¿Los transgénicos en la TV cubana?

Isbel Díaz Torres

Campaña contra transgenicos en Puerto Rico.  Foto: bioseguridad.blogspot.com
Campaña contra transgenicos en Puerto Rico. Foto: bioseguridad.blogspot.com

HAVANA TIMES – La multinacional TeleSur presentó hace algunas semanas, en horario nocturno, un reportaje sobre las luchas en Puerto Rico contra los organismos genéticamente modificados (OGM).

El material Transgénicos Puerto Rico denunció cómo la gigantesca empresa Monsanto usa áreas de ese país caribeño como laboratorio de experimentación para ensayar sus producciones de semillas transgénicas, y los tratamientos químicos asociados a esa tecnología.

¿Tendremos los televidentes cubanos oportunidad de conocer más a fondo lo que implica una agricultura subordinada a la producción de cultivos transgénicos?

Ciertamente, en otras escasas ocasiones la temática ha estado en nuestros medios, pero hasta ahora ha sido insuficiente. Fue memorable el programa Pasaje a lo Desconocido, del periodista Reynaldo Taladrid, donde acudieron los doctores Carlos Borroto y Carlos Delgado, ambos defendiendo posturas opuestas sobre la pertinencia o no de dicha tecnología.

Cuba importa y produce alimentos trangénicos desde hace algunos años, sin que la población cubana haya sido informada a conciencia y con sistematicidad de tal cosa. Así, es perfectamente posible ver en la TV nacional un reportaje sobre la deplorable situación en Puerto Rico, sin que mis coterráneos se sientan aludidos.

La percepción de riesgo acá es nula, mientras algunas instituciones científicas del patio juegan a “los experimentos” y buscan modos nada bioéticos de generar ganancias, a costa de la salud de los agro-ecosistemas y de las poblaciones humanas.

Tampoco se conoce mucho de las luchas de los movimientos sociales y campesinos individuales en América Latina en contra de las trasnacionales enfocadas en los agronegocios, justamente esas que ahora amenazan con entrar a la Isla y demandan “solidariamente” el cese del bloqueo.

Buena parte del sector científico afirma de modo acrítico y desinformado que los alimentos transgénicos son una opción para combatir el hambre en los países pobres, cuando investigaciones desarrolladas en el mismo EE.UU. han demostrado el fracaso de rendimiento de esa tecnología[1], al no lograr superar significativamente a las producciones que no usan OGM.

Los burócratas cubanos afirman que la estrategia cubana es completamente diferente a la de las trasnacionales como Monsanto, sin embargo, las únicas diferencias que han salido a la luz es la ineficiencia, el descontrol, y la falta de transparencia de las instituciones cubanas.

En casi 30 años de investigaciones y 20 de comercialización, la ingeniería genética ha fracasado en aumentar significativamente los rendimientos de los cultivos en los EE.UU. ¿Lo va a lograr Cuba, sin infraestructura, con las tierras desbastadas, con un Ministerio de la Agricultura que ya no sabe qué inventar?

Pero lo más preocupante es la ceguera política de los técnicos e ideólogos cubanos, que todavía no comprenden que el problema no se trata de productividad ni rendimientos, sino del sistema intrísecamente depredador, deshumanizante, antiecológico, no inclusivo, vertical, y anticultural, que rige la producción agrícola (incluyendo la biotecnología) en Cuba y en el resto del mundo.

Y así, todavía hay quienes promueven una “normalización” o “actualización” acrítica del sistema cubano.

 

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


10 thoughts on “¿Los transgénicos en la TV cubana?

  • el 25 julio, 2016 a las 11:20 am
    Permalink

    No se preocupe, que ya en estos días salió un artículo referido a los premios Nobel que Ud. menciona: https://havanatimesenespanol.org/?p=117042. Por otra parte, no vale decir que un dato aportado por mí no es cierto, si no se tienen datos en contra. El fracaso de los transgénicos está demostrado en el libro “Failure to yield. Evaluating the performance of Genetically Engineered Crops”, publicado por la Union of Concerned Scientists de Estados Unidos. Fíjese que no se trata de investigaciones realizadas por quienes mismo promueven los transgénicos (ellos lo que mejor hacen es justificar los fracasos y ocultar los datos primarios de sus propias investigaciones).
    Ahora, ¿cuáles son sus fuentes?
    Y, por cierto, ¿cómo es que basarme en motivos político-económicos puede ser oscurantismo? Ah… ya leo más adelante… para usted el activismo anticapitalista es oscurantismo… bueno, si esa es su definición, entonces, en efecto, debo ser un gran oscurantista.
    Solo le advierto, para que algún día no llegue a desilusionarse, ninguna de la ciencia que se produce hoy a nivel mundial, está fuera de los juegos político-económicos, y hace buena parte de sus apuestas a la ingenuidad de cierta parte de la comunidad científica que se niega a entender que no existe “ciencia pura” ni “ciencia apolítica”. Esa ingenuidad es una de las variables principales en los planes que hacen para hacer ganancias a costa de saquear el medioambiente, y de paso saquear las mentes de gente talentosa que se entrega al sistema casi sin saberlo.

  • el 25 julio, 2016 a las 11:18 am
    Permalink

    Felicia: Justamente por posturas como la suya, de total indolencia sobre la realidad de los procesos, es que la gente no logra superar y desmontar los obstáculos. Después, cuando venga una trasnacional y te diga que estás obligada a usar sus productos, o peor, que tienes que abandonar el lugar donde has vivido siempre; veremos si vas a decir “pero yo solo quiero comer”… Por que sí, se trata de comer, pero las luchas deben avanzar todas juntas. Por ejemplo, esa frase mentirosa de que las empresas pro-transgénicos buscan acabar con el hambre en el mundo (para responder a tu pedido) no lo han logrado en 20 años ni lo lograrán.
    Si solo importara comer, estaríamos aún en el medioevo. Si no se luchara por limitar la depredación del ser humano, no quedaría una ballena viva, ni un mono, ni una tortuga. Y después de desaparecerlos, ya no vale decir “ok, ya comí, ahora vamos a proteger a las tortugas”.
    pensar, por otro lado, que los cubanos no anhelan más que el plato de comida delante es una simplificación que ni siquiera se sustenta históricamente.
    Vamos gente, un poco de sentido común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *