos con zuelas de carton,cocinaban en mi casa en una lata con aserrin,vi mendigos en Cuba en el gobierno fidelistal..ahora hay menos pobreza y florecen los mendigos,niños y,sobre todo, ancianos..En cuba se estan concentrando los peores males del capitalismo salvaje de China a los inicios de sus reformas,sin ninguna de sus ventajas y peor,sin esperanzas

  • el 10 octubre, 2014 a las 5:56 am
    Permalink

    En que gobierno amigo Kamikaze, en el del Dictador Castro? Si este ha incentivando o se ha hecho el de la vista gorda para que vayan los asquerosos viejos turistas para que tengan sexo con nuestros menores, a los niños cubanos a nivel de Gob no se les había abusado como con este Gob , el obligar a un niño de 11-12años a trabajar en el campo, es un abuso infantil!

  • el 8 octubre, 2014 a las 8:49 pm
    Permalink

    En cualquier país, desde el más rico y democrático hasta el más pobre y dictatorial, la explotación infantil tiene que ser fuertemente castigada. He visto niños lastimosos en diferentes países de Latinoamérica, trabajando en los semáforos (vestidos de tristes payasitos haciendo malabares, o simplemente con un trapo limpiando cristales), quiera Dios eso no se haga realidad en Cuba y el gobierno no permita esa explotación.

  • el 8 octubre, 2014 a las 2:13 pm
    Permalink

    Ante Venezuela !no! porque a esos venecos -cuasi ignorantes- le roban a lo descarado.

  • el 8 octubre, 2014 a las 2:08 pm
    Permalink

    ?Hablas de mendigos? Hermano, mira al gobierno cubano como saca la latica y pone cara de víctima frente a Rusia, China o Brasil y después me dirás.

  • el 8 octubre, 2014 a las 10:17 am
    Permalink

    Los niños se usan para la mendicidad en aquellos países donde no hay un estado fuerte que los proteja de los padres que los explotan de semejante manera.

  • el 8 octubre, 2014 a las 12:14 am
    Permalink

    Tengo una amiga que trabaja en urgencias de un hospital en España. Un día atendieron a un mendigo, lo cual en España no tiene nada de particular porque la sanidad es universal. El caso es que la cara del mendigo le sonaba … ¡porque lo conocía de verlo en el gimnasio!

  • el 7 octubre, 2014 a las 7:48 pm
    Permalink

    Que eso pase en Banana’s Republic pasa. (Aunque hace rato que no lo veo porque te quitan el niño)

    ¿Pero en el paraiso de la niñez?

  • el 7 octubre, 2014 a las 2:26 pm
    Permalink

    EDUARDO, las charranadas tuyas compiten con las de Elio, ahora resulta que en el país donde no existen drogas, según las bazofias que dicen uds mismos, las madres endrogan a sus muchachos por puro negocio y entonces a los mendigos de aquí, que si son una partida de descarados, donde venden los cupones de alimentos que el Gob. les da, Si es por pobreza!. Honestamente tu enfermiza adoración a la tiranía te tiene tan arrastrado que no te puedes levantar y te hace decir lo inconsevible.

  • el 7 octubre, 2014 a las 2:23 pm
    Permalink

    Es cierto Eduardo. La sociedad cubana esta indiferente a todo lo que no sea “resolver” y al parecer al gobierno le pasa lo mismo. Es cierto lo de la mendicidad a nivel mundial, pero verla resurgir en Cuba, tras 50 años de promesas apoyadas por el sacrificio de todo un pueblo es realmente muy triste

  • el 7 octubre, 2014 a las 2:16 pm
    Permalink

    Wow!!! Compañero Milanes, yo creia que eso pasaba solo en Ecuador y otros lugares. Diria tu mama lo mismo que le dijo a tu hermano cuando horrorizado de ver los niños mendingando, le dijo que apostaba a que nadie se dignaba a ayudarlos.

  • el 7 octubre, 2014 a las 10:16 am
    Permalink

    …la mendicidad en algunos casos es una necesidad extrema…en otros casos se ha vuelto un lucrativo negocio…el uso de niños para mover la compasion de las personas es comun en muchas ciudades del mundo…niños pequeños que son rentados a personas que no son sus padres para ejercer la mendicidad…muchas veces estos niños son hasta drogados para que se mantengan tranquilos las largas horas en que los mayores se dedican a esta practica….modernidades que van llegando a cuba y que las autoridades deberian combatir en cualquiera de los dos casos…ayudar a los verdaderamente necesitados y dar tratamiento o sancionar a los que lo hagan por vicio o negocio…

  • el 7 octubre, 2014 a las 7:52 am
    Permalink

    Qué fuerte el testimonio!!!!!!
    Agradezco la crudeza porque la realidad no hay que esconderla, sino denunciarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *