Temática gay en el cine

Irina Pino

De la película Land of Storm
De la película Land of Storm

HAVANA TIMES — Recientemente he visto varias películas de temática gay, un amigo que recibe “el paquete” me las copia. En la televisión cubana apenas se ponen, sobre todo, si abundan las escenas de sexo.

Cuando se exhibió Brokeback Mountain, en el programa La séptima puerta, del canal Cubavisión, no eran solo dos vaqueros gays, había una historia de amor en unos escenarios grandiosos, en medio de parajes naturales, que sublimaban e imprimían fuerza a la pasión de los protagonistas.

Confieso que me impactó y me pareció muy hermosa. La cinta desató polémica entre la gente, yo la vi en compañía de mi hijo, que cursaba la primaria en aquel momento; a sus preguntas, dudas, le contestaba con argumentos apropiados para alguien de su edad. Ahora me alegra que no se haya vuelto un homofóbico.

En La Habana existen pocos espacios para ver esos materiales. De igual modo, no hacen falta críticos de por medio: el espectador inteligente se cuestiona, hace su reflexión desde su perspectiva individual.

Mucha gente se escandaliza al ver escenas fuertes entre personas del mismo sexo, no se acostumbran a asimilarlas. Las películas de Pedro Almodóvar fueron atrevidas, rompieron esquemas y lograron que el público aceptara este cine como válido. El amor, el sexo, deben estar regidos por los deseos, no deben ser una cara, un órgano sexual, sino algo invaluable que trae el poseedor. En las escuelas se podrían impartir cursos para que los niños no se sorprendan y puedan convivir con lo llamado “diferente”.

De los filmes que pude apreciar, tres, llamaron mi atención: en el primero, dos lesbianas quieren adoptar un hijo, ese es el argumento de ZüeiMutter (Dos madres). En Alemania, en una sociedad desarrollada y supuestamente sin prejuicios, no se les permite hacerlo, por lo que ellas deciden hacer inseminación artificial por cuenta propia; entonces comienza una saga con los candidatos para un padre biológico, y el amor entre ellas pasa a un segundo plano.

The duke of Burgundi es el juego entre el ama y la sirvienta, una especie de cuento sobre la dominación sexual y la seducción, donde una adopta el mando, mientras la otra se somete. Abundan atmósferas opresivas, jardines abandonados, una casa envuelta en misterio. La dirección de fotografía, la banda sonora y los silencios están hilvanados en función de las acciones dramáticas. Las escenas parecen ser un montaje teatral; lo erótico prevalece por encima del sexo explícito.

En Land of storm, un joven futbolista, que radica en Alemania, hereda una casa en un pueblo de Hungría, su tierra natal. La amistad con un lugareño, deviene en una relación amorosa. Con la visita inesperada de un compañero de su equipo surge el clásico triángulo amoroso; sin embargo, él se decide por el primero. Por algún tiempo los chicos se aman con una pasión desbordante, pero la burla de los homofóbicos impulsará al campesino a cometer un hecho de sangre.

Los relatos que se cuentan pueden suceder en relaciones catalogadas como “normales”, solo que estos ejemplos recrean el mundo homosexual marginado, los prejuicios y la falta de soluciones.

El cine es, quizás, el medio propicio para que la gente se nutra de estas historias, y las ovejas negras de la sociedad dejen de serlo en el futuro.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.

Irina Pino has 245 posts and counting. See all posts by Irina Pino

12 thoughts on “Temática gay en el cine

  • Coincido totalmente con Alberto. Todas las personas que conozco las puedo observar en su sexualidad y saber si son hetero o no, y no tiene que ver con la vestimenta. Tienen que ver con todas las cosas que expresan como seres humanos y como para mí las personas valen por otras cosas que nada tiene que ver con la sexualidad, pues si es mi amigo, le sugiero siempre que sea feliz de la manera que entienda. Conozco el contexto mexicano y sé que existe mucha restricción moral, mientras son muy jóvenes y luego cuando son profesionales, por eso tantas personas “en el closet”.

  • Alberto y Lorenzo:

    Lo que ustedes llaman Gay, no corresponde a la mayoría de la población homosexual. Me asombra la ignorancia de ustedes. Hace unos años había muchos confusión e ignorancia sobre el tema, pero hoy por hoy con la importancia que ha tomado el tema mundialmente, casi todo el mundo ha leído algún que otro estudio objetivo sobre el tema. Homosexual no es igual a afeminado o “mariquita”. La mayoría de los hombres homosexuales no son afeminados, ni la mayorías de las lesbianas son “marimacho”. Son personas promedio como cualquier otra. . No hay forma de determinar si alguien es uno u otro por su forma de ser o vestirse, a no ser que sea como ustedes dicen, y aun así no todos los afeminados son homosexuales.

    Es mas, diría que si hay verdaderos homosexuales en muchos casos son aquellos que no puedes ser mas “machotes” y en el caso de las lesbianas lo mismo pero al revés. Para no estar citando estudios sociológicos, sicológicos ni nada de eso, te lo ilustro con ejemplos.
    En Miami, que compite con san Francisco por la Capital Mundial del Mundo Gay, hay muchos bares y discotecas de gays. Hay bares de hombres que visten con chalecos de piel, tatuajes en los brazos, con barba y bigotes, musculosos, con sus motocicletas Harley Davinson en el parqueo, etc, verdaderos “super-machos”, pero si entraras los veras besándose en la boca .y todo eso. .Son bares de gays. ¿Son afeminados? ¿No son gay?

    También en Washington Avenue Miami Beach , hay una enorme y famosa discoteca gay de lesbianas. No creo que nadie haya visto entrar allí a una mujer con pinta de “marimacho”. Todas son mujer exquisitamente femeninas. Hasta gran parte de la clientela son Modelos de pasarela. Las lesbianas de “otro tipo”, van a otros bares. ¿Tampoco estas son gay?

    Estoy seguro que habrán oído de casos de hombres homofóbicos, que cuando un gay le hace alguna insinuación, prácticamente les da un “yeyo” y reaccionan de forma violenta llegando a entrarle a golpe, cuando ni siquiera el gay los ha tocado.. Gritan; “¡Que tu te has creído, que yo soy maricón”! y van a partirles la cara. ¿Crees tu de verdad que son “homofóbicos? Es una reacción completamente desproporcionada. A primera vista parece que el hombre que le da la golpiza al homosexuales es un homofóbico, pero en realidad casi siempre son hombres que tiene sentimiento homosexuales reprimido y el mas mínimo contacto con ese sentimiento toca una fibra que dispara esa reacción, con el objetivo subconsciente de negarla y reprimirla a toda costa.

    Estos son algunos apuntes sobre el tema. Pero de todas formas y para terminar, ¿Ustedes nunca han oído decir aquello de; “las apariencias engañan”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *