Un mundo para los gays, travestis, lesbianas, trans…

Irina Pino

Del documental Villa Rosa. Foto: ips.net

HAVANA TIMES — Un amigo gay, escritor y fotógrafo, a quien quiero mucho, me invitó anoche a ver la exhibición del documental Villa Rosa, que se realizó en Caibarién, Villa Clara. Este material fue estrenado en la muestra de cine joven de La Habana, y cuenta de manera amena varias experiencias gays.

En este bello pueblo, rodeado de mar, la delegada del Poder Popular es una enfermera transexual; algunos funcionarios del hospital donde trabaja la siguen llamando por su nombre masculino, ella insiste en que es una mujer, y desea ser nombrada como tal, aunque su carné de identidad diga lo contrario.

Allí no existe la homofobia, es como un paraíso, se hace un carnaval acuático con gran colorido, en el que ellos hacen sus diseños, y también realizan shows musicales nocturnos.Tienen una participación activa en la vida cultural de allá, y la gente los ve como lo que son, personas normales. Hay una pareja que mantiene una relación de 10 años, y quieren  adoptar un hijo…

Han ocurrido cambios en el país, no obstante, creo que estamos a muchos años luz de la perfección. Según expresa un gay intelectual, “mientras haya una Constitución inamovible seguiremos en la misma”.

En mi barrio, en la década del 80, hasta los mismos gais se estigmatizaban entre ellos: estaba la dentista, la pájara gorda que le pagaba a los jovencitos para que se acostaran con él; el gay tapiñado, que metía a los tipos por el pasillo de su vivienda de madrugada, porque sus familiares no sabían o no querían conocer de sus preferencias sexuales, y un personaje espectacular y sin recatos: el peluquero, que pregonaba a los cuatro vientos, que él se las metía de todos los tamaños y colores.

En el edificio de enfrente, en un singular apartamento, concurrían a diario gays, lesbianas, también heterosexuales, pero para todos los vecinos era “La casa de los maricones y las tortilleras”. Casualmente, mi hermana se hizo amiga del homosexual que vivía allí, y comenzó a visitar ese ámbito con frecuencia. Este gay tenía un hermano, que luego sería el padre de sus hijos, y mi cuñado.

El CDR se puso para aquella casa, evidentemente; en una ocasión la Seguridad citó a mi hermana, querían saber sobre aquella gente, todos sus movimientos. Ella, por supuesto, se negó a dar cualquier información.

Al final, la dueña del apartamento decidió mudarse, sin embargo, antes, gradualmente, hubo que aceptar a estos gais y lesbianas o se los tuvieron que comer con papas.

No sabemos cuándo llegará el verdadero cambio para estas personas, el respeto a sus derechos, la condescendencia se refuerza con expresiones como: “Mira a esos pobres maricones, son así, pero muy discretos” o esta otra: “Es lesbiana, sin embargo, es tremenda profesional”.

Se tienen que acabar de una vez los prejuicios, pues la tolerancia no es suficiente.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


6 thoughts on “Un mundo para los gays, travestis, lesbianas, trans…

  • el 16 abril, 2017 a las 8:25 am
    Permalink

    Divino que estemos ganando terreno soy Colombiana naci hombre y vivo esta tragedia desde los 7 años cuando aparecio esta mujer que llevo dentro y que se enloquese por salirse y mostrarse tal como es y tengo que represarla y que se fasina con la ropa femenina los maquillages los tacones y el fino caminar de mujer y modales de dama y soñadora le llegue el dia de salir a la calle como toda mujer con su cartera y pañoletas ho turbantes en la cabeza y apsezorios en el cuello y lindos aretes que encanten a los hombres y me entreguen piropos que me galanteen que lindo sueño y espero pronto se de esa realidad,estas noticias me encantan ya aqui en Colombia somos ya una sociedad de transgenero que reclama derechos y respeto de todos los circulos.reciban todas y todos los trangeneros mis abrazos y mis sinceros deseos de amistad y sueños de triunfos en todos los campos,suerte reyes y reinas.

  • el 10 marzo, 2017 a las 8:52 am
    Permalink

    Gracias Luis por estar ahí esa noche, lo que no explicas en tu nota es en qué consiste ¨el dramatismo¨final del docu cuando acaba en una fiesta repleta de pueblo con niños y familias bailando en masa …y la rusa Roxana Rojo colgandole rosadas flores al cangrejo de la entrada! NO vemos tragedia por parte alguna. A lo mejor estamos miopes y no lo sabemos!

  • el 10 marzo, 2017 a las 8:16 am
    Permalink

    Me gustaría titular el artículo : un mejor país para el colectivo de la diversidad sexual.
    Estuve presente cuando se estrenó el filme, me dio mucho placer ver como la Real Embajada de Noruega, en una nueva oportunidad, sabe usar la cultura para visibilizar en la comunidad proyectos audiovisuales necesarios para el público de la mayor de las Antillas. Ojalá y otras embajadas como la de Francia, Argentina, Alemania, Holanda, Reino Unido, España y los Países Bajos se sumaran a iniciativas -Bien pensadas como esta-
    El documental en mi opinión, está bien, un poco dramático para mi gusto su final, pero pienso que el objetivo principal (visibilidad y demostrar que si se puede) se logró. Al menos es un buen material para que los homofobos de closet se convenzan que nadie los va a sacar de su armario y que deben aprender a dejar vivir a quienes viven fuera de esa prisión de mentiras y prejuicios.

    Hay que seguir insistiendo desde todos los lados. Desde adentro y desde afuera.

  • el 7 marzo, 2017 a las 12:24 pm
    Permalink

    Felicidades Irina, me encanto tu articulo, solo señalaria que no se trata de “preferencias” sexuales sino de orientacion sexual pues preferencia implica opcion y no hay tal. Preferencias sexuales tenemos todos los seres humanos en lo que se refiere a que disfrutamos mas, sexualmente hablando.

    El documental es magnifico, Adela siempre me ha inspirado admiracion y lastima a la vez, ella se refiere a si misma tanto como “una mujer en un cuerpo de hombre” y como “un homosexual abierto” lo que definitivamente no es lo mismo. Que paso con la labor del CENESEX? No le han explicado la diferencia entre disforia de genero y homosexualidad? Que pena…

    Mariela Castro dijo sin que le temblara la voz en una conferencia que dio en Ottawa, donde vivo, que “TODAS” las cirugias y procederes necesarios estaban al alcance de las transexuales cubanas. Adela desmiente tal aseveracion, quienes estamos mas informadas sabemos que no hay depilacion laser ni cirugias de feminizacion facial al alcance de las transexuales cubanas, quien lo dude ahi tiene a Adela.

    Soy una mujer transexual y logre todo lo que en Cuba es imposible en un marco de dignidad y respeto inimaginables en el mas alla.

    Lucia Gonzalez, Ottawa, Canada

  • el 6 marzo, 2017 a las 7:09 pm
    Permalink

    ¡Excelente artículo, Irina! Ya voy a mirar el documental. Eso de que “se los tuvieron que comer con papas ” me ha encantado.

  • el 6 marzo, 2017 a las 4:23 pm
    Permalink

    Muchas gracias Irina. Acabo de ver el documental y me he sentido muy emocionado por ver como un pueblo de personas tan simples, es capaz de apoyar una causa tan humana como esa. Al principio, reconozco que me pareció algo petético y demasiado afeminado; pero, poco a poco y en la medida que iba conociendo las historias de los distintos estigmatizados sociales por su inclinación sexual, se me iba haciendo un nudo en la garganta. Especial interés me provocó la historia -infeliz por demás- del señor el pullower gris; sin dudas quien mejor y más profundo se expresó, diciendo mil y una verdades con sus terminologías exactas !Verguenza! debería sentir un proceso político que se dice “revolucionario y humano” y ha cometido tantos desmanes contra los gays, contra quienes piensan diferentes, contra quienes tienen criterios propios,etc; y jamás ha ofrecido un ápice del disculpa, además de que, descaradamente, no hace el cambio necesario para que, al menos, los gays se puedan sentir personas con derechos mínimos. !Bravo, Caibarién!, !Bravo su gente sencilla, pero tan sensible! y !Bravo por sus pájaros! !Fuertes! !Orgullosos de sus orígenes, de lo que son y sin dobleces! ante una sociedad cada vez más hipócrita, y más retrógrada; de forma tal; que yo quitara a la estatua de Martí de la Plaza Cívica y pusiera, en su lugar, a ese cangrejo, el cual incongrunetemente representa a Caibarién, cuando !a ojos vista! es la sociedad comunista cubana la que camina hacia atrás y a pasos agigantados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *