Tomás Gutiérrez Alea y sus Memorias del Subdesarrollo

Irina Pino

Memorias del Subdesarrollo.  Fotograma: cubasi.cu
Memorias del Subdesarrollo. Fotograma: cubasi.cu

HAVANA TIMES — En las últimas producciones del cine cubano se han visto reflejados muchos temas tabú, como la marginalidad, el homosexualismo o la transexualidad. Resulta alentador ver cómo se abren puertas clausuradas, que sin embargo, para un cineasta como Tomás Gutiérrez Álea nunca lo estuvieron, desde su inteligencia supo expresar situaciones político-sociales de nuestro entorno haciendo valer sus concepciones estéticas.

Con su obra maestra Memorias del Subdesarrollo, se vale de recursos expresivos como el documental, la foto fija, incluso la poesía (Oración por Marilyn Monroe de Ernesto Cardenal). Basada en un cuento de Edmundo Desnoes, el personaje principal, queda varado durante el éxodo de los sesenta, a pesar de que su esposa, familiares y todos sus amigos se marchan del país. Otros hechos importantes acontecen, como La Crisis de los Misiles, y la invasión de Bahía de cochinos (Playa Girón).

Sergio vive inmerso en actividades infértiles, no produce nada, no se traza metas, solo es un simple observador, que con su telescopio, ubicado en la terraza de su apartamento ve el mundo y lo juzga a su manera, con sus constantes burlas y su estatismo. Se refugia en los recuerdos.

Es un escéptico que desmitifica los valores de la familia, para él la mujer de la etapa revolucionaria ha perdido su elegancia, es una criatura que cuando empieza a envejecer se cae a pedazos y no es digna de mirar. Su inconformidad con lo real y su propio pasado, lo sitúan en el “medio”, incapaz de tomar partido. Está hastiado de él mismo. Nada lo conmueve, ni siquiera el arte. Su alma está seca como un palo. En una escena que se desarrolla en la finca La Vigía, lugar donde residiera Ernest Hemingway, le expresa a su novia que al autor del Viejo y el mar nunca le interesó Cuba.

Las imágenes de consignas y la gente común inundan la ciudad, para él es algo fugaz que no tendrá trascendencia.

Viendo la cinta después de tantos años, he reconocido a este personaje en mucha gente que conozco, son retratos de individuos que les da lo mismo una cosa que otra, permanecen a la sombra y viven como parásitos, con el solo propósito de consumir lo que venga, atrás quedan los valores espirituales, morales, la riqueza del estudio, y la concepción de un mundo limpio. Lo adaptable de sus existencias los sitúa del mismo modo en el “medio”.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


3 thoughts on “Tomás Gutiérrez Alea y sus Memorias del Subdesarrollo

  • el 20 marzo, 2016 a las 7:49 pm
    Permalink

    Tania, me interesa mucho tu opinion y conocer todo lo que sepas sobre el film, si vives en cuba y quieres enseñarme yo quiero aprender, el telefono de mi casa es 2045618 mi nombre es alberto.

  • el 20 marzo, 2015 a las 7:51 pm
    Permalink

    Tania tienes toda la razón. El análisis de lrina es muy superficial. Memorias es todo lo que dices, y sigue siendo de una actualidad espeluznante.

  • el 19 marzo, 2015 a las 3:29 pm
    Permalink

    Esta es una lectura muy reduccionista de la magistral pelicula pero cada lectura es valida al fin y al cabo. Memorias trata, entre otras muchas cosas, de como las masas viven conformes con su entorno sin conectar sus vivencias o mejor dicho sus meras subsistencias a las causas de las mismas…. es decir no cuestionan nunca porque estan asi. Sergio es un cuestionador tanto de la burguesia como de las masas,”revoluvionarias” las cuales en un baile, despues de que se ha cometido un asesinato delante de todos, siguen bailando al ritmo de Pello el afrokan, ?donde esta Teresa? les recuerda en algo el pan y circo actual. La gente con mil problemas y beben ron y siguen la rumba. Memorias es de una actualidad espeluznante y fue estrenada en el 68 y es como si hubiera sido filmada hoy… Sergio es el cronista, inconforme con su clase burguesa pero igual inadaptado al nuevo proyecto social. El quid de la pelicula no es que Sergio es un parasito, a el le duele su entorno y asi y todo se queda en Cuba. El tema es la sociedad manipulada, la sociedad que no quiere pensar sino que piensen por ellos, la sociedad donde en una mesa redonda no participa el pueblo, la vulgaridad, las cuotas de poder mal habidas, la creacion de odios entre las clases, exilio, etc . Sergio en fin, no es UN HIPOCRITA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *