Janis Hernandez 

Melba Hernández. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES — La alta cúpula cubano, por ley natural, empieza a diezmarse. Las octogenarias personalidades que han liderado la Revolución pasan a mejor vida, como diría mi abuela. En la noche del domingo 9 de marzo falleció a los 92 años de edad, Melba Hernández Rodríguez del Rey.

Doctora en Derecho y Licenciada en Ciencias Sociales, esta mujer desde muy joven se integró a las luchas contra Fulgencio Batista. Participó en el asalto al cuartel Moncada en 1953, por lo que cumplió prisión.

En México colaboró en los preparativos de la expedición del Granma.  Se incorporó al III Frente del Ejército Rebelde. Tras el triunfo de 1959, ocupó cargos como el de Embajadora de Cuba en Vietnam y miembro del Presídium del Consejo Mundial por la Paz en países de Asia, África y América Latina.

Conformaba junto a Celia Sánchez, Haydeé Santamaría y Vilma Espín el cuarteto de las heroínas revolucionarias más reconocidas por la oficialidad. Sin embargo, de esta señora no sabemos, ni sabremos mucho.

Durante décadas se mantuvo fiel a sus jefes. Pero sí en algún momento de su vida entró en conflicto con el alto mando (esto es en el terreno de las especulaciones), mantuvo las apariencias y envejeció recibiendo medallas y reconocimientos.

No le tocó morir temprano como a Celia que el cáncer se la llevó en 1980, o como Haydeé que se suicidó, ¿quién sabe por qué? un 26 de julio de ese mismo año a 27 años del asalto al Moncada.

No tuvo los privilegios de Vilma, quien fue la personalidad femenina más importante del gobierno de los Castro hasta su muerte el 18 de junio de 2007 a causa de la enfermedad que la aquejaba hacía algún tiempo.

Se dio la noticia del fallecimiento. Se leyó una reseña de su vida. Se le dedicó una discreta Mesa Redonda. Y se anunció que sus cenizas serán puestas en el Panteón de los Mártires del Moncada en el Cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.

Con menos honores que a Chávez, no se declaró duelo nacional, y se fue la anciana heroína sin bandera a media asta.

Janis Hernández

Janis Hernández: No pretendo cambiar el mundo, menos aún dar recetas de cómo debe o no debe ser. No creo tener el don de la oratoria, ni dotes de literata. No soy una analista, ni una filósofa. Soy solo una observadora de las cosas que pasan a mi alrededor y me siento en el deber de hablar de mi país sin tapujos, ni frasecitas hechas, solo hablar y eso hago en mi diario.

3 thoughts on “Sin bandera a media asta

  • Ahi lo tienes clarito Janis, yo me tuve que ir a Wikipedia para saber quien era. Esta señora se ve que fue de las duras, hasta tuvo los pantalones mejor puestos que muchos de los marchitos machotes y sin embargo la despedida no estuvo a la altura a como se espera que le hagan a los que lucharon por poner al gran líder en el trono donde esta sentado por 50 años ya, y tu sabes porque?, porque aunque le haya dejado saber al líder que Eso No Había Sido por lo que ellos lucharon, nunca lo hizo público, cogió miedo y prefirió morir sin bandera a media asta antes de pasar por lo que pasó Huber Matos y los otros, que jalaron 20 y 30 años de prisión, Ella conocía el paño.

  • Ha habido otras figuras políticas de algún nivel que también pasaron a mejor vida, pero lo hicieron por su propia elección y voluntad, poniendo mar de por medio con el lugar donde nacieron. Algunos de ellos hasta llevaron consigo un “pan debajo del brazo” y otros artículos en especie y en efectivo.

  • Melba y Haide, quizas las unicas figuras que no caen como una Bomba de Neutrinos/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *