Establecen límite de velocidad para peatones

Isbel Díaz Torres

Debes moverte a una velocidad determinada…

Si caminas después de las doce de la noche, por un barrio periférico de La Habana, debes moverte a una velocidad determinada.  La nueva Ley de Vialidad y Tránsito ha entrado en vigor este 2011.

Es sabido que los autos deben desplazarse dentro de determinados límites de velocidad en los entornos urbanos.  Las autopistas y las anchas avenidas permiten altos valores, mientras que los pasos de nivel, las curvas, y las áreas escolares exigen que el movimiento sea mucho más lento.

Ahora, lo novedoso del caso que nos ocupa no está relacionado con el límite superior de velocidad, sino con el inferior.  La anécdota es bien corta.

Mi amigo Jimmy Roque se dirigía a su casa bien tarde en la noche.  Después de haber cuidado a un compañero y llevarlo al hospital, regresaba a su casa en El Palmar.  Ese barrio capitalino no es de los más favorecidos económicamente, y es habitado por ciudadanos pobres en su mayoría.

El paso de Jimmy era bien lento.  El cansancio del día y la preocupación por el amigo hospitalizado provocaban que avanzara muy despacio, casi arrastrando los pies.  Cuando faltaban seis cuadras para llegar a su casa, un patrullero (Nº1165) lo detuvo.

Después del procedimiento de rigor, el agente le hizo saber que caminaba demasiado despacio, lo cual era muy sospechoso.  Violando los derechos de Jimmy, registró en plena calle sus pertenencias.  Descubrió en la bolsa un viejo Disco Duro de computadora, que le habían regalado.

“¿Tú sabes lo que representa esto?.” preguntó perspicaz el agente.  Ante pregunta tan necia puedo imaginar la cara de Jimmy.  Al parecer el agente había visto demasiados capítulos de la serie Las razones de Cuba”, cuyo consumo acrítico puede provocar paranoias bien difíciles de curar.

Quizás pensó que con el Disco Duro y una tabla de surf, bien se podría montar un negocio de tráfico ilegal de personas hacia la Florida, dirigido de manera satelital con colaboración de la CIA.  Es difícil predecir lo que una fértil imaginación, cultivada por nuestra prolífica TV, puede generar.

El agente Maso (tal es el apellido del policía), después de pasear a Jimmy por Marianao cazando delincuentes, lo condujo a la 6ta Unidad.  A estas alturas, era ya la 1:20 de la madrugada.

En la unidad tuvo mejor suerte.  Después de esperar un rato, la persona a cargo, con el Disco Duro en la mano y mirada amenazadora, le preguntó “¿Tienes pornografía aquí?.” La respuesta negativa de Jimmy fue suficiente para dejarlo en libertad.

Volver caminando a casa fue el peor de los castigos.  Los pasajes humorísticos aquí descritos no lograron darle energías a Jimmy.  Me llamó, lleno de rabia, para decirme que todo estaba bien, que demoraba todavía un poco en llegar a casa.

Por mi parte, me quedé pensando en la absurda razón que movió a aquel policía.  ¿Será que sacaron una nueva ley que establece un límite inferior de velocidad para los peatones, y olvidaron publicarla en la Gaceta Oficial de la República?

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

Isbel Diaz has 203 posts and counting. See all posts by Isbel Diaz

2 thoughts on “Establecen límite de velocidad para peatones

  • La cosa esta fea, metieron la tapa al pomo, no puedes ya ni caminar como te da la gana, tienes que marchar, tra un poco van a hacer como en el film MINORITY REPORT, que te metian preso antes de cometer el crimen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *