Joven Club: otra conquista social cubana se viene abajo

Isbel Díaz Torres

Joven Club en Artemisa.  Foto: cuba.cu
Joven Club en Artemisa. Foto: cuba.cu

HAVANA TIMES – Ya comenzó en Artemisa el cobro de los servicios en los Joven Club de Computación y Electrónica, otra medida del gobierno cubano en su camino para revertir las conquistas sociales de la isla, esta vez en el terreno educativo.

Desde el pasado 25 de agosto, quienes visitan estas salas en la cabecera de la provincia Artemisa, deben abonar una tarifa de 2 CUP por hora, para acceder al tiempo de máquina que se oferta allí.

Anamaris Solórzano Chacón, directora nacional de Comunicación Institucional de esa entidad, anunció que se trata de “una medida experimental por el momento, la cual se irá extendiendo paulatinamente al resto del país”.

Quienes hemos visitado estos establecimientos, conocemos muy bien que los mismos tienen prestaciones muy básicas, y la mayor parte de los usuarios son niños que acuden a jugar en las computadoras.

Los cursos que se ofertan por lo general son de pésima calidad (incluyendo en el Palacio Central de Computación de la capital cubana, principal recinto de esa institución nacional), a lo que se añade el mal estado técnico de los ordenadores, la carencia de impresoras o de conectividad a Internet, a Nauta, u otros sitios ubicados incluso en la Intranet nacional.

No obstante todos esos obstáculos, los Joven Club eran esgrimidos por las autoridades de la isla como el modelo ideal para la socialización de los servicios informáticos, preferidos antes que permitir la entrada de la informatización y la conectividad en los hogares cubanos.

Esta red de centros tecnológicos surgió en 1987, por iniciativa del ex-presidente Fidel Castro, con el objetivo de “contribuir a la socialización e informatización de la sociedad cubana”.

“…Joven Club de fábrica, de instituciones y Joven Club popular, porque estos son los que están allí al lado de los vecinos, este es el médico de la familia, la computadora de la familia Cubana”, había dicho Fidel en aquel momento.

De acuerdo con su sitio oficial “los servicios en Joven Club tienen un marcado carácter social orientando el uso de las nuevas tecnologías a la solución de las más disímiles demandas y problemáticas de la sociedad cubana, desempeñando un rol estimulante en la vida social, cultural y espiritual del cubano”.

Pero más aún, el sitio aclara que todos los servicios ofertados por los Joven Club “son completamente gratuitos”.

Ahora, sin embargo, se le exige a estas unidades presupuestadas pertenecientes al Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, que además de recibir su presupuesto anual deben obtener ganancias cobrando sus servicios al “vecino”, al “médico de la familia”, a la “familia cubana”…

Todo ello, por cierto, es una estrategia del Partido Comunista, pues la medida se ampara en su Lineamiento relativo a “la eliminación progresiva de gratuidades y subsidios”.

En esa misma lógica se han amparado los recortes (o “racionalizaciones” que es el eufemismo utilizado) de los servicios de salud en los policlínicos, o las escuelas en áreas rurales de difícil acceso, así como la subida de los precios en los principales teatros del país.

Toda el área presupuestada (cultura, deporte, educación, salud) está en verdadero peligro en manos de los “actualizadores”. Capitalismo de estado se llama eso. El que pueda pagarlo, que lo pague, junto con las cajitas decodificadoras de TV digital.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


14 thoughts on “Joven Club: otra conquista social cubana se viene abajo

  • el 10 septiembre, 2014 a las 2:24 am
    Permalink

    Y en Panama, y en El Salvador, y en Costa Rica y en Colombia.

    Y el wifi gratuito ya es un estándar que los viajeros toman en cuenta para hacer turismo a un país.

  • el 9 septiembre, 2014 a las 10:12 am
    Permalink

    Es que mientras más se conoce a la izquierda, más te tiran para la derecha.

  • el 9 septiembre, 2014 a las 7:57 am
    Permalink

    Otro paso atras, estamos como el famoso libro de Lenin pero en diferente contexto, solamente sirve la frase celebre: Un paso adelante, dos pasos atras. Ni que pensar en el wi fi libre de Venezuela, Miami como ya comente, nos vamos hacia atras, como el cangrejo.
    Mucho cirtican al gobierno venezolano, siempre me ha dado pena porque aun cuando Maduro en lo personal no es santo de mi devocion, tampoco me simnpatizaba mucho Chavez, al menos el gobierno del desaparecidoPresidente fue el mejor en dos siglos de historia venezolana, inclusive el más democrático existente durante estos doscientos años.
    Si al menos tuviéramos algo parecido en Cuba, muy a la cubana, pero con tal amplitud de libertades ya sería otra cosa.

  • el 9 septiembre, 2014 a las 6:02 am
    Permalink

    ¿Se imaginan un país con internet por Wi Fi libre y gratuito en plazas y otros lugares públicos? En Venezuela eso es realidad.

  • el 9 septiembre, 2014 a las 12:26 am
    Permalink

    “Joven Club: conquista social cubana” Otro sarcasmo hecho lema del gobierno verde-olivo. En cualquier sociedad que se respete, el ciudadano (o campesino) va a la biblioteca local y, gratuitamente, se conecta con el mundo con equipos modernos, bien cuidados y sin ningún cancerbero ´vigilándote” para que no vayas páginas de distinto corte político. Por supuesto, hay filtros para que los menores no entren a sitios pornos u obscenos para esas tempranas edades, pero; por lo demás no hay mayor restricción. Es lo más NORMAL del mundo y nadie hace una arenga populachera por ello.

  • el 8 septiembre, 2014 a las 8:25 pm
    Permalink

    Coñó, dentro de poco nos van a cobrar hasta por mirar el mar. Mejor no doy ideas.

    ¿Dos pesos? Le están cobrando al niño por la hora de computación más de lo que gana su padre en un ahora de trabajo!!!!

    Ni en las repúblicas bananeras!!

  • el 8 septiembre, 2014 a las 7:13 pm
    Permalink

    bobo:

    Pero esa es la mentalidad del “hombre nuevo”, por eso no es nada extraño que, desde su demagogia torcida, los bandoleros que desgobiernan Cuba, los llaman “pichones”

  • el 8 septiembre, 2014 a las 7:10 pm
    Permalink

    ¡¡¡Cobrar la entrada a la Biblioteca nacional!!! Ñoooooo Apretaron. Ni aquí en el monstruo. Aquí las bibliotecas, servicio de internet incluido son gratuitas.

  • el 8 septiembre, 2014 a las 5:08 pm
    Permalink

    Para mi es irracional llamar a esos clubs conquistas sociales de algo. De verdad que si esta es la nueva izquierda socialista y reviolucionaria me voy a esconder en un cajon

  • el 8 septiembre, 2014 a las 4:44 pm
    Permalink

    Si los socialistas del gobierno cubano vieran la variedad y calidad de los servicios de las bibliotecas publicas de Europa, usa y muchos países de latinoamérica, tienen que meter la cabeza en un cubo. Todos gratuitos, incluyendo internet y clases de informatica. Las personas de todas las edades acuden masivamente. Son un espacio de encuentro social. Oye y no escuchas a ningún político hablando de esta conquista, ni siquiera en tiempos de campaña. Es un servicio a la población y punto.

  • el 8 septiembre, 2014 a las 3:53 pm
    Permalink

    No se trata de que los Joven Clubs tengan mejor o peor equipamiento, o tengan mayor o menor cantidad de equipos, o tengan mejor o peor ancho de banda de conectividad. De lo que se trata es de que poco a poco, los servicios comunitarios como este u otros servicios que siempre fueron presupuestados para el cultivo intelectual de la población, estén pasando a ser negocios o tengan interés comercial. No es raro que esto ocurra ahora. Ya hace tiempo establecieron el cobro por la entrada a la Biblioteca Nacional, a la cual acuden estudiantes de todos los niveles, personas de todo tipo y hasta profesionales e investigadores. Desde que se inauguró esa Biblioteca Nacional, siempre el acceso habia sido gratuito, pero desde algunos años atrás, eso cambió. Hoy el precio es módico, aunque para estudiantes que no tienen ningún ingreso, no es “módico”, pero quién quita que con la elevación de la carestía de la vida y la disminución del salario real (aunque “suba” el nominal) esos precios “módicos” se disparen? Así harán rentable lo que antes era presupuestado y de esa manera reducirán el acceso y elevarán los ingresos, lo que los hará económicamente más rentables.
    Pero entonces, puede que la Educación pase por un proceso similar de “eliminar gratuidades y subsidios” y la Salud, pasará algún dia tambien?

  • el 8 septiembre, 2014 a las 3:29 pm
    Permalink

    Bueno, yo iba a decir lo mismo, pero los dos se han adelantado. conquista social hubiese sido darle internet libre y sin restricciones a todos los cubanos y pagada en la moneda que se cobra en el pais. Los Joven club fue algo de piltrafa que le tiraron al pueblo para negarles el bistec de la internet. Esa mentalidad conformista es la que tiene al pais paralizado.

  • el 8 septiembre, 2014 a las 1:32 pm
    Permalink

    Pedro, me lo quitaste de la boca; y es que parece que en Cuba ya a cualquier piltrafa que al gobierno se le ocurra arrojar a los animales de la finca, ya la llaman “conquista social. Patetico. Bueno, en realidad, nada para asombrarse de quien llamó al papel sanitario: “una necesidad para los no cubanos”. Parece que esa otra “conquista social” todavía no se logra.

  • el 8 septiembre, 2014 a las 10:46 am
    Permalink

    Isbel supongo que cada cual es libre de tener su opinión pero llamar a unos cuartos con unas computadoras conquista social me parece que es bajar la barra en lo que toca al término conquista social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *