Riesgos de los transgénicos para la salud (II)

Isbel Díaz Torres

Ilustración: nuestrobiobio.wordpress.com
Ilustración: nuestrobiobio.wordpress.com

HAVANA TIMES – Después de revelar, en la primera parte, algunas de las maquinaciones alrededor de las investigaciones alrededor de los transgénicos, y la forma que el tema está siendo tratado en Cuba, es pertinente enumerar algunos de los riesgos e impactos reales que han ido descritos en relación con estos productos.

En abril de 2009, por primera vez, la Asociación Estadounidense de Medicina Ambiental alertó a sus miembros y al público en general de que los transgénicos representaban un peligro para la salud.

Según ella “existe causalidad en la fuerza de asociación, la consistencia, la especificidad, el gradiente y plausibilidad biológica entre el consumo de alimentos transgénicos y los efectos adversos a la salud”.

Entre los efectos negativos, comprobados a partir de decenas de estudios en animales en Escocia, Francia, EE.UU., Austria, y otros países, se mencionan “riesgos serios” como:

  • Toxicidad aguda y crónica por ADN recombinante contaminado
  • Inestabilidad de genes implantados
  • Producción involuntaria de tóxicos
  • Alergias (sobre todo, en niños)
  • Resistencia a antibióticos
  • Debilitamiento y desregulación del sistema inmunológico
  • Efectos acumulativos que producen procesos degenerativos en los tejidos
  • Desequilibrios hormonales
  • Infertilidad
  • Envejecimiento acelerado
  • Desregulación de genes asociados con síntesis de colesterol y de insulina
  • Cambios en el hígado, riñones, bazo, y sistema gastrointestinal
  • Disminución de peso

La revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition publicó en 2009 una revisión de todos los estudios científicos publicados sobre los efectos en la salud humana de los alimentos provenientes de los cultivos transgénicos. Sus autores concluyen que «los resultados […] indican que pueden causar efectos tóxicos (hepáticos, pancreáticos, renales, reproductivos), y alterar parámetros hematológicos, bioquímicos e inmunológicos».

Pero desde antes, en 2002, en la Universidad de Newcastle se realizaron las primeras pruebas en humanos, demostrando que después de una sola comida, el material transgénico había sido adquirido por las bacterias del intestino. Contrariamente a lo que dice la ciencia corporativa y privada, el material transgénico no pudo ser eliminado en el aparato digestivo humano.

Existen otras pruebas públicas de efectos indeseados y daños ocasionados por alimentos transgénicos:

  • 1989. Docenas de estadounidenses murieron y varios centenares fueron afectados por una versión genética alterada del suplemento dietario L-triptofan. Una indemnización de 2 mil millones de dólares fue pagada por Showa Denko, la tercera gran compañía química japonesa.
  • 1994. La FDA aprobó la rBGH, una hormona de crecimiento genético de Monsanto para vacas lecheras, la cual induce una potente hormona química vinculada al cáncer de mamas, próstata y colon. Además, las vacas inyectadas con rBGH tuvieron un muy alto nivel de infecciones de ubre y requirieron más antibióticos. Esto dejaba niveles inaceptables de residuos de antibióticos en la leche. Los científicos alertaron de los riesgos para la salud pública de aumentar la resistencia a los antibióticos. Canadá, la Unión Europea, Australia y Nueva Zelanda prohibieron la hormona rBGH. Además, el Código Alimentario UN, un standard de salud internacional del ambiente humano, rehusó certificar rBGH como seguro.
  • 1995. Se reportaron reacciones alérgicas a soya transgénica de la Compañía Novartis en Brasil. La mercancía fue retirada del mercado.
  • 1996. Genes de nuez de Brasil fueron injertados en brotes de soja por la compañía Pioneer Hi-Bred. Personas alérgicas a esta nuez sufrieron un shock anafiláctico. Ensayos con animales confirmaron el peligro y el producto fue sacado del mercado.
  • 1999. Un estudio de del Dr. Marc Lappe, publicado en el Journal of Medicinal Food, demostró que ciertos alimentos GM presentan escasos niveles de nutrientes vitales, especialmente componentes fitoestrógenos que se estima protegen al organismo de cardiopatías y cáncer.
  • 2000. Se reportó alto efecto alérgico a la proteína Star Link en alimentos de la marca Kraft en Estados Unidos. 2,5 millones de cajas de estos alimentos fueron retiradas del mercado por la compañía Aventis.
  • 2004. Personas que vivían cerca de campos de maíz transgénico en Filipinas desarrollaron alergias a su polen.
  • 2007. 710 personas resultaron intoxicadas por la soya Roundup Ready en Chile.
  • En Reino Unido, el York Nutritional Laboratory denunció un aumento del 50% de alergias relacionadas a la soya transgénica.
  • En Irlanda, el Irish Doctors’ Environmental Association detectó un incremento de alergias en niños, también relacionadas con la soya transgénica.
  • Las toxinas BT en papa transgénica en EE.UU. produjeron toxicidad en células humanas, irritación de piel, infecciones y debilitamiento del sistema inmunológico en función de la cantidad consumida.
  • En los EE.UU. se reportaron 27 muertes y 1500 afectados producidos por una soya RR, de Pioneer, que debió ser sacada del mercado.

Las alteraciones imprevistas del genoma en los transgénicos son altamente frecuentes, no solo alterando la propia secuencia transgénica, sino también otros genes de los organismos donde se insertan, pudiendo producir deformaciones, esterilidad o la activación de elementos alergénicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) llama a tener cuidado con los transgénicos. En el año 2005 emitió un informe titulado «Biotecnología moderna de los alimentos, salud y desarrollo humano: Estudio basado en evidencias», en el que asegura:

“El uso de OMG también puede significar riesgos potenciales para la salud y el desarrollo humano. Muchos genes utilizados en los OMG no se encontraban anteriormente en el suministro de alimentos […] en muchos casos se produce una inserción aleatoria en el genoma huésped y, en consecuencia, puede tener efectos no deseados de desarrollo o fisiológicos. […] La introducción de un transgén en un organismo receptor no es precisamente un proceso controlado, y puede tener varios resultados con respecto a la integración, la expresión y la estabilidad del transgén en el huésped”.

Es por eso que resulta alarmante que Cuba, sin legislación que proteja a los consumidores, sin sociedad civil preparada para hacer frente a ese tipo de procesos, sin transparencia en sus operaciones económicas, sin investigaciones independientes en el área de la Salud Pública, se disponga no ya a alimentar a su población con alimentos transgénicos (algo que viene haciendo hace décadas), sino a producirlos y extenderlos en los campos de la Isla.

En la tercera y última entrega, abundaremos solo un poco en el tipo de respuestas que se han suscitado en el mundo ante los alimentos transgénicos, así como la manera opuesta que se ha dado el proceso en el caso cubano.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


17 thoughts on “Riesgos de los transgénicos para la salud (II)

  • el 13 febrero, 2018 a las 10:18 pm
    Permalink

    Es cierto que la tecnología mejora la producción pero seguimos comiendo plaguicidas y dentro de pocos comeremos una papa con ojo de pez, o peor desaparecerán los alimentos reales que nos nutrían. Solo quiero decir que cada vez hay más bebes que nacen con síndromes defectos, mutaciones del adn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *