Cambio de mentalidad

Jorge Milanés Despaigne

El 213.  Foto: Ariel Maceo Tellez
El 213. Foto: Ariel Maceo Tellez

HAVANA TIMES — A mediados de diciembre pasado, los presidentes de EEUU, Barack Obama, y Raúl Castro, de Cuba, anunciaron –al unísono-  lo relacionado con los pasos hacia la normalización y restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, después de más de 50 años.  Es por eso que el 2015 ha comenzado con gran expectativa en ambos países.

“Hay que esperar para ver cómo se desarrollan los acontecimientos”, dicen algunos por ahí.

Y nada más cierto, porque las infraestructuras mentales y económicas desarrolladas durante más de cincuenta años, hoy no están preparadas para este cambio.

De un lado, los que se escudan en el bloqueo ante muchos problemas que, para solucionarlos, dependen de nuestros propios esfuerzos, y otros, que han vivido de las añejas contribuciones: No toquemos los familiares.

A mi modo de ver estas cosas, y no soy analista, esta industria política tendrá otro atuendo, en tanto las posibilidades para la inversión en ambos países pudieran ser muy ventajosas aunque lo que se promueve es la inversión en Cuba. En más de medio siglo se ha perdido más de lo que se pudo haber ganado.

Entre las expectativas importante para muchos cubanos, está abrir nuevos negocios por cuenta propia, la realización de operaciones en una sola moneda -unificación del cuc y cup-, cuando las condiciones económicas lo permitan, y, para los que ya tienen, además de la garantía de un mercado con mejores posibilidades económicas, un diseño logístico que les permita las compras de productos al por mayor.

Estas pudieran ser algunas de las medidas que impulsarían este negocio de restaurantes, paladares, cafeterías, kioscos etc.

En cualquier caso, desde mi punto de vista, las posibilidades de ganancias son mayores.

A partir de mediados de este mes de enero, comenzaron a llegar a Cuba las primeras delegaciones gubernamentales norteamericanas para la discusión y análisis del comercio, la emigración, las comunicaciones y relaciones diplomáticas entre otros temas.

 

 

Jorge Milanes

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.


13 thoughts on “Cambio de mentalidad

  • el 24 enero, 2015 a las 4:19 pm
    Permalink

    Así es, muchos creen que el progreso de Cuba pasa irremediablemente por su relación con USA, olvidándose que los problemas de los cubanos es en primer lugar responsabilidad de los cubanos, con embargo o sin el.

  • el 24 enero, 2015 a las 1:57 am
    Permalink

    Pues mirándolo por el lado franco, acaso “Ese” siempre no ha sido el punto de partida de ellos?, que alguien venga a sacarles las castañas del fuego?, y como tienen medio siglo echándole la culpa al bloqueo por sus fracasos y nunca han podido resolver lo del vaso de leche, pues se asume que ahora con la venida de los americanos se resuelva lo que hasta la fecha ellos no han podido cumplir, lo mismo mandándoles ganaderos que les ordeñen las vacas, que mandándole las vacas con maquinarias ordeñadoras, da igual, pero de eso se trata.

  • el 23 enero, 2015 a las 3:19 pm
    Permalink

    Con esto que escribes, entendí que seguiremos en el mismo punto de partida. En la espera a que “ellos” vengan a ordeñar las vacas. ¿Es eso?

  • el 22 enero, 2015 a las 8:04 pm
    Permalink

    Ahora si vamos a lograr tomarnos un vaso de leche diario. Con la flexibilizacion de los viajes los vendrán millones de norteamericanos a ordeñar nuestras vacas.

  • el 22 enero, 2015 a las 10:53 am
    Permalink

    Tony:

    Cuando escribí el comentario estaba pensando exactamente en la Ofensiva Revolucionaria del 68. Yo era pequeño antes de esa fecha, pero aún tengo en mente los rostros y, sobre todo, el buen talante con que tantos de mis vecinos se levantaban cada día para dedicarse a sus pequeños negocios: Rigoberto el Guajiro, en su puesto de dulces y refrescos; María la Cabezona, en su quincalla; El Jefe, con su saloncito de limpiabotas y puesto de periódicos; Ñico, con su bodeguita; La Polaca, con su atelier de telas…en fin, tanto cubano laborioso en mi barrio. Y un buen día (13 de marzo del 68) todo se les vino abajo. Tampoco olvido sus rostros sombríos a partir de entonces…muchos se fueron de Cuba, otros se murieron añorando los tiempos en que probablemnete recuperaran lo perdido…Pasaron los años y mira las vueltas que da la vida, que al cabo ha habido que devolverles (no a ellos, sino a otra generación) la posibilidad de ser nuevamente emprendedores. Y te cuento que en cada viaje a Cuba, el ímpetu de sus seguidores actuales me insufla un entusiasmo que me hace obviar por un rato otros desbarajustes pendientes…

  • el 22 enero, 2015 a las 5:29 am
    Permalink

    Jorge, tu preocupación es valida debido a que no habías nacido al principio de la revolución. El cubano se convirtió en revolucionario y comunista de la noche a la mañana. Te garantizo que si los vientos soplan hacia otro lado, no van a sufrir ningún shock o trauma mental. Están mas que preparado. Despreocúpate.

  • el 22 enero, 2015 a las 5:01 am
    Permalink

    “los cubanos siempre hemos sido una comunidad donde el dinamismo y la inventiva se dan silvestres, o, a lo peor, permanecen en salmuera, a la espera del momento oportuno”

    Isidro, que forma mas literaria de poner las cosas. Me recordó una frase. creo de Cintio Vitier; “EL CUBANO ES AIROSO”. Cuando la leí, me quede pensando. Airoso………..airoso……… airoso………..¿que quera decir?…… Dije, bueno, déjame ver……airoso viene de aire. El aire esta en todas partes……….es ligero…..el aire se mueve………., cambia de lugar…….es como el viento, el viento hoy esta aquí y mañana esta allá…………………. Concluí diciendo; Coño, que forma mas “diplomática” tiene este hombre de decirles a los cubanos que son una partida de OPORTUNISTAS.

  • el 21 enero, 2015 a las 10:34 pm
    Permalink

    man, aguarda a que le borren la sonrisa a la señora hilaria clinton y la dejen out de la fiesta, lleguen los republican power y tiren para bajo toda la patraña del pop star obama. esta vaina se tendrá que resolver desde varios flancos y habrá que hacer la lucha en grueso desde acá mismo; que nadie se apresure que esto va lento, una serie de ridículos anuncios no nos cambian la vida, este pueblo hace rato que la tiene clara: a resolver día a día y a lucharla con lo que hay que no hay más na.

  • el 21 enero, 2015 a las 8:02 pm
    Permalink

    Jorge, los cubanos siempre hemos sido una comunidad donde el dinamismo y la inventiva se dan silvestres, o, a lo peor, permanecen en salmuera, a la espera del momento oportuno. Creo que estamos a punto de entrar en una etapa propicia, pero el triunfo colectivo definitivo dependerá ante todo de que cada uno sea capaz de sacarse las telarañas del pensamiento. Hay que empezar a empujar desde abajo.

  • el 21 enero, 2015 a las 5:47 pm
    Permalink

    Muy buen articulo, y gracias por tomar mi fotografía para reforzar el escrito. Un abrazo

  • el 21 enero, 2015 a las 2:11 pm
    Permalink

    Jorge, parece que se te ha olvidado la era de cuando los Castro dieron permiso para abrir negocios privados y surgieron los macetas, o aun la más reciente, la de los cines-caseros. En un abrir y cerrar de ojos la dinámica cubana dio al traste con lo que se tenía que hacer para progresar. En todo el mundo se ha visto como en poquísimo tiempo, el cubano se ajusta al modus operandi del lugar a donde llega, claro que existen casos en que la “mentalidad” revolucionaria les cuesta trabajo cambiar.

    No hay que ser analista para saber que en Cuba lo que hay que cambiar es al escuadrón de delincuentes que tiene mas de medio siglo tratando de cambiarle la mentalidad al cubano. Cuando esa maquinaria destructora que le ha caído al país deje de existir, y dejen que el ciudadano sea dueño de sus vidas verás como los cambios de mentalidades van tomando el curso normal de las cosas.

  • el 21 enero, 2015 a las 11:41 am
    Permalink

    Señora Marlene. Más claro que lo que usted ha dicho…ni el agua. Saludos.

  • el 21 enero, 2015 a las 8:32 am
    Permalink

    Si el gobierno cubano lo quiere se produce el cambio de mentalidad.
    Creo que la población tiene un flexibilidad para el cambio que choca profundamente con los anquilosados octogenarios que dirigen el país.
    Por mucho que Raúl Castro hable de cambio de mentalidad, eliminar el secretismo, impulsar la diversidad y eliminar la unanimidad.Todos los días hace exactamente lo contrario de lo que plantea. Eso es lo que acrecienta una falta de credibilidad galopante además de una lentitud y falta de resultados en los cambios del país que nadie cree en sus resultados, al menos cuando hablan en confianza y no en el ámbito público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *