Indalla queda en Cuba

Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES — Indalla es un asentamiento poblacional en plena capital cubana, desconocido hasta por el mismísimo presidente del gobierno del territorio en que está enclavado.

Ubicado en el límite entre los municipios de Marianao y La Lisa, hacia el oeste de La Habana, este barrio marginal fue descubierto hace unos pocos meses por su propio presidente, mientras las unidades de sanidad hacían un pesquisaje en el área.

El cólera en Marianao tuvo un impacto tremendo el pasado año, lo que mantuvo a las autoridades sanitarias en alerta durante varias semanas. Algunas de estas inspecciones llegaron a Indalla, contaminada por los efluvios del atacado río Quibú, y donde se registraron tres casos de cólera.

Las familias pobres que allí habitan, nunca habían tenido el “privilegio” de ser visitadas por el presidente municipal, y allí sobreviven todavía, en casas ilegales, casi todas sin número que las identifique.

Varias de las viviendas de este “llega-y-pon” ocupan el área debajo de un tendido de electricidad de alta tensión, lo cual es ilegal y altamente peligroso para sus propias vidas, pero al parecer el gobierno local se hace la vista gorda, al no tener opciones que brindarles.

El asentamiento se fundó de modo informal hacia finales de la década del 80 y principios de los 90, cuando se planeaba hacer por esa área un laboratorio del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE).

Por ese motivo se trasladaron al sitio gran cantidad de materiales, pero la obra se detuvo con la llegada del Período Especial. Pese a la frustración de los planes, muchas de las personas se quedaron en el asentamiento, y trabajaban en el comedor de la CUJAE.

Algunos, según declaraciones de un vecino, sembraban marihuana y la vendían al módico precio de 5 pesos cubanos por cada chapita de botella cerveza.

Actualmente, las paredes de los muros del lugar muestran simbologías típicas de los abakuá, pero lo cierto es que, aunque intentaron fundar un Juego, la iniciativa fue rechazada por otras organizaciones religiosas colindantes.

Solo esperemos el gobierno se detenga con más frecuencia por estos lares, pero no para desalojarlo (como acaba de suceder en Guanabo), sino para ayudar a estas familias cubanas, que sobreviven en muy difíciles condiciones.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.



4 comentarios sobre “Indalla queda en Cuba

  • Positivo el señalamiento, Isbel. Sólo que una vez más, no sé si los que deben verlo lo harán. Buen trabajo.

    Respuesta
  • Me gustó mucho tu análisis. ¿Cuántos barrios marginales estarán censados? ¿ qué políticas expresas existen más allá de los desalojos?
    Te felicito por tu trabajo.

    Respuesta
  • Gracias. También pienso que ahora, con la llegada de las lluvias, volverá a complicarse a situación epidemiológica en este y similares asentamientos humanos en nuestra isla, donde la salubridad es baja.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

La bandera cubana, La Habana. Por Colete Flemming (Canadá). Cámera: Nikon D5000

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]