Comer pescado en Cuba

Jorge Milanés

Cojimar.  Foto: Caridad
Cojimar. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — “Supongo que como vives en Cojímar te es fácil conseguir pescado”, me dice una colega de trabajo que vive en el municipio Cerro. Sí, eso supone casi todo el mundo.

Ha de suponerse también que Cuba, por su localización geográfica rodeada de agua, el pescado sea la principal fuente de alimentación. Pero no es así.

Si vamos al plano local, por poner ejemplo, el pueblo de Cojímar es reflejo de lo anterior. Se ubica a la orilla del mar con un río del mismo nombre y es conocido como barrio de pescadores.

El famoso escritor norteamericano Ernest Hemingway en su estancia por Cuba reafirmó la fama de esta localidad como de pescadores, pero nunca la pesca constituyó ni ha constituido, fuente de ingreso económico para las familias de esos pescadores, porque aquí se asentaron pocas personas y por ende un mercado deprimido, sin ventajas económicas.

Foto: Bill Klipp
Foto: Bill Klipp

Hoy esa situación ha cambiado, la población es mayor y hasta hace unos años, aunque ilegal, se podía comprar algún que otro pescado en el embarcadero, o por las calles cuando los pescadores iban de regreso a casa con sus ensartas de peces pero, nuevas condiciones comerciales se han apoderado del mercado y las ventas son ahora hacia los “restaurantes paladares”.

Algunas personas pescan con varas para su consumo, otras tienen la posibilidad de salir en lanchas y traer algunas “piezas”, porque tienen licencia para pescar, pero la mayoría de esos pescados son vendidos a los nuevos restaurantes. Tal vez me pudiera preguntar: ¿y si me lo compro en el mercado estatal?, pero me estaría burlando de mí mismo.

Este fin de año no podré celebrarlo como en años anteriores, como es tradición en casa, al menos que pague la libra a cincuenta pesos cubanos (2.50 USD), salga de pesca con una vara, que no tengo, o ir a una “Paladar” que por ser un restaurante el precio sería dos veces más y caería en suposiciones hasta poner en mi mesa “pollo por pescado”.

 

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


9 thoughts on “Comer pescado en Cuba

  • el 13 diciembre, 2014 a las 10:26 am
    Permalink

    Aunque parezca increíble, la política ha destruido a las comunidades pesqueras que se asientan a todo lo largo del litoral norte y sur de la isla. La adsurda prohibición de que los cubanos puedan navegar aunque sea en un bote con remos ha destruido la economía de las pueblos de pescadores, que hoy parecen pueblos fantasmas con un abandono casi total de las autoridades.

    Yo lo pude ver con mis ojos en el pueblo Isabel de Sagua en el norte de Villa Clara. Por cierto que no se me olvidara jamas los sabrosos pan con pescado frito que venden en la calle en las mañanas, ni un suculento almuerzo de arroz marinero con colas de langosta (ilegal por supuesto) en una paladar a orillas de la costa. Un potencial turístico increíble pero totalmente bloqueado por el gobierno.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 1:03 pm
    Permalink

    Milanes, Cuba es el Reino de lo Absurdo, por tanto no te asombres de nada, voy a ponerte un ejemplo: el gobierno cubano tiene magnificas relaciones con el gobierno de Uruguay, como es sabido, en este pais con solo cuatro millones de habitates tiene doce millones de cabezas de Ganado vacuno,pero, a pesar de eso le pide asesoria a Vietnam para desarrolar la ganaderia con Bufalos de Agua. Parece que aspiran a crear un zoologico por cada municipio.

  • el 10 diciembre, 2014 a las 2:09 pm
    Permalink

    Aconsejaba mi abuela:No des pescado a tus hijos. Dale una vara y enseñalos a pescar.Tuve que llevármelos de Cuba para poder seguir su consejo

  • el 10 diciembre, 2014 a las 5:00 am
    Permalink

    Se cumple aquello de que para comer pescado hay que mojarse el culo.

  • el 10 diciembre, 2014 a las 1:11 am
    Permalink

    Lo único que se me ocurre decirte es, que la próxima vez que tu hermano vaya a Ecuador le digas que te traiga una vara, así tendras asegurado el pescado del fíeston de fin de año.
    Suerte.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 10:59 pm
    Permalink

    Otra de las eternas interrogantes sin respuestas en Cuba: ¿Por qué un país rodeado de agua por todas partes no tiene pescado? Y además se prohibe pescar en casi todas partes… Y ahora va y la culpa la cargan los restaurantes privados….Cosas veredes…

  • el 9 diciembre, 2014 a las 8:00 pm
    Permalink

    La culpa no es de los paladares, no caigas en esa trampa para justificar que no haya pescado, en cualquier país normal hay pescado en los restaurantes y en los mercados hay precios acordes al nivel de vida.

  • el 9 diciembre, 2014 a las 7:28 pm
    Permalink

    Si hay problemas con la sal, ¿Deberíamos asombrarnos por que no haya pescado? Eso es el socialcosedesa que alguien dijo que es “el unico sistema que hace irrentable una mina de oro”

  • el 9 diciembre, 2014 a las 6:27 pm
    Permalink

    En Cuba para un trabajador promedio es practicamente imposible comer pescado (me refiero a pescado de calidad, no a la claria u otros llenos de espinas); es increible que, en un país rodeado de mar, el precio de la libra de pescado bueno esté por las nubes. Mucha croqueta criolla (harina a pulso y un gustico lejano a pescado) es lo que pueden comprar los menos afortunados. Amigo articulista, creo que va a tener que cambiar la tradición, trate (desde ahora) comprar unas libritas de carne de puerco antes que los “asesinos del agro” le suban el precio. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *