Woody Allen ¿depresivo?

Irina Pino

woody-allenHAVANA TIMES — “El sol se apagará, nos guste o no nos guste”.  No importa lo que hagamos en vida, todo es una ilusión sin sentido porque nada perdura.

Las expresiones de desesperanza provienen de Woody Allen. Difícil de creer…, menos de un director de cine que ha sabido extraerle la esencia a la vida y a las relaciones humanas, sin pedirle permiso a nadie. Palabras desalentadoras en medio de una crisis depresiva, una de tantas que sufren los creadores, más aún de alguien que se ha valido de un lenguaje tan particular para burlarse y arremeter en contra de todo tipo de convenciones e instituciones sociales, incluyendo una tan sagrada como el matrimonio y la familia. O quizás sea otro juego de ironías, como en su cine.

Insatisfacción y expectativas pugnan a veces, la obra también se acompaña de lados malos, son las imperfecciones que desgarran al creador, y lo obligan a superarse como si estuviera en un campo de batalla perenne. Creo que lo que realmente importa, es el entusiasmo del proceso, y luego el resultado final, con el saldo correspondiente de alegría, mezclado con los defectos. Sin embargo, se hace que cuente, y si es bueno, la huella quedará en los que reconozcan el aporte de la obra y la valoren, a pesar de todo.

Con sabios parlamentos y situaciones hilarantes, o de un contundente dramatismo, este hombre ha pulsado todas las cuerdas y lo sigue haciendo. Desde que vi sus primeras películas me hice una adicta a su cine de autor, alejado de los moldes de una industria que sujeta a los directores, y que es controlada por las compañías productoras, que él, oveja negra al fin, ha sabido excluirse, encontrando salidas y filmando en Europa, lugar donde es venerado como figura icónica.

Pasando revista a algunas de sus películas, pienso en Manhattan, un homenaje a la ciudad de New York y a la música del compositor George Gershwin, fotografiada bellamente en blanco y negro, como los filmes clásicos de los años 30. En el original guión de La rosa púrpura del Cairo, una mujer, esposa y ama de casa, con un marido que la maltrata, se enamora de un actor perdidamente. Asiste al cine a diario para ver la misma película, hasta que ocurre un milagro: el actor sale de la pantalla para compartir su amor con ella. La ilusión, se introduce en la realidad violentándola y haciéndonos cómplices, algo que se puede traducir en irrealidad dentro de lo real. ¿Quién no se ha metido dentro de una película, o ha hecho el amor con algún actor? De niña, mi fantasía recurrente era con el aventurero Errol Flynn.

Match Point, refleja el egoísmo, la ambición y la escalada social, historia similar a la de Una tragedia americana, novela de Theodore Dreiser. En esta otra faceta, Woody Allen juega con cartas peligrosas, imposibles de esconder debajo de la manga. Dispara y quita de en medio a través de su personaje protagónico. También me encantaron You Will Meet a Tall Dark Stranger, Desmontando a Harry, Blue Jazmin, y otras que recrean las más pintorescas personalidades y sus enredos cotidianos.

Su humor “intelectual”, es odiado por muchos, no obstante, los que lo disfrutan, logran experimentar un tipo de “ejercitación mental creativa”.

Así que, bienvenida la depresión y la posterior recreación de un mundo loco y moderno. Seguiremos conectados al cable de un soñador neurótico, ateo sin salvación, que se desnuda y desnuda a los otros con autenticidad y muchos guiños.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


One thought on “Woody Allen ¿depresivo?

  • el 14 diciembre, 2014 a las 9:11 am
    Permalink

    Tambien hace peliculas como “Another woman” , donde Gena Rowland hace una actuacion magistral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *