Una mujer chofer anda por La Habana

Isbel Díaz Torres

Para mi hermana Yasmín

HAVANA TIMES — No se trata de una alerta. No. Es justamente lo contrario. Si quieren sentirse seguros y bien atendidos en uno de los tradicionales “almendrones” que inundan La Habana, móntense en el taxi de esta mujer chofer.

Tuve la suerte de conocerla cuando hace unos días me decidí a tomar una de estas máquinas. Por lo general uso el transporte público, pero iba demasiado tarde para llegar a mi trabajo, y opté por gastarme los 20 pesos que cuesta la carrera de San Agustín al Vedado.

Reconozco que me sorprendí al descubrir que tras el volante iba esta menuda y desenvuelta dama con más de 50 años, pelo teñido de rubio, que me espetó unos ¡buenos días! demasiado alto y alegre para mi modorra mañanera.

No obstante, consideré emocionante la situación. Sería la oportunidad perfecta para corroborar o desechar (ahora para siempre) uno de los prejuicios más extendidos en nuestra machista sociedad: las mujeres son pésimas conductoras.

Unas cuadras más adelante una pareja detuvo el taxi. Cuando la muchacha se disponía a abordar el auto, el caballero se percató que tendría que poner su vida en manos de una fémina. Dio un paso atrás, arrastrando a su compañera, quien miró un poco avergonzada a la conductora y cerró la puerta.

La chófer puso en marcha su flamante Chevrolet, y me comentó: “¿pero, qué quieren? ¿no hay espacio suficiente? Debe ser porque soy mujer… ¡comemierda!”.

Era la misma palabra que tenía yo en mente, por lo que la apoyé diciendo: “no se preocupe, ahora demorarán un poquito más en llegar a su destino”, y ambos reímos a carcajadas.

Observé detenidamente el comportamiento de la señora todo el viaje. Saludaba a los otros choferes, a los inspectores de las paradas, y a todos los que entraban a su auto. Agradecía profusamente (con gestos de la mano y diciendo ¡gracias!) cuando otro chofer le cedía el paso o le permitía aparcar.

En una ocasión, salvó a un perro callejero que imprudentemente pretendía cruzar la calle desde la senda opuesta a la nuestra en un semáforo, y ella lo azoró con el brazo, impidiendo que fuera atropellado.

Para colmos, le cobró solamente un pasaje a un padre que venía con su hijo, y que ocuparon dos plazas en el taxi.

Solo faltaba la prueba de fuego: ¿será realmente buena tras el volante?, ¿cómo reaccionaría ante una situación compleja en el tráfico habanero?

En la amplia encrucijada de la Liga Contra la Ceguera tuve la oportunidad. Cruzamos el semáforo por la senda central, de las tres que tiene la calle en ese nivel. Por nuestra izquierda, otro almendrón se adelantó velozmente, e intentó arrimarse, con lo que casi impacta nuestro auto.

La conductora no podía hacer un corte hacia la derecha, pues el carril estaba ocupado por otros autos, de modo que presionó fuertemente el claxon, disminuyó levemente la velocidad, y se desvió solo un poco hacia la derecha, con lo que evitó la colisión.

Cuando pasó por el lado del chofer imprudente le gritó indignada: “¡Compadre, después dicen que las mujeres!”. Intercambiamos comentarios y proseguimos el viaje, mientras ella regalaba saludos y sonrisas a todos.

Por supuesto, de inicio no hubiera sido necesario todo esto para comprender lo injusto del prejuicio, pero definitivamente, fue una lección que puso en ridículo las actitudes discriminatorias contra las féminas.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

Isbel Diaz has 203 posts and counting. See all posts by Isbel Diaz

6 thoughts on “Una mujer chofer anda por La Habana

  • Si pasas por Pekín, llámame, que te llevo a viajar con una china y con un narra, por separado. Ya me dirás si hay o no diferencias…Además, las mujeres merecen un especial reconocimiento. Ellas suelen arrostrar más dificultades que sus pares masculinos. Imagina por un momento a una mujer taxista con menstruación en medio de un atasco de tráfico – que en Pekín son el pan nuestro de cada día – y llevando pasajeros. ¿Cómo se las arregla?. Y algo similar les ocurre si se les llena la vejiga. Los hombres resuelven en cualquier esquina, pero los damas se las ven complicadas. Por eso las taxistas chinas pasan hasta 10 horas sin beber agua. Y para colmo, una taxista siempre es blanco más fácil para los asaltantes de caminos. En fin, que el sexo bello al timón se merece un himno.

  • Tonterias de sociedad machista, ser mujer no implica ninguna diferencia a la hora de manejar. Reflejos y atencion es todo lo que se necesita.

  • Lo unico que los hombres hacemos mejor que las mujeres es discriminar

  • Isbel:

    En cuanto llegue a La Habana tengo que viajar con esta Macorina. Nos debes su nombre.

    Parece que esto es un fenómeno mundial, porque mis más agradables desplazamientos en los taxis de Pekín los he tenido con mujeres al volante. Siempre son más amables y respetuosas, ciudadosas al conducir, y en el caso de las chinas, les encanta dar cháchara con los “laowai” (extranjeros en la jerga pequinesa).

  • Muy bueno. Cuando salí de Cuba una de las primeras cosas que me impacta ron fue ver tantas mujeres manejando.

  • Muy bueno Isbel. Gracias por esta crónica. El hombre podrá ser completamente libre cuando la mujer lo sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *