Coppelia una semana después

Isbel Díaz Torres

Al mirar con detenimiento comprendí que en realidad se trataba de una estrategia diversionista.
Al mirar con detenimiento comprendí que en realidad se trataba de una estrategia diversionista.

HAVANA TIMES — Después de mi pasado diario sobre la decadencia de la mayor de las heladerías cubanas, Coppelia me sorprendió este fin de semana con una nueva oferta: ¡en la tablilla se anunciaban veinte especialidades!

No podía creer que mi artículo recordando las 24 combinaciones y 26 sabores de Coppelia allá por 1966, pudiera tener tan benéfica repercusión. Aquello había que comprobarlo.

Al mirar con detenimiento comprendí que en realidad se trataba de una estrategia diversionista, pues en esencia se trataba de ofertar cantidades varias de bolas de helado: sundae (1 bola), jimagua (2), tres gracias (3), supertwins (4), ensalada (5).

No obstante, más interesante que esas, eran otras especialidades, que combinaban el helado con dulces como tocinillo del cielo, tatianof, rollito, gaceñiga, flan. Eso parecía más atractivo.

También estaba la opción de Vaca pinta (refresco de naranja con helado) y vaca negra (refresco de cola con helado), por lo que me decidí a entrar. Existía la posibilidad que me estuvieran dando lo que acá llamamos “una galleta sin mano”.

¡Gran fiasco! Había lo de siempre: helado.

Podías pedir desde 1 hasta mil bolas, pero era simplemente helado, sin especiales decoraciones o diseños. De todos los dulces anunciados solo había rollitos y gaceñiga, que los ponían abultados en un plato aparte.

Todos los platos llevaban, invariablemente, dos o tres galleticas dulces, y un poco de un polvillo indescifrable encima.

Nada de vaca pinta, ni negra, ni rosada: agua fría era el líquido disponible.

Mesas vacias a pesar de la larga cola para entrar.
Mesas vacias a pesar de la larga cola para entrar.

En cuanto a los sabores, de los tres anunciados (fresa, naranja piña, y vainilla) solo había fresa y vainilla. Por tal razón, no pude disfrutar de los sabrosos “casquitos de chocolate”, sino “casquitos de fresa” esta vez.

Por supuesto, como siempre hago, pedí que me cambiaran el plato y me dieran otro con las bolas llenas, como debe ser, a lo cual la amable dependienta accedió de inmediato, sin chistar.

El servicio estuvo bien lento, y mientras muchas personas esperaban al sol fuera de la heladería, la mitad de las canchas estaban con sus mesas vacías.

Los dependientes estaban bien ocupados: tenían una mesa donde cada minuto entraba alguien (todas fueron mujeres mientras estuve allí), entregaba una gran bolsa, y en menos de un minuto ya estaba de vuelta, con una o dos tinas de helado, bien encubiertas con ropas.

Eso lo hacían frente a la mirada cómplice del público, y mirando con insistencia hacia la escalera, por donde podría aparecer algún inspector o administrativo, supongo.

En fin, que mi sospecha era cierta: la carta bien surtida era una estrategia diversionista. Espero que el bloguero cubano Enrique Ubieta, a quien pude ver allí exhibiendo un pulóver con bandera del 26 de julio, denuncie esta falacia en su blog La isla desconocida. Quizás entre todos podamos hacer revolución en Coppelia.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


4 thoughts on “Coppelia una semana después

  • el 22 agosto, 2013 a las 7:47 pm
    Permalink

    Isbel, esto es una muestra de la capacidad de incidir, aún en cosas aparentemente nimias como esta (que no lo es tanto, pregunten a los estudiantes de la UH) cuando se ejerce la voz como un ciudadano responsable…te felicito…ah y si ves esto manda señales, que he tratado de contactarte infructuosamente hace semanas..

  • el 21 agosto, 2013 a las 5:12 pm
    Permalink

    Ten cuidado con eso de virar los casquitos de helado para atras. Por desgracia algunos dependientes son rencorosos y en ocasiones vierten determinados fluidos corporales en las bandejas de los clientes que exigen sus derechos.

  • el 20 agosto, 2013 a las 3:17 pm
    Permalink

    Un classico cubano de los nuevos dìas.

  • el 20 agosto, 2013 a las 9:55 am
    Permalink

    SR.isbel Diaz tenga ciudado con sus referencias a otras personas.Me refiero al Sr. Ubieta.
    Corre ud. el riesgo de dañarle su negocito de venta de helados. No que sea gran cosa pero algo es algo.
    Solo una broma, Suya Mirta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *