El Código de Trabajo cubano no ignoró la diversidad sexual

Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES – Haroldo Dilla acaba de publicar un interesante análisis sobre la situación del público LGBT cubano. Es una pena que esté basado en una información totalmente errada, y por ello desinforma con una voluntad claramente tendenciosa.

Dilla asegura que la comisión especializada de la Asamblea Nacional, que debía incluir las peticiones del CENESEX sobre la no discriminación laboral por razones de preferencias sexuales “eliminó toda referencia a la diversidad sexual”.

Ello es muy fácil de desmentir.

La Ley No.116 Código de Trabajo, aprobada en diciembre y efectiva desde junio de 2014, reconoce explícitamente los derechos de las personas homosexuales. El inciso B del artículo 2 se refiere a la discriminación en el ámbito laboral:

“Todo ciudadano en condiciones de trabajar tiene derecho a obtener un empleo atendiendo a las exigencias de la economía y a su elección, tanto en el sector estatal como no estatal; sin discriminación por el color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial, discapacidad y cualquier otra distinción lesiva a la dignidad humana.”

Por tanto, no estuvo atento a los debates televisados, o lo que es peor, escribió su artículo sin siquiera haberse leído la ley sobre la que habla.

Para un analista sobre la realidad cubana, no haberse leído el Código de Trabajo a estas alturas del campeonato me parece casi una falta de respeto (aun cuando haya que tener gandinga para dispararse el lenguaje leguleyo del documento…)

De eso se trataba la alegría de los activistas LGBT en la isla, tanto de los “oficiosos”, como los “no oficiosos”. Fue una victoria real que el texto de Dilla desconoce olímpicamente. Como desconoce olímpicamente la presencia (y cada vez con más fuerza y visibilidad) de un activismo que no crece a la sombra del CENESEX, aunque reconozca los avances reales de las gestiones de esa institución estatal, así como sus límites.

De tal modo, Cuba hace bastante tiempo que no está en “ese lugar lamentable en que se encuentra en temas de la diversidad sexual”. Los tiempos han cambiado mucho, pero hay quienes insisten en ignorar que la Tierra rota sobre su eje.

La situación en la naciones del Caribe, que Dilla conoce muy bien, empeora cada año, con horrendos crímenes y legislaciones que criminalizan las conductas homosexuales, lo cual las coloca en un lugar más que “lamentable”, alarmante, y muy lejos de la realidad que vive la isla. Es importante poner las cosas en perspectiva.

Nuestras recientes demandas (y también las del CENESEX) se refieren a la no inclusión de la identidad de género y el estatus frente al VIH, como identidades que necesitan una mención explícita, a fin de garantizar los derechos de estos públicos.

Las personas trans son constantes víctimas en Cuba por no disponer de legislaciones que las amparen, en una sociedad todavía homofóbica (y en ello se incluyen las instituciones estatales).

A modo informativo, y solo para “actualizar” al escritor, le digo que el PCC, en sus lineamientos (que por fuerza constitucional, son los lineamientos de todos los cubanos, por más que nos pese, y por más que no tenga nada de democrático), también incluyó elementos de protección al público LGBT cubano.

“Lineamiento 57. Enfrentar los prejuicios y conductas discriminatorias por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y otros que son contrarios a la Constitución y las leyes, atentan contra la unidad nacional y limitan el ejercicio de los derechos de las personas”.

“Lineamiento 69. Reflejar a través de los medios audiovisuales, la prensa escrita y digital con profesionalidad y apego a las características de cada uno, la realidad cubana en toda su diversidad en cuanto a la situación económica, laboral y social, género, color de la piel, creencias religiosas, orientación sexual y origen territorial”.

Por supuesto, es insuficiente, pero tampoco como para ignorarlo. Es preciso que hagamos análisis balanceados y basados en la realidad.

Creo que nuevamente Dilla se va con la de trapo. No obstante, considero que hay valores en su texto, pues es posible llegar a muy similares conclusiones, a pesar de la desinformación y las pifias de su última entrega.

También comparto su perspectiva de las carencias democráticas y sus críticas al sistema de funcionamiento del parlamento cubano, que de transparente tiene lo mismo que un ladrillo.



Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

Isbel Diaz has 203 posts and counting. See all posts by Isbel Diaz

28 thoughts on “El Código de Trabajo cubano no ignoró la diversidad sexual

  • ¿Por fin fueron a protestar contra la visita de Putin? No leí nada al respecto.

  • Ah pues nada, siga denunciando el “bloqueo” y polemizando con Dilla el malvado, seguro que así logrará pronto que los gays cubanos sean los más libres y liberados del mundo mundial.

    ¡Gracias Fidel!

  • Mariela Castro es diputada,constitucionalmente le corresponde algo que se llama “iniciativa legislativa” . Basta con que la use para proponer una modificación al código laboral que incluya a los que quedaron por fuera.

    Las personas GLBTIABCD tienen su representante en el parlamento, exíjanle.

  • Dilla tiene la culpa de que la asamblea no reconozca el matrimonio gay. Que manera de perder el tiempo criticandolo!

  • El anticódigo de trabajo ignoró cosas muy importantes y derechos reconocidos en el mundo entero. permite que los obrweros sean literalmente macchacados por el patron; y sin distinción de orientación sexual: Pisotón para todo el mundo. Y calladitos la boca.

    Pero no, los gays tienen que ser el centro, aunque, en realidad no sean más que parte de los futuros aplastados. No puede hablarse de derechos de una minoría, cuando, a loa vez esa minoría es parte de una mayoría totalmente desprovista de derechos

  • Isbel esta contento porque mencionan a los gay en dos o tres partes de un documento de 400 y pico de articulos, y luego los machacan en la calle, ahora la infanta Mariela le pasa la mano y pide que le devuelvan su telefono.

  • Señores, hay homosexuales que son, primero que todo, revolucionarios.

    Si el gran Paquito el de Cuba dice que los que todavía hoy se acuerdan de las UMAPs son apenas “resentidos”, ¿qué se puede esperar?

  • Ah, ¿pero ya agregaron más letras? ¡Candela!

  • Por experiencia sé que todo el que decía ser p’rimero revolucionario que persona, no era ninguna de las dos cosas.

  • Según Ernesto Guevara, a quien todos estos izquierdistas rinden culto, “el revolucionario es el escalón más alto de la especie humana”. Creo que lo dice todo.

  • Tobre todo su versión “revolucionaria” del Terminator, ajajajajajaj

  • En EE.UU solo el 8 % de los trabajadores tienne sindicatos indipendiente ¿ que paso?

  • Que aquí la gente se sindicaliza como le da su gana. ¿Estan prohibidos los sindicatos infdependientes en EEUU? Esa es la verdadera pregunta.

    Cuando en Cuba los sindicatos tengan la mitad nada más de la influencia y el poder que tienen aquí, entonces habla.

  • Nostromo:
    Mala coordinación nuestra. Estoy sin Internet. Cuando leí el comentario de Erasmo, ya Putin estaba comiendo feijoada en el gigante suramericano. No obstante, realmente no es necesario que el tipo esté aquí para inventar algo. Ya se nos ocurrirá una iniciativa de esas que nos gustan a nosotros de activismo LGBT mezclado con anticapitalismo. Así de paso hacemos algo con esa espeluznante noticia de que los gobiernos de Rusia y Cuba pretenden reabrir la Base de Lourdes (de espionaje): joyita increible de la guerra fría enclavada en tierrra cubana décadas atrás, como parte de las prácticas imperialistas de aquel entonces. Aunque ahora Putin ha desmentido la noticia… bien vale la pena asegurarse. En eso de secretismo, el gobierno cubano tiene el número 1.
    Por último, mi condición de revolucionario no está ni antes n después de la de gay. Soy todo mezcladito, un todo indisoluble: activista, amante, ecologista, revolucionario, escritor, hijo, anarquista, lector, comilón, pinareño, habanero, en fin. No es posible tomar solo un pedacito de mí, y mucho menos intentar ponerlo en algún orden jerárquico.

  • Pepe Pan
    Recuerda que yo soy un tipo energético. Me da para denunciar el bloqueo, polemizar con Dilla, hacer activismo LGBT, hacer activismo ambiental, criticar el Código de Trabajo y promover debates públicos sobre el tema, analizar la blogosfera cuabana, reclamar por más Internet, estudiar música, trabajar en una oficina, reciclar y hacer compost, hacer el amor con mi novio, y visitar a mi madre. En fin… te recomiendo que no sufras con lo otros gozan.
    Gracias por comentar.

  • 100 % [email protected]
    Nosotrxs exigimos al parlamento muchísimas cosas. También a Mariela. También nos exigimos a nosotrxs mismxs. Si tú no lo quieres ver… por algo será. Ya viste la carta nuestra al parlamento referido al Código de Trabajo? Pues hemos tenido respuesta que muy prontico haremos pública. Repito, si no quieren ver las cosas que pasan, y quieren permanecer sentados en esa idea de Cuba que dejaron acá años atrás, están embarcados. Ya casi tenemos un capitalismo normalito normalito normalito (para felicidad de muchos de ustedes)… y ustedes piensan que estamos en los 70 todavía… en fin…

  • Atanasio
    Dilla no tiene la culpa de los desastres de nuestro parlamento. El es una analista político, y sus consideraciones son siempre importantes. Justo por es eso es preciso que sean certeras. Crear una amtriz de opinión erigida sobre elementos falsos no ayuda ni a la comunidad LGBT, y mucho menos ayuda a desemascarar los verdaderos procesos antidemocráticos de la realidad política cubana.
    Gracias por comentar.

  • jorgealejandro1
    lamento informarte que el Código de trabajo tiene muchísimas más cosas malas que esas que tú mencionas. Nosotros las denunciamos hace muchísimo tiempo. Llevamos esas denuncias a los debates en nuestros sindicatos. las llevamos en documento oficial a la CTC y al parlamento. Pero después de seguir las vías recomendadas, tomamos otras poco “católicas” como promover un debate popular en un parque de la Habana (cuestión por la que fui citado a la Estación de Policía) (será eso “plantarse”?… seguro que no…). Ahora, mucho después de eso, los activistas LGBT hacemos una crítica específica sobre un elemento del códigos, y ustedes empiezan la perreta, y nos acusan de centrarnos solo en ese tema, ocultando la realidad de que nuestro enfoque es integral.
    Creo que es bien evidente que a ustedes no les importa conocer los procesos que se desarrollan en la isla, sino reforzar sus propias ideas. Un poco de humildad les vendría bien. Pero si de todos modos, quieren insistir: adelante. Para mí es hasta divertido leerles, y cuando me canso, hago clic en la crucesita roja de la esquina, y me acuesto a dormir.
    Gracias por comentar.

  • Jezfran
    Ya tengo mi teléfono hace algunas semanas, gracias por preocuparte. Y sí, estoy contento por la inclusión del tema LGBT en el Código, y muy descontento por la no inclusión de otras muchas cosas. Pero no escribí el artículo para regocijarme por la inclusión, sino para corregir un error.
    Por otra parte, para lograr que no nos machaquen en las calles, como tú dices, hay que logran una legislación que nos proteja. O es que piensas que las cosas pasan todas de un solo golpe? Esta ofrece un marco propicio para la protección en el ámbito laboral, pero todavía no hay un cuerpo legal qué describa se hace cuando en efecto alguien es discriminado por su jefe. Me alegra mucho que comprendas lo mucho que nos falta por conquistar. Por aquí hay varios que no quieren oir hablar más de este tema de los gays… parece que consideran que ya tenemos todo ganado.

  • Isidro
    A nuestro movimiento se le llama, despectivamente, el movimiento de la sopa de letras. Pero a mí me llena de orgullo. Cada letra es un grupo de gente que antes estaba invisibilizada, y a notros nos interesa la visibilidad de todas las personas que el poder intenta ocultar. Me parece una práctica muy democrática. Y si da risa, tanto mejor. Yo tengo mis personales críticas al procedimiento, pero van en otro sentido.

  • Isbel, partamos que no tengo nada en contra de que los gays (¡mira tú, nombre en inglés, ni siquiera podemos llamarlos en nuestra lengua!) , las lesbianas, los transexuales y todo lo que la gente quiera ser, se apropien de sus denominaciones. Lo que me maravilla, preocupa y hasta desconcierta es eso que estimo como manía de subclasificarlo todo, agregando cada año una letra nueva, a semejanza de algún modo de aquella oleada de acrónimos que generó la Revolución en sus principios, con uneca, ecotrans, transimport…y un seremillal de nombrecitos que sonaban mucho y resolvían poco…Si tú mismo admites que te causa gracia, imagina tú al que está fuera del ambiente y quisiera entender un poco de qué va todo esto…sencillez, amigo mío, sencillez…

  • Y buena gente, conste…

  • Isbel: das lastima, pero no parece que en tu situacion se te pueda pedir algo mas. Valiente anticapitalismno tienes cuando consientes desvergonzadamente en que apaleen mujeres indefensas. Te des cuenta o no, eres un complice de la represion en cuba

  • Hay que darle a este muchacho una medalla a la combatividad cederista. Si yo fuera el, despues de la sacudida que aqui le dieron, me quedaria en mi casita y escribiria un post sobre como me devolvieron los telefonos, o si el quiere, como el movimiento que el encabeza obligó al estado comunista cubano a sdevolverle los telefonos.

  • jezfran:

    Sólo una pregunta: ¿tú estás en Cuba? Por que Isbel y sus acompañantes sí están allí en el día a día. luchando cada pedacito de conquista – que pueden dejar mucho que desear respecto a expectativas creadas -, pero al margen de evidentes carestías las están ganando ellos con su propio esfuerzo, centímetro a centímetro.

    No sé…pero a mí me entra algo así como un rubor de sólo pensar que le pido a alguien, desde la comodidad de mi computadora en ultramar, que se lance a la calle a hacer demandas por mí….

  • Isbel:

    Si de verdad tuvieran un capitalismo “normalito”, tus problemas no serían los que tienes. La gran tragedia (Con visos de sainete) de Uds estriba en que, ni socialismo normalito; ni capitalismo normalito: Socialcosadesa y dictadura, eso es lo que te están sonando por la cabeza hace más de medio siglo.

  • Isidro:
    El término “gay” es un anglicismo del idioma inglés. Fue incluido en el Diccionario de la Real Academia Española en el 2001. Proviene del vocablo provenzal gai (en castellano gayo, como en La gaya ciencia) y significa alegre o pícaro. Eso nos cuenta la Wikipedia. A mí en lo particular no me molesta. Está directamente relacionado con que el movimiento internacional surgió en los EE.UU., solo eso. Será que queriendo ser demasiado purista caigas en la postura de Mariela Castro, que se niega a celebrar el día del orgullo gay en Cuba porque a ella no le gusta imitar a los yanquis en nada? En ese sentido, tampoco podríamos conmemorar el 1º de mayo, en honor a los héroes de Chicago…
    Tampoco podríamos llamar a los buldóceres por su nombre, de origen inglés… o ballet porque proviene de Francia… en fin… que si estas en contra de los anglicismos, podrías fundar un grupo de presión para influir en las decisiones de la DRAE… Pero seguro que no lo harás, pues debes a dedicarte a cosas más importante que esos detalles. Además, tendrás más tiempo para dedicarnos a la gente de HT, para nuestra suerte.
    Sobre la sencillez que nos pides… se trata solo de una cuestión de estilo; y no creo que los Gay Pride tengan mucho de sencillez. Cierto?
    Y si da gracia la sopa de letras, pues bienvenida la risa. Quienes no nos respetan te aseguro que no es por las muchas letras (que apenas son entre 4 y 6… las FARC-EP tienen la misma cantidad, y mira con que seriedad se trata el tema…) sino por cuestiones mucho más profundas y oscuras…
    Al que esta fuera del ambiente, y quiere enterarse, ya va a empezar a estar bien informado solo al preguntar qué significa LGBTIQ…. Etc etc
    Saludos

  • Ronaldo el león
    Gracias por tu comentario (aunque el agradecimiento, proviniendo de una cucaracha, imagino que no tenga el mismo valor). Te escribo solo para pedirte si me puedes pasar, por favor, el link donde queda explicito que yo consiento que apaleen a mujeres indefensas en Cuba? Es que al parecer se me ha traspapelado, o borré ese artículo mío sin querer. Gracias!
    Si tienes algún plan de acción concreto que tú y yo podamos hacer juntos, acá, en la calle, para evitar que tales cosas sucedan, por favor, me gustaría encontrarme contigo para ver como lo llevamos a vías de hecho (dio, si logras superar tu repulsión por las cucarachas…).

    PD: Pido disculpas si en mis comentarios falta alguna G o H, es que esas (y otras teclas) no funcionan en mi teclado. Tampoco las tildes… Tendré que sumarme al partido de Erasmo, para sentirme exonerado de cumplir las leyes ortográficas… jejeje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.