Jóvenes comunistas cubanos apoyan los transgénicos

Isbel Díaz Torres

Policias bailan y cantan en la Plaza de la Revolución
Policias bailan y cantan en la Plaza de la Revolución

HAVANA TIMES – La reciente celebración del Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas en Cuba ha servido para la promoción de los cultivos transgénicos en la agricultura de la Isla.

Uno de los reportajes del noticiero de la televisión acerca del evento dio espacio para la intervención de un delegado, quien reconocía que en Cuba hace rato se consumen alimentos transgénicos, por lo que llamaba a potenciar mucho más esa tecnología.

Sabiendo lo cuidadoso que son los medios nacionales (todos bajo el control del Partido Comunista) se entiende que esa intervención, insertada entre muchas otras, y sin ningún otro comentario que la matice, es uno de esos “sutiles” mecanismos con que el poder va colocando determinadas ideas en la mente de las personas.

El estímulo a la agricultura transgénica en nuestro país es una realidad hace algunos años, a contrapelo de la firma de cubana en la Declaración de Cochabamba, la cual reniega categóricamente la explotación de cultivos transgénicos.

Por otro lado, otro elemento que aportan los jóvenes comunistas lo encontré en la feria que desarrollaron en la Plaza de la Revolución este domingo 19 de julio, donde una carpa del Centro Nacional de Toxicología (Cenatox), promovía el maíz transgénico variedad FR-Bt1.

Desde el año 2008 este maíz transgénico está en los campos cubanos, y ahora hacen pública en esta feria una evaluación ecotoxicológica que supuestamente demuestra la inocuidad de esta variedad para otras especies benéficas que integran los agroecosistemas.

CenatoxInteresado por tal resultado, pedí más información sobre el tema a quienes presentaban el póster. En concreto, como se ofrecía solo un resumen del resultado, pedí el artículo completo para leerlo y un joven a cargo me contestó que esa era una investigación de una empresa militar, y que él no podía revelar esa información que yo pedía.

Es muy importante este tema, porque los riesgos sobre las poblaciones de insectos y otros artrópodos han sido poco documentados, puesto que las investigaciones son de diseños complejos, requieren tiempo y gastos elevados en equipamiento, insumos y recursos humanos.

A diferencia de otros países, ¿Cuba habrá puesto estos recursos para demostrar la no toxicidad del maíz transgénico cubano? Lo dudo mucho, sobre todo, por conocer las violaciones de bioseguridad que han tenido lugar durante los ensayos de esta variedad en la Isla.

Si no lo saben, el Cenatox es la entidad de referencia nacional para lo referido a toxicología, y está en manos del ejército; y en concreto, se dedican a evaluar bioproductos destinados a la agricultura que para su posterior registro y liberación al medioambiente, deben contar con evaluaciones que garanticen su inocuidad.

Dentro de esta entidad, la subdirección de Evaluaciones Toxicológicas y Medio Ambiente, se dedica por completo a la evaluación ecotoxicológica e impacto ambiental de productos químicos, biológicos y cultivos genéticamente modificados, que se liberan al medio ambiente.

En un panfleto que regalaban orgullosamente a los interesados en la feria, mostraban como “principales productos evaluados” al maíz y la soya genéticamente modificados.

En realidad, tampoco habría razón para esconderlo, dado que el Estado cubano no prohíbe legalmente el uso de transgénicos para cualquier destino, incluyendo la alimentación.

De tal modo, este aniversario de la Unión de Jóvenes Comunistas ha significado una sutil ofensiva del Gobierno para colocar el tema de los transgénicos en la población.

Como vemos, de nada sirve que días atrás un funcionario dijera que Cuba no tenía planes de importar semillas transgénicas, dado que, por una parte ya lo está haciendo con los granos que importan de EE.UU. y de Brasil, y por otra parte, los militares y científicos ya se están encargando de producirlos directamente en la Isla.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


22 thoughts on “Jóvenes comunistas cubanos apoyan los transgénicos

  • el 17 agosto, 2015 a las 5:24 pm
    Permalink

    César, yo creo que antes de mandar a otros a repasar bioquímica, usted debería reanalizar su frase “Hasta hace poco se añadía el Bacilo turingensis a los cultivos y nadie se murió. Ahora el gen se ha insertado en cultivos y ha sido MUY beneficioso”.
    En primer lugar se llama Bacillus thuringiensis. En segundo lugar, le recomiendo informarse sobre la muerte y desaparición de las abejas en el mundo y su relación con los cultivos transgénicos. Y en cuanto a su calificativo de “MUY beneficioso”, sepa usted que el uso de cultivos transgénicos tolerantes a herbicidas en Cuba ha conllevado al incremento del uso de esos herbicidas. Por esa y otras muchas razones, en tercer lugar le informo que su calificativo de “MUY beneficioso” es MUY desacertado.

  • el 26 julio, 2015 a las 7:07 pm
    Permalink

    Amigos,
    Creo que deben repasar la bioquímica y no dejarse llevar por ese artículo . La mayoría de lo que dice no es cierto. Los alimentos genéticamente modificados están aquí para quedarse. Hasta hace poco se añadía el Bacilo turingensis a los cultivos y nadie se murió. Ahora el gen se ha insertado en cultivos y ha sido MUY beneficioso. No estoy de acuerdo con todo lo que se hace pero tampoco hay que oponerse por oponerse. Hay que investigar y tratar de ser objetivo. Lo peor es que las grandes compañias quieren quedarse con el mercado y acabar con los pequeños agricultores

    Recuerden que la insulina humana se obtiene por ingeniería genética insertando el gen de la insulina en E. coli. Y muchos se opusieron a ese tipo de trabajo.

  • el 26 julio, 2015 a las 3:09 pm
    Permalink

    El titular esta mal, debia decir algo asi como “Jovenes transgenicos cubanos apoyan a los comunistas”. El tal Eduardo es uno de esos jovenes transgenicos….

  • el 25 julio, 2015 a las 8:33 am
    Permalink

    ….tu deberias tener un jefe…el dejar libre y a tu decision tus opiniones no creo que sea la mejor opcion….

  • el 25 julio, 2015 a las 6:15 am
    Permalink

    Ojala fuese tan simple como decir deme esa tortilla aunque el maíz sea un OGM.

  • el 25 julio, 2015 a las 3:55 am
    Permalink

    El que ha podido ver en los campos de Cuba plantaciones de maiz organico con matas de 7 mazorcas gigantescas, se rie de los los millones que se han gastado para obtener una semilla que no va resolver el problema de la alimentacion en Cuba, que todos saben que esta en el tema de una pesima politica agraria. Las semillas transgenicas y en general las manipuladas geneticamente estan diseñadas fundamentalmente para las grandes plantaciones de la agroexportacion, donde se manejan grandes extenciones de cultivos de forma mecanizada y con poca mano de obra. El fin ultimo es mejorar la productividad para lograr la competitividad en el mercado internacional. Pregunto, ¿Cuba esta en ese escenario agricola actualmente cuando se esta promoviendo el minifundio? ¿se van a cambiar los cultivos adaptados a nuestro clima por noveleria tecnologica?

    Observo es que al parecer ya van a salir del laboratorio para generalizar en el campo, y ya sabemos como se masifican las “tareas revolucionarias” en Cuba con el estilo ordeno y mando (popularmente conocido como el baca abajo). La caña de azucar es un triste ejemplo de como se perdieron las cepas muy productivas que existian desde la etapa colonial por las nuevas supuestamente mejoradas en laboratorios, Resultados que hoy las cañas parecen güines con disminuciones de rendimiento que eran de 150 toneladas por hectareas a 30 y 40 toneladas. ¿Recuerdan el berrinche por la destruccion del cultivo de caña que dio el mayor de los Castro en un congreso? El viejo Ramon a pesar de ser un Castro fue el unico de la familia que no abandono la agricultura y conservo la cultura historica de la siembra de caña.

    El mayor peligro que veo es que se pueden desaparecer variedades de cultivos que han sido celosamente guardadas de generacion en generacion por los campesinos cubanos. Yo he visto el campo en Latinoamerica y casi ningun campesino guarda la semilla como historicamente se hacia, La mayoria va al mercado a comprarla cada vez que llega la epoca de siembra (estan enganchados, no hay soberania alimentaria). En Cuba por suerte todavia existe la tradicion de guardar la semilla de los mejores frutos, pero eso tambien puede perderse con otra politica erronea de facilitar semillas a bajo costo a los campesinos, sean transgenicas o no .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *