Esfera oculta contra esfera pública en Cuba

Isbel Díaz Torres

Desiderio Navarro presenta el último número de la revista Criterios.

HAVANA TIMES, 1 marzo — En Cuba la “esfera oculta” determina irremisiblemente a la esfera pública. Ello ha quedado corroborado con el reciente boicot que los agentes de la Seguridad del Estado cubana han realizado al espacio del Centro Teórico-Cultural Criterios.

La importante revista que dirige Desiderio Navarro cumple sus cuarenta años, y lo celebró con un sazonado encuentro en su sede, radicada en el edificio del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), en 23 y 12 del Vedado capitalino.

Venciendo escollos burocráticos para entrar al país los ejemplares de la revista, el prestigioso traductor y ensayista invitó a renombrados intelectuales del patio a la presentación de la misma, y protagonizar un debate público acerca del sentido de la esfera pública en Cuba, para lo cual también invitó a todos los interesados en la temática.

Pero la invitación no era tan abierta como quizás pensó y diseñó Desiderio. A la entrada del imponente edificio del ICAIC, un nutrido grupo de policías políticos, vestidos de civil, determinaban in vivo quiénes eran dignos o no de conformar la “esfera pública de Criterios”.

De tal modo, en el justo momento de mi entrada, supe que habían rechazado a dos miembros del Comité de Integración Racial (CIR), a quienes no conozco íntimamente, pero que he escuchado con interés en los encuentros de la Cofradía de la Negritud, donde asisten regularmente y aportan de manera cordial sus criterios.

Tal arbitrariedad me molestó sobremanera, y pensé informar de inmediato a Desiderio cuando llegara al noveno piso (donde radica el Centro), e intentar enmendar semejante disparate.

Presentando el panel.

Sospeché, por supuesto, que el escritor Orlando Luis Pardo, que estaba apenas dos o tres personas detrás de mí, y Antonio Rodiles, coordinador del espacio Estado de Sats, serían igualmente impedidos de acceder al edificio.

Al ver que los mencionados no llegaban a la sala, informé a Desiderio, que ya estaba al tanto. Pero no hubo solución. Desiderio me explicó que el edificio pertenece al ICAIC, y él no podía determinar el acceso de las personas al mismo.

Pude ver nuevamente cuán carente de autonomía, cuán frágil es nuestra esfera pública, en la cual unos “custodios” pueden sesgar de manera tan significativa un debate, al impedir el acceso de importantes actores de la esfera en cuestión.

Gran cantidad de muchachos muy jóvenes ocuparon buena parte de las sillas del local, que se llenó totalmente. Lo significativamente sospechoso fue ver cómo, una vez comenzadas las exposiciones, muchos se fueron retirando. ¿Les interesaba o no el panel?

Escuché atentamente las ponencias de los panelistas invitados: Leonardo Padura, Jorge Luis Acanda, Rafael Hernández, Yasmín S. Portales, Roberto Veiga, Arturo Arango, y Mario Castillo. Todos, a excepción de Rafael Hernández, refirieron de un modo u otro la variable “esfera oculta” como lastre poderoso que anclaba el despegue de esa esfera pública deseada para Cuba.

No la llamaban esfera oculta, por supuesto. Por ejemplo, Yasmín refirió las manipulaciones y arbitrarias clasificaciones que se hacen de los actores de la blogosfera cubana, mientras que Leonardo Padura mencionaba la sistemática violación de su correspondencia privada.

Mario Castillo fue el último de los panelistas en entrar a la sala, por lo que tenía conocimiento de lo que estaba ocurriendo en la entrada del edificio, lo que le permitió denunciar dignamente el hecho durante su turno a la palabra.

Un muchacho del público, que se llamó a sí mismo opositor, también denunció desde el micrófono, con vehemencia pero cortésmente, la bochornosa situación de censura que estábamos viviendo en ese instante. El muchacho fue fuertemente aplaudido por la mayoría.

No obstante, debo confesar que salí antes que llegara el final del evento. Ni siquiera compré la revista que tanto me interesaba. Sentía que me asfixiaba allí adentro donde sin quererlo, muchos éramos parte de un proceso cuidadosamente diseñado por la “esfera oculta”.

Comprando la revista Criterios.

Es posible pensar que el objetivo final de la obstrucción fuera impedir que el pensamiento “disidente” entrara a “contaminarnos”, pero como de todos modos logró entrar (y por suerte cada vez será más difícil impedirlo), pienso que “los ocultos” verdaderamente buscaban boicotear el espacio de debate horizontal en Criterios.

La metodología de clausurar las instituciones fue cambiada (o actualizada, término en boga). Ahora prefieren vaciarlas de sentido, domeñarlas hasta que de ellas solo quede el performance de lo que fueron. Pareciera que son ellos quienes dictan las políticas culturales en la isla.

Es más útil para esa “esfera oculta” anular un espacio prestigioso como Criterios, desacreditarlo, evitar que siga expandiendo su vocación de pensamiento plural, instaurar la censura y la autocensura allí donde hubo suelo fértil para el espíritu libertario.

Ya lo hicieron con Temas, vaciando aquel espacio que alguna vez insinuó un despertar de las mentes. Ahora van a por Criterios.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

Isbel Diaz has 203 posts and counting. See all posts by Isbel Diaz

29 thoughts on “Esfera oculta contra esfera pública en Cuba

  • amigo, quiero saber sobre el uso de proxys para evadir el bloqueo de sitios web en Cuba. He leido articulos sobre gente que han sido castigados por eso, incluso gente que han usado cuentas de extranjeros, y las cuentas han sido suspendidas durante meses.

  • Hola, Gilberto.
    Por ese mismo principio democrático o de libre expresión que supongo postules, no debes pretender que alguien actúe o diga lo que entiendes tú que debe decir o hacer. Cada quien hace lo que puede en cada momento. Importa más ser decente, no dañar directamente a nadie. No hay que ser héroes ni paladines todo el tiempo, no veo la utilidad a estar siempre en trance trágico o heroico para demostrar algo. Creo que Desiderio ha tenido un par de gestos respetables, como aquella avenida de mensajes que propició a propósito de la rehabilitación de ¿Pavón? y el hecho mismo de intentar mantener “Criterios” en territorio plural. Si te rebelas contra la intransigencia, no lo hagas con intransigencia ( ahí está tu frase “tiene que haber un límite”…o sea, que tú pones el coto, la frontera, y toda frontera, sabemos, excluye). Lo de Cuba no tiene ya misterio para nadie, salvo para quien pretenda estar descubriendo el agua tibia todo el tiempo para dar curso a su ira. Pero la ira no es inteligente. Mejor hacer algo productivo para esa Cuba de hoy y dejar la redundancia. Digo, yo, que no sé nada.

  • ¿Cómo se articulan estos espacios entre sí?

    Se hace lo que hace Italia: por Ley cada opción atinente a política de estado que tome el pode Ejecutivo o el poder Legislativo debe recibir necesariamente la aprobación por simple mayoría de una votación SI/NO

  • Egoismo, es todo lo del cubano, solo interesado en lo propio, y cuando le pisan a otro un callo no le importa. En este caso este Disiderio no tiene el alcance moral que pretende dar a su revista, no hay
    razon hay para continuar con una presentacion cuando te han dicho de antemano que los muchachos
    viles de la SE estan excluyendo a algunos la entrada. Tiene que haber una limite a la indecencia, a esta
    pajiza (de paja) indiferencia, a esta apatia en general. SI estos elementos, que son muchos, y que en cierto modo representan a la cultura cubana (en la Isla hay que aclarar) no tienen c… para plantarse y decir esto es incorrecto, y reclamar, jamás nada cambiará alli. Pero el amor por las prebendas que reciben a cambios de sus sumisiones, es mas poderoso que cualquier acto de solidaridad (odio esta palabra pero viene aqui como anillo al dedo) con aquellos que no tiene voz ni voto. Desiderio, jamás leeré tu revista hasta que te ponga a su altura. De lo contrario me sentiré como que estoy leyendo una farsa.

  • lo que pasa aqui amigo, con Desiderio, y los Padura y otros, es que solo miran por ellos, lo que les convienen, no tienen ni un apice de solidaridad con los excluidos, el dia que el cubano, sobre todo el que tiene que perder algo, diga, basta, me importa un bledo si quitan la revistica, o el trabajito, o la mierdita que tengo, entonces veremos cambios verdaderos. Esta revista no la leo yo, aunque me la regalen, por que? Porque su director es un pendejo de pacotilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *