Unas manos tijeras

Irina Pino

eduardo-manostijeras-portada-l_coverHAVANA TIMES — Este domingo que recién transcurrió, disfruté de la película “Eduardo manostijeras”, del director norteamericano Tim Burton. Con un Johnny Depp que caracterizaba a un personaje de diálogo parco, pero con una singular expresividad. Un chico que en vez de manos, tenía un par de tijeras. El rostro tierno y las manos cortantes. La dualidad: el bien y el mal. Algo que es común a todas las criaturas. Dos fuerzas en pugna.

La historia, según la presentadora, era un realismo fantástico, alegando temas como la presión en la sociedad consumista, donde el dinero constituye un signo de éxito.

Por otro lado, en este cuento de hadas se juega con la manipulación de las personas: te usan, si les traes beneficios, te desechan, si atentas contra las normas preestablecidas de una supuesta sociedad en “armonía”.

Lo diferente siempre asusta a las personas, aunque sea bueno, inteligente y original. Por eso a este engendro se le compara con Frankestein. El híbrido de despojos humanos nació sin maldad, y luego gracias al maltrato y a las burlas, se vuelve un asesino.

Todo se rige por mayorías, eso pasa en todos los campos, la belleza la imponen los medios masivos, el gusto por la música y la moda, lo impone la publicidad. Si a un modisto de alta costura se le ocurre hacer un diseño de papel periódico, entonces los esclavos de la moda harán todo lo posible para vestirse con el papelucho.

Si acaso no tuviéramos ese bombardeo diario, fuéramos más felices, cada uno actuaría de manera individual. No existiría la masividad impuesta para los centros escolares, el servicio militar, donde los jóvenes tienen la perspectiva de las ovejas o los robots, donde las camas deben ser tendidas sin una sola arruga y con los mismos pliegues; y si por casualidad hay una cama que no cumple el esquema, al joven lo envían a realizar labores al campo como castigo.

En las escuelas, son los pelados y el uniforme, todos deben lucir iguales, se impone un 1984, tal como George Orwell escribió en su novela. Vetamos, cortamos, y hacemos ciudadanos seriados, como soldaditos de plomo, aunque con más plomo que cerebro.

Debe prevalecer la diversidad, para que el mejoramiento humano no se aparte de lo espiritual, alguien dijo que eso nos diferenciaba de las bestias, aunque en muchos aspectos las bestias conocen de la convivencia y la tolerancia, mejor que nosotros.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


4 thoughts on “Unas manos tijeras

  • el 26 febrero, 2015 a las 10:10 am
    Permalink

    ….en la ceremonia de los oscar la actriz patricia arquette aprovecho su discurso de agradecimiento para denunciar la discriminacion y desigualdad que sufren las mujeres en tu pais….en esa misma ceremonia unos afroamericanos,como a ustedes les gusta llamarles,que ganaron creo que en la categoria de cancion original,aprovecharon su discurso para criticar la discriminacion,desigualdad y racismo que todavia sufren los negros y otras muchas personas en tu pais….mintieron???….o sera que son comunistas???….eso ocurre bajo tus narices y tu no lo criticas…hasta lo defiendes….

  • el 25 febrero, 2015 a las 10:34 pm
    Permalink

    eduardo:

    Por una vez en tu vida empieza a ser coherente, y comienza por ver, si de desigualdades vas a hablar, dos grandes abismos. el de la vida que llevan los dirigentes que tú adulas y la que lleva un cubano de a pie; y el existente entre el discurso oficial y la realidad que sufre día a día el cubano

    Mal, muy mal te hace lucir el despotricar a nivel planetario, cuando bajo tus narices tienes lo mismo que dices criticar; y hasta lo defiendes.

  • el 25 febrero, 2015 a las 8:07 pm
    Permalink

    …..como que no hay diversidad…no has visto que un 1% de la poblacion mundial es tan diferente que tiene mas del 50% de las riquezas del planeta???….

  • el 25 febrero, 2015 a las 4:40 pm
    Permalink

    Ven a vivir a un país nódico y aquí verás ese sueño anti uniforme. Aquí cada cual va a su “bola” y todos tan felices y con disciplina. Lo único que no se permite es joder a los demás porque hay respeto mútuo dentro de nuestras diferencias !Ah! y vivimos en el Capitalismo con toda la libertad y Democracia del mundo, que no se te olvide.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *