Suicidal Tendencies estalló en La Tropical

Por Irina Pino

Suicidal Tendencies.

HAVANA TIMES – Los rockeros, metaleros, y todas las personas que querían ver y escuchar a la banda Suicidal Tendencies, tuvieron su gran noche habanera, este 11 de mayo, en La Tropical, en el salón Benny Moré. Creo que el Benny se hubiera levantado al escuchar a esos músicos y los hubiera mandado a callar, por lo fuerte que sonaban.

En la primera parte, como telonero, estuvo Zeus, el grupo cubano que ya tiene 30 años de fundado ofreció parte de su repertorio donde se incluyó Metrobus violento, aquel homenaje a los autobuses nombrados Camellos que circularon tanto tiempo por nuestras ciudades y destruyeron las calles. Después de su actuación, un largo bache musical que se remendó con tremenda fuerza a las 11, cuando la banda estadounidense rompió el hielo y comenzaron a tocar sus piezas de heavy metal.

Creada en los 80, en Los Ángeles, California, la alineación está integrada en la actualidad por el vocalista Mike Muir, los guitarristas Dean Pleasants y Eff Pogan, el bajista Ra Díaz, y David Lombardo. Este último, de origen cubano, quien cuenta que nunca había tocado para el público de la Isla.

La mayoría de las letras de la banda hablan de la incomunicación, la ruptura generacional, la angustia de los seres humanos en soledad, sus problemas existenciales, maneras de sustraerse de los estereotipos de lo que es bueno y lo que no. Lo cierto es que esta filosofía se expande con alaridos de inconformidad. Es lo que atrae de su rareza.

A menudo ocurre, que el orden establecido tiende a quebrarse, así pasó con muchos jóvenes, que se quitaron sus camisas y pullovers, y con el pecho desnudo, arremetieron con un danza que implicaba empujones y patadas. Estos provocadores asustaron a los fans que se hallaban a su lado. Mucha gente corrió y dispersó de su círculo de amigos para no recibir trompadas sin comerla ni beberla.  Muchos comentaban: “Estos comemierdas van a joder el concierto con los yumas”. Aunque por suerte, todo fluyó.

Suicidal Tedencies en el escenario del Salon Rosado de La Tropical

Sucede que, a estas coreografías las animan el estruendo que provocan los sonidos ásperos del trash y el heavy metal, pero que al final no dejan ninguna secuela. Son solo eso, pura farsa de peleas entre chiquillos. Por lo que, los miembros del cuerpo policial no metieron las narices en ningún momento.

En el pasado siglo, no muy lejano todavía, cuando las bandas cubanas tocaban en el Patio de María, nadie hacía ese tipo de danza de los empujones, el comportamiento era mucho más interior, con los ojos cerrados los rockeros movían la cabeza y sacudían los cabellos. Se divertían más con un porrito y una botella de ron barato.

Sin embargo, no se puede negar que ocurrieron episodios de represión, redadas policiales en las que los rockeros y las bandas de rock tuvieron su San Benito y no la pasaron bien.

Menos mal que todo esto ya está superado. Reivindicamos a The Beatles con una estatua maravillosa de John Lennon, luego inauguraron El Submarino Amarillo. Ahora tenemos varios espacios como La Maison, La Casa de la Amistad, y eventualmente, La Tropical. Lugares para disfrutar la música rock. Pero es curioso que el Maxim’s rock siga cerrado. ¿Por qué será?

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


3 thoughts on “Suicidal Tendencies estalló en La Tropical

  • el 15 mayo, 2018 a las 11:44 pm
    Permalink

    Aqui se disfruta con los grupos foráneos que vienen, que son casi nulos, porque en realidad a los rockeros no les interesan las edades, sino la música del invitado que haga el favor de aparecer por aqui como si fuera una obra de caridad para con los que les siguen siendo fieles.
    Gracias por comentar.

  • el 15 mayo, 2018 a las 6:35 am
    Permalink

    Muy buena resena, me pude identificar con situaciones que describes que nunca vivi. Lo que no entiendo es por que los grupos que van a Cuba en su mayoria, son de la tercera edad. Me maravilla que la juventud disfrute con entidades geriatricas.

  • el 14 mayo, 2018 a las 1:40 pm
    Permalink

    Hola Irina. Me encantó tu modesta crónica del concierto de la banda norteamericana en La Tropical. Cerraba los ojos y veía, claramente, las imágenes que describes, e incluso, me vi de nuevo en el mágico “Patio de María” de mi última juventud. Buena pregunta para el final, pues te cuento -de buena tinta- que el Maxim Rock no se abre y demorará en abrirse; porque gran parte de los recursos -especialmente constructivos- que se han destinado para su restauración se han desviado hacia otros menesteres personales, sobre todo; por personas poderosas en el Poder Popular del área, entre otras “autoridades” raptoras de lo ajeno. Si total , los rockeros pueden (podemos) esperar y ahora como lo que se oye es el regguaeton, pues nadie les prestará atención u oídos a sus “desfazadas” demandas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *