Cuba y sus efemérides sombrías

Janis Hernández

Cubanos en angola.  Foto/archivo cubadebate.cu
Cubanos en angola. Foto/archivo cubadebate.cu

HAVANA TIMES — En Cuba, desde la oficialidad, siempre hay que recordar o solemnizar algún acontecimiento. Existe incluso un programa televisivo dedicado a las efemérides, en el que he oído conmemoraciones tan absurdas como:…un día como hoy, el Comandante en Jefe visitó tal o más cual lugar…

Pero siempre hubo fechas cuya evocación, aunque politizadas eran un poco más serias, como el 7 de diciembre que invariablemente tuvo doble connotación, la caída en combate del Mayor General Antonio Maceo Grajales en 1896 y el nacimiento en 1934 de Frank País García, el mártir revolucionario. Pero parece que al gobierno le parecía la fecha demasiado escasa de héroes y mártires y escogió este día hace 25 años para lo que fue llamado la Operación Tributo.

La llegada a la isla de los restos y cadáveres de los soldados y civiles caídos en tierras africanas fue un suceso ambivalente. Si bien era justo y necesario que los familiares y amigos tuvieran de vuelta a sus seres queridos era también como poner el dedo en la llaga y despertar la tristeza y la impotencia, aunque ante las cámaras de la televisión, las madres, las viudas y los huérfanos dijeran frases hechas como… estar orgullosos… ¿orgullosos de qué, de la muerte?

Desde Homero, se hablaba de guerras en las que morían gentes en tierras extranjeras en nombre de “causas” que les eran tan ajenas, como extraños los campos de batalla. Como Aquiles y Patroclo dejaron sus jóvenes vidas en dominios foráneos y que Penélope esperó veinte años por su amado Ulises, en una guerra que con ellos nada tenía que ver. De esta misma manera en Cuba miles de familias lloraron las inmerecidas muertes de los suyos en Angola.

Lo más indignante, es que como siempre, los cubanos no tenían bien claro qué pasaba en Angola. Discursos atestados de palabras como internacionalismo y causa justa, eran el mayor referente de lo que pasaba en aquel lugar del mundo. Partían las legiones de jóvenes en edad del servicio militar y de hombres llamados por la reserva jurando ante no sabían bien quién, que los que iban a morir, saludaban.

Angola era un país divido, la FAPLA era el brazo armado del movimiento nacionalista MPLA, liderado por Agosthino Neto. Pero coexistían con otros movimientos como el FNLA) dirigido por Holden Roberto. Y un tercer movimiento, la UNITA presidido por Jonas Savimbi. La rivalidad y conflicto entre estos movimientos de liberación caracterizó la guerra de independencia de Angola, en la que los cubanos luchaban con el enemigo y con el traidor.

Han pasado 25 años desde aquellos días de largos ensayos de bandas militares con toques fúnebres, esperando el día 7 de diciembre, la llegada de sus muertos. Cuba recordó este año el cuarto de siglo de aquel triste retorno.

Angola logró su independencia y libró una cruenta guerra gracias a la ayuda de los cubanos. Pero las viudas y los huérfanos cubanos de los que allí murieron necesitan visa para viajar a su país, ¿qué pensarán al respecto en la sombría efeméride del Tributo?

Janis Hernández

Janis Hernández: No pretendo cambiar el mundo, menos aún dar recetas de cómo debe o no debe ser. No creo tener el don de la oratoria, ni dotes de literata. No soy una analista, ni una filósofa. Soy solo una observadora de las cosas que pasan a mi alrededor y me siento en el deber de hablar de mi país sin tapujos, ni frasecitas hechas, solo hablar y eso hago en mi diario.


8 thoughts on “Cuba y sus efemérides sombrías

  • el 21 diciembre, 2014 a las 12:31 pm
    Permalink

    Si participas en una guerra para asegurar en el poder a una familia y garantizar su inmenza riqueza frente a la miseria generalizada de un pueblo, eres un mercenario si recibes paga o un tonto útil si lo haces gratis. Como dicen los orientales “nos cogieron pa eso negue” (a la plebe, que los generales bastantes diamantes que se llevaron con los muertos de retorno a casa)

  • el 19 diciembre, 2014 a las 12:25 am
    Permalink

    José Luis:

    Si tu estás en tu casa, cayéndole a golpes a tu mujer, y ésta pide socorro a gritos llamando de nombre al vecino, que acude en ayuda de la víctima antes de que la mates, ¿es el vecino un injerencista?…

  • el 18 diciembre, 2014 a las 12:04 pm
    Permalink

    Como quiera meterse en otro país es injerencismo y Cuba lo hizo, no por que le interesara el apartheid un comino sino como punta de lanza del imperialismo soviético, quienes fueron los que pusieron las armas y el billete.

  • el 17 diciembre, 2014 a las 9:12 pm
    Permalink

    José Luis:

    Observa un detalle: si Cuba hubiera propiciado la instalación de un gobierno o sistema político similar al de la isla en Angola, entiendo yo, entonces sí estaríamos ante un caso flagrante de injerencismo. Los cubanos que pelearon allá lograron parar la arremetida de Sudáfrica en el sur del continente, y ya eso fue toda una hazaña. Si después los angolanos se quieren hacer los más capitalistas del mundo, o incluso volver al feudalismo, bueno, pues esa es su decisión soberana.

  • el 17 diciembre, 2014 a las 7:51 am
    Permalink

    Y que diablos hacían los cubanos peleando en Angola que ganaban o han ganado con ello? Que la hija de Dos Santos sea la mujer mas rica de África y que Angola se haya negado navegar por el mar de la felicidad socialista?

  • el 16 diciembre, 2014 a las 10:31 pm
    Permalink

    Lo mas triste es que queriendo o sin querer los muertos cubanos ayudaron a instalarse en Angola un gobierno que todavia se mantiene en el poder hasta el dia de hoy y amasa la mayor fortuna de toda Africa, lo cual indica el nivel de corrupcion existente, mientras el pueblo sigue en la mayor de las pobrezas del mundo a pesar de ser un pais rico en recursos naturales (especialmente petroleo y diamantes).La expectativa de vida no supera los 55 años y mortalidad infantil de 83,5 que son una vergüenza. Ocupa el lugar 149 entre los paises con un IDH bajo, esta entre los 6 paises del mundo con un Indice de Progreso Social mas bajo del mundo.

    Igualmente el “enemigo derrotado” esta explotando y enriqueciendose con los abundantes recursos naturales con el consentimiento de los vencedores en el poder. Pasaron del colonialismo puro al neocolonialismo “autorizado” y el pueblo sigue sumido en la pobreza y en la ignorancia (49% de alfabetizacion)

    La pregunta principal es si valio la pena invertir los escasos recursos de Cuba en una lejana guerra que bastante poco le ha servido al pueblo angolano y al cubano. ¿Cuanto le costo esa guerra a Cuba y que impacto a tenido en la debacle economica que vivimos actualmente? Como bien recomienda Isidro “hay que investigar”

  • el 16 diciembre, 2014 a las 8:29 am
    Permalink

    Janis:

    Confieso que si no fuera por lo grave del tema que abordas te dedicaría cuando menos una leve sonrisa. Has abordado uno de los grandes conflictos de la Guerra Fría y de la batalla definitiva contra el neo- colonialismo en el Tercer Mundo con aires del más rancio bolero.

    El meollo de la guerra de Angola no estuvo determinado por la rivalidad entre los tres principales movimientos rebeldes que contribuyeron a desbancar la dominación portuguesa allí, es decir, FAPLA, UNITA y FNLA, como mencionas, sino por el empeño de la Sudáfrica racista en neocolonizar a la Angola independiente, impidiendo de paso que se cambiara el estatus colonial de Namibia.

    La gran batalla ( te confieso que me deja perplejo la falta de información substancial de este post) se planteó entonces entre Sudáfrica, con el decidido apoyo de EEUU – preocupado éste por cualquier expansión filo-comunista en Africa -, y los Seis Estados de la Línea del Frente, a saber, la propia Angola, Botswana, Lesotho, Mozambique, Tanzania, Zambia, Zimbabwe. Este grupo de países pugnaban a escala mundial por conseguir una transición en Sudáfrica hacia un gobierno de mayoría negra, lo cual, como te podrás imaginar, no hacía ninguna gracias a los blancos que sustentaban el Apartheid.

    Cuba no fue llamada por el Gobierno de Agostinho Neto a luchar contra otros angolanos, sino a sumarse a los países que procuraban evitar que el Apartheid se extendiera por el resto de Africa del Sur. Que después resultaran inevitables los combates con la Unita, que de hecho actuaba como quintancolumna de Pretoria, en su propósito de derrocar a las Fapla, ya es otra historia.

    Yo estuve cinco años en África, y te aseguro que eso siempre lo tuve muy claro, a diferencia de esos “cubanos (que) no tenían bien claro qué pasaba en Angola”…

    Eso sí, concuerdo contigo cuando dices “miles de familias lloraron las inmerecidas muertes de los suyos en Angola”, tomando en cuenta que no creo que haya “muertes merecidas”…más allá de la de ciertos genocidas y criminales incorregibles…

    Hay que investigar…

  • el 16 diciembre, 2014 a las 7:54 am
    Permalink

    Sensible tema el que tocaste Janis! Conozco muuyyy de cerca a varios “internacionalistas” de antaño que ahora no tienen ni para comer, que viven en barrios que se caen a pedazos en plena urbe capitalina y que están muertos en vida, sin sueños y sin esperanzas. ¿De qué les sirvió el arriesgar sus vidas?? para qué o quiénes?? a santo de qué? me pregunto. Todo muy bonito con los ideales pero fueron a pelear una guerra ajena, en medio de un entramado político mundial complejo, quién sabe para cumplir qué objetivo o para ser peones en el ajedrez de quién….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *