Represión en tiempos de paz y transición

Jimmy Roque Martínez

Mitín de repudio. Foto: www.eltonodelavoz.com

HAVANA TIMES – Donde primero pude ver imágenes de actos de repudio fue en la película Memorias del Desarrollo. Las imágenes mostraban a un grupo de personas golpeando a un individuo. Eran imágenes de los años ochenta durante el Mariel.

Ver eso fue doloroso para mí, una mezcla de dolor, vergüenza, rabia e incluso soledad. Es curioso que yo nunca haya conocido a nadie que confesara (ya sea con vergüenza u orgullo) haber participado en esos actos. No creo que todos se hayan ido del país.

Hace poco llegó a mis manos un material sobre los actos de repudio en la actualidad, el documental “Gusano”, del proyecto Estado de SATS.  En él se registran algunos de los actos claramente organizados por el gobierno cubano contra opositores.

En Cuba el pueblo no se organiza autónomamente ni para marchar frente al consulado norteamericano reclamando la eliminación del bloqueo, algo que en teoría no debería traer problemas entre el gobierno cubano y los participantes; pero la autonomía es inadmisible.

Es inconcebible que un gobierno enfrente a sus propios ciudadanos entre sí. Los militares cubanos envían a civiles a agredir verbal y físicamente a otros civiles pacíficos, y muchas veces sin decirles si quiera la verdadera razón, y sin conocer a quienes deben agredir.

Muchos de estos agresores son oportunistas que están cuidando sus privilegiados puestos de trabajo o sus negocios ilegales, y estos actos de repudio son avales para su protección personal.

También se da el caso de alguien que sienta alguna animadversión por la persona a la que hay que hacerle el acto repudio, y tiene aquí la oportunidad, con el respaldo gubernamental, para agredir a su enemigo personal.

Se destinan recursos del pueblo para atacar al pueblo, vecino contra vecino.

Hay dos puntos que considero peligrosos, la presencia en estos actos de militares vestidos de civil y con vehículos con chapa civil. Tal procedimiento debería ser ilegal, pues se camuflan de este modo militares con preparación de defensa personal, pagados para agredir, dando la imagen de pueblo.

El otro punto es la subordinación del Ministerio de Educación al Ministerio del Interior, al involucrar a estudiantes menores de edad en actos violentos, probablemente sin autorización de sus padres.

Los hacen faltar a clases, les enseñan la violencia como método para defender sus criterios, además de exponerlos al riesgo de poder ser lastimados al desatarse la violencia.

El Ministerio de Educación debería responder pública y legalmente por esto. ¿Está en su misión social enseñar el método de lucha violenta?, ¿enseñar como método de comunicación la imposición de criterios y no el diálogo? ¿Se subordina Educación a una institución militar?

Jimmy Roque Martinez

Jimmy Roque Martínez: Nací en Maternidad Obrera en 1979, y parece que el trabajo ha sido mi signo. Custodio, piscicultor, tallador de lentes, soldador, cristalero, optometrista, han sido algunos de mis oficios; pero ninguno como el de cuidar a mi familia, empeño que consume buena parte de mi tiempo. Desde siempre me ha tocado el rostro menos lindo de esta sociedad, y trato de ser feliz mientras la transformo. Soy excesivamente tímido. Me gusta el silencio, dormir, el teatro y el cine. Detesto la injusticia y la prepotencia, y me cuesta mucho contener mi ira cuando suceden frente a mí.


35 thoughts on “Represión en tiempos de paz y transición

  • el 14 abril, 2014 a las 10:40 am
    Permalink

    Nada justifica que se incite a la violencia, generar violencia puede llevar a situaciones incontrolables y que luego podemos lamentar.
    Yo no estoy de acuerdo con la posición política de Rodiles, pero tampoco apoyo que lo agredan. Creo que él esta a favor del embargo, lo cual es penoso y también me da la idea de que está un poco alejado de la realidad de los cubano de a pie, que somos quienes a la larga sufrimos las restricciones. Esa postura de apoyo al embargo lo convierte también a él, de alguna manera, en represor pasivo del pueblo cubano. El embargo lo sufrimos nosotros, no lo sufren los gobernantes y sus cercanos. El que desea el bien del pueblo no debe apoyar el embargo.
    Ahora, si estos disidentes participaran en actividades directas que ayuden al mantenimiento del embargo, y ello violara alguna ley, pues que los juzguen por eso. ¿Qué juicio se le ha hecho a Rodiles por esas supuestas violaciones?
    ¿Saben todos los que estaban gritando frente a casa de Rodiles que él apoya el embargo, que se llama Antonio? Probablemente no lo saben, están ahí por que los llevan a gritar, casi sin saber nada. Eso solo enseña violencia, eso no es patriotismo, ni ser revolucionario, ni nada de eso.
    Cuando la salida masiva por el Mariel, según me cuenta mi madre, un tío mío, que no conocí, estaba preso. No tenía ningún posicionamiento político. No lo apedrearon porque estaba en prisión, pero lo mandaron para los Estados Unidos y nunca más se supo de su vida. Un hombre que no sabía leer ni escribir. No entiendo qué tiene que ver todo lo que dice josue de la situación del momento, cuando el Mariel, con golpear a las personas que se iban, o enviar a personas que no eran “útiles a la sociedad” (como mi tío) para Estados Unidos casi obligadas. El que se iba no necesariamente apoyaba la invasión, ni la introducción de enfermedades, ni las campañas enemigas. Si había malestar y “efervescencia revolucionaria” eso no justifica el incitar a la violencia.

  • el 13 abril, 2014 a las 12:05 am
    Permalink

    Gracias, Miranda.

  • el 11 abril, 2014 a las 3:32 pm
    Permalink

    Esta chusma raquitica es lo peor de una sociedad manipulada , que muchas veces esta formada por profesionales mediocres da verguenza esta lacra , son cobardes que en hordas cobran valor en respaldo intitucional .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *