Sentada en el lobby del Hotel Cohiba

Irina Pino

En el Melia Cohiba
En el Melia Cohiba

HAVANA TIMES — Venía de hacer unas compras en Galerías Paseo, y se me ocurrió entrar a sentarme en el lobby del Hotel Cohiba. Necesitaba un respiro, y de paso disfrutaba de un poco de aire acondicionado para recobrar las fuerzas.

Las puertas de cristal se abren y entro como cualquier turista. Diviso un cómodo sofá para descansar mis piernas. He estado todo el día haciendo mandados, un sudor incómodo se me pega a la piel. Odio el calor.

Miro a la gente foránea que va de un lado para el otro, muchos de los que están sentados, tienen sus celulares y laptops, y se nota que se encuentran conectados a internet o tratan de hacerlo. Todo el mundo anda en sus propios asuntos.

Una empleada de limpieza tira los ceniceros repletos de colillas, otra, más allá pasa el trapeador por el suelo. Siempre son de pieles oscuras, la formula es invariable, un detalle curioso que me hace recordar a los empleados de otros hoteles.

De pronto siento deseos de orinar, había ingerido un refresco y un frasco de agua, por lo que busco un baño para aliviarme. Di algunas vueltas, y el único que encontré estaba cerrado; pensé: – si a un extranjero le entran ganas de orinar, debe tomarse el trabajo de subir a su habitación. Entonces, decidí retornar al mismo sofá, y continuar reflexionando en mi retiro.

En la carpeta atendían a los hospedados con extrema cortesía, los empleados hablaban bajito y ni siquiera gesticulaban. También desde allí, divisaba un pequeño bar, donde solo había un cliente.

Personas con sus equipajes llegaban, otras salían a buscar su taxi para dejar el hotel.

Por un instante trato de forzar a mi fantasía: arribo a este lugar y me reciben con respeto, como se debe tratar a un ser humano. Me registro en la misma carpeta, me siento y me conecto a internet con igual naturalidad. Luego, en la habitación, una ducha caliente, servicio de habitaciones, o bajar y comer en la mesa bufet.

Es cierto que para poder convertir el sueño en algo concreto hay que trabajar duro y acumular mucho dinero. Conozco a dos o tres que han logrado hacer reservaciones en hoteles, pero han sido horribles, de apenas dos estrellas, donde el cubaneo ha convertido la estancia similar a un campismo. Comida mal hecha y condiciones pésimas. Sin embargo, todo responde a un “todo incluido”. Un imán publicitario que seduce y engaña a muchos.

Supongo que la aventura no es ésa, la verdadera es la que tengo ante mis ojos.

Al fin, me levanto y me voy. Las puertas de cristal vuelven a abrirse. Voy de regreso a casa. Por todo el camino solo pienso en que debo aguantar las ganas de orinar.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


32 thoughts on “Sentada en el lobby del Hotel Cohiba

  • el 15 octubre, 2014 a las 10:53 am
    Permalink

    pero bueno! Irina no solo el cohiba está cerrado, en el hotel habanalibre tienen horarios para ir al baño, las tarjetas, según me dijo la de la carpeta y por lo que experimenté están programadas para que solo pueda ser usado hasta las 11 de la mañana, después se quedan las puertas bloqueadas, o sea que no hay baño, a no ser que estés de suerte y uses el de la cafetería que generalmente siempre está funcionando.
    ahh se me olvidó

    EL DEL HOTEL NACIONAL está cerrado con llave también.
    ¿Cuentame?

  • el 13 octubre, 2014 a las 4:42 pm
    Permalink

    Me parece excelente que Eduardo haya traido ese ejemplo. El hijo del mayordomo fue revolucionario en su juventud y acabó de senador o algo así.

    Definitivamente que esa pelicula ilustra de maravillas la igualdad de oportunidades para los negros en esa democracia.

  • el 13 octubre, 2014 a las 4:21 pm
    Permalink

    Ya la vi. Al final el mayordomo participa en la toma de posesion de Obama con la corbata de Kennedy.

    En democracia un negro puede ser presidente.

  • el 12 octubre, 2014 a las 5:31 pm
    Permalink

    eduardo:

    Mejor miro a Oprah Winfrey, que se nota todavía más, y está vivita y coleando.

  • el 12 octubre, 2014 a las 10:36 am
    Permalink

    ….sobre ese tema…le recomiendo una pelicula que seguro ya vió o conoce…”el mayordomo de la casa blanca”…un ejemplo de la igualdad de oportunidades para los negros en la libertad y la democracia mas grandes del mundo….

  • el 12 octubre, 2014 a las 5:23 am
    Permalink

    Lo que sí me llama la atención es que las empleadas de limpieza eran negras y que eso es una regularidad.

    ¿No decían que los negros no tenían chance de trabajar en el turismo donde están las mejores oportunidades de chocar con la divisa?

  • el 12 octubre, 2014 a las 5:16 am
    Permalink

    Bah!

    Nada que no pase todos los días en todas partes incluyendo Cuba.

  • el 11 octubre, 2014 a las 4:59 pm
    Permalink

    eduardo:

    El que no la debe, no la teme, además, no tenía ninguna necesidad de dormir en el lobby porque dinero tenía en mi bolsillo para poder pasar una noche allí. Además, hotel donde estaba, en plena esquina de la 54 con Broadway, puro corazón de Manhattan, era más que suficiente.

    Yo aquí y hasta en Cuba, puedo ir al hotel que me dé la gana: el que no puede eres tú.

  • el 11 octubre, 2014 a las 4:55 pm
    Permalink

    Gusa:

    Una compañía de seguros

  • el 11 octubre, 2014 a las 4:54 pm
    Permalink

    pedro:

    Hay quien tiene vocación de carcelaria (Mientras él no sea a el preso, claro está)

  • el 11 octubre, 2014 a las 11:59 am
    Permalink

    No le veo la relevancia al cambio de dueño.

    Consulta -¿lo compró la República Popular China, entiéndase el Estado, o alguna persona jurídica o natural de allá?

  • el 11 octubre, 2014 a las 8:03 am
    Permalink

    Jorgealejandro1:

    Ud. lo ha dicho sin ambages, Eduardo piensa como como un policía, es obvio que el ignora que en todos los hoteles del mundo se cuida la seguridad, tanto la del hotel como la de los huéspedes, o el visitante, porque se puede ser visitante de un hotel, Ud. puede entrar allí a consumir lo que desee o a pasar un momento,como hizo Irina ( en mi opinión ella sólo quería hacer su necesidad fisiológica), pero tambien se puede ir a ver como es por dentro, no puede olvidarse de que Ud. es un cliente potencial de la instalación y por lo tanto convertirse en la persona más importante que entre allí, también puede asistir a una reunión privada, o celebrar un negocio, firmar un contrato. simplemente sucede que en esos sitios seguridad no es sinónimo de actividad represiva, sino que forma parte del servicio que se presta.y con la añadidura de que ud. no la siente ni la vé.

  • el 11 octubre, 2014 a las 7:44 am
    Permalink

    En realidad la pobre Irina se perdió en la pelicula cubana la parte en que cuando por orden expresa de Castro I de Biran, se les decía lisa y llanamente a los cubanos,que no podían entrar a cualquier Hotel por ser cubanos,
    mientras se vociferaba en la ONU sobre el importante rol de Cuba en la eliminación del Apartheid en Sudáfrica y en el actual Zimbawe.

    nada,que solo son formas del Folklore cubano

  • el 11 octubre, 2014 a las 7:38 am
    Permalink

    Señor Pacheco El Verdadero:

    Carpe diem !!!!!!!!

  • el 10 octubre, 2014 a las 10:37 pm
    Permalink

    eduardo:

    No te atormentes por eso, que lo sigue manejando la cadena Hilton.

  • el 10 octubre, 2014 a las 5:18 pm
    Permalink

    ….una cosa son clientes o visitantes…otra cosa son personas que deambulan sin ninguna razon aparente….el tratar de parecer un critico intransigente hace que no se lea bien,que no se entienda lo que se lee y se suelten los argumentos prefabricados que ya se sabe que recibieran bendiciones y aplausos…

  • el 10 octubre, 2014 a las 3:58 pm
    Permalink

    Es lo mejor que he leido de Irina y pienso que tambien Eduardo se dio cuenta del objetivo del mismo,solo que desvindo la atencion hacia los deseos de orinar de Irina deja de lado lo mas importante:Ella,una muchacha educada e inteligente,no conoce a nadie dentro de sus amistades que haya podido visitar un hotel de mas alla de 3 estrellas,tremendo logro de la revolucion;A nivelado a casi todos..en la pobreza

  • el 10 octubre, 2014 a las 3:32 pm
    Permalink

    ….precisamente ahi esta el asunto…a irina nadie le dijo ni pio igual que a ti….estuviste solo una hora y te fuiste…a lo mejor en ese tiempo te sacaron diez fotos,las mandaron al fbi, les dijeron que eras un cubano anticastrista y los del hotel deben haber pensado que ni cubano pareces ,luego te fuiste y asunto concluido…crees que te hubieran dejado estar medio dia o pasar la noche en el lobby???…

  • el 10 octubre, 2014 a las 1:16 pm
    Permalink

    eduardo:

    Para no hablar mucho: Yo me pasé mi buena hora larga paseando por el lobby del Waldorf y mirando; y, ni era huésped, ni iba a otro propósito que no fuera conocer ese hotel tan famoso en el mundo entero. Es más, me tiré una foto junto al bellísimo reloj que está frente a la carpeta.

    Nadie me dijo ni pío. eso es todo.

  • el 10 octubre, 2014 a las 1:16 pm
    Permalink

    ..por cierto…acabo de leer que el simbolico WALDORF ASTORIA por donde tu te paseaste acaba de ser comprado por una inmobiliaria CHINA….eso si es modernidad….

  • el 10 octubre, 2014 a las 10:27 am
    Permalink

    ….la critica biliosa hace que ,a proposito,no se entienda o no se quiera entender ni se razone de lo que se esta hablando….lea bien el articulo de irina,lea bien mi respuesta ….ella NO queria hospedarse,NO fue al bar,solo quiso ir al baño y como lo vio cerrado NO pregunto por otro baño,NO hablo con nadie y nadie hablo con ella…buscar otras consideraciones es adivinar y criticar sin sentido…dejemonos de cuentos….si usted va a un hotel y se sienta en el lobby sin hacer nada al rato se va a convertir en centro de atencion del personal de seguridad…lo vigilaran con las camaras o discretamente pero lo mas seguro es que sera observado…que tal si es un ladron que espera que un huesped o visitante deje algo descuidado para robarlo???….que tal si es un terrorista de alqaeda o el estado islamico???…entonces cualquiera medianamente bien vestido puede vivir en el lobby de un hotel sin ser molestado???…el hotel ,o tienda o lo que sea debe preocuparse por el servicio,seguridad y atencion de huespedes,visitantes o clientes …no creo que les agrade o permita tener en sus instalaciones por mucho tiempo a alguien que no es ninguna de las tres cosas….

  • el 10 octubre, 2014 a las 4:56 am
    Permalink

    Irina,

    Espero que algún día puedas disfrutar de un hotel en condiciones. Eso no debería de ser un lujo para nadie.

  • el 10 octubre, 2014 a las 3:58 am
    Permalink

    Muy buena respuesta la de Eduardo…en tanto traspira sus efluvios represivos. La defensa absurda de lo indefendible, lleva a decir y a hacer disparates. La seguridad en las instalaciones hoteleras de todo el mundo se realiza sin molestar a clientes ni visitantes.

  • el 9 octubre, 2014 a las 10:23 pm
    Permalink

    En parte tienes razón. No todos pero sí muchos hoteles te preguntarían sí esperas a alguien y te indicarían que pidas la llamada a la habitación.
    Probablemente de haber pedido un baño le hubieran indicado otro, pues no creo que el Meliá tenga sólo uno en la recepcion.

    PERO tampoco es frecuente que alguien entré a un lobby de hotel solo para refrescarse con el aire.

  • el 9 octubre, 2014 a las 9:04 pm
    Permalink

    El artículo va mucho más allá de una necesidad fisiológica. Es el contraste de dos mundos separados solamente por una puerta de cristal, de un lado sofocación, sacrificio, sueños incumplidos e irrealizables (en Cuba 2014); del otro la vida normal que se da un turista (ser bien atendido, tener su internet y móvil a mano). En Cuba esa posibilidad de disfrute se limita a un porciento ínfimo de la población (residente), es necesario largarse, trabajar duro (recibiendo el salario realmente merecido) y luego regresar para darle una posibilidad de disfrute a la familia que quedó en Cuba. Saludos.

  • el 9 octubre, 2014 a las 8:07 pm
    Permalink

    .”los hoteles tienen que velar por la seguridad de sus huespedes e instalaciones y sin un motivo especifico,como era tu caso,no te permiten estar ahi…aqui en todo caso lo que habria que criticar es la falta de seguridad en el hotel por permitir que alguien permanezca en el mismo sin una actividad especifica… –

    Eduardo:

    Compadre, civilícese y deje la mentalidad carcelaria y represiva esa que le han remachado en las neuronas.: Este servidor ha entrado ya en algunos hoteles de este mundo; y te garantizo que puedes entrar; puedes incluso ir al bar a tomarte un trago, te puedes sentar en el lobby, etc, y no pasa nada. Donde único pasa eso es en los países anormales como Cuba. Yo me paseé por el lobby del “Waldorf Astoria” de New York, hotel de nivel, donde los haya; y al lado del cual el Cohiba es un chinchal de quinta categoría. Me di gusto admirando la decoración Art-deco original que tienen que es espectacular; admiré la colección de fotografías históricas y los exquisitos objetos de arte que hay en sus vidrieras; y en todo ese tiempo nadie, absolutamente nadie se me acercó para cuestionarme qué hacía allí. Y no desayuné allí, porque cuando llegué ya había pasado la hora del desayuno, si no, hubiera desayunado, y no pasaba nada.

    Cada vez que hablas es un clase magistral del atraso en que te tienen viviendo. De verdad que no te vendría nada mal un viajecito al mundo normal para que te actualices.

  • el 9 octubre, 2014 a las 7:07 pm
    Permalink

    En ningún hotel de ningún país viene nadie a preguntarte qué haces y mucho menos a invitarte a salir, no hable de lo que no sabe, a menos que tu apariencia sea tan andrajosa que te confundan con un mendigo o homeless. Como mucho te preguntan si quieres tomar algo, y con decir no gracias (si no quieres nada) es suficiente. Y desde luego ningún hotel de tres estrellas para arriba carece de baño abierto en el lobby, mucho menos uno que se dice cinco estrellas.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 9 octubre, 2014 a las 2:40 pm
    Permalink

    …cual es el problema???…entraste al hotel,te sentaste,te dieron ganas de orinar,el baño estaba cerrado y no sabes porque,te volviste a sentar y luego te fuiste con miedo de orinarte por el camino….nadie te boto,nadie te dijo nada,tu no hablaste con nadie…cual es el problema entonces???…que querias???…que te consiguieran un baño para orinar??’…posiblemente si lo hubieras pedido te hubieran dado otra opcion…me parece que en cualquier otro lugar del mundo se te hubieran acercado amablemente y te hubieran preguntado si eras huesped,si esperabas a alguien o si ibas a hacer algo en el hotel aparte de usar el aire acondicionado…al poco rato te hubieran pedido amablemente que te retiraras….los hoteles tienen que velar por la seguridad de sus huespedes e instalaciones y sin un motivo especifico,como era tu caso,no te permiten estar ahi…aqui en todo caso lo que habria que criticar es la falta de seguridad en el hotel por permitir que alguien permanezca en el mismo sin una actividad especifica…

  • el 9 octubre, 2014 a las 1:16 pm
    Permalink

    Triste realidad Irina. Lo siento por tí. No te mereces esa degradación. Cuando estaba en Cuba, trabajaba en el centro del Vedado, entre los grandes hoteles, y cada vez que iba a recibir una amistad de afuera, sufría la misma humillación -cuando aquello la entrada una instalación turística era prohibitiva por ley- y mi mente volaba con ser alguien normal que, simplemente, puede viajar con el dinero de su trabajo y ser tratado como una persona. Después de muchos titubeos (mis padres eran muy mayores y me dolía dejarlos) !al fin! me largué de ese país. ?Y sabes qué? He viajado por más de medio mundo. Y te digo, rico no soy. Sólo un hombre que disfruta el fruto de su decente labor. Y cuando voy a Cuba, me llevo a mi familia para Varadero -o un Cayo- por unos días a disfrutar de un verdadero TODO INCLUÌDO como !Dios manda! para que no se mueran con esa fustración que hoy e embarga a tí y que yo sufrí tiempos atrás.

  • el 9 octubre, 2014 a las 12:07 pm
    Permalink

    ni tienes ni vas a tener
    ni en señor
    ni en ingles
    y no te diran companero
    por ni eso ya puedes ser

    la zafra no puede cumplir
    y al monte no puedes ir
    el ejercito sirve para reprimir
    esas ansias
    de una pieza
    una minima pieza
    donde quieres descansar

    y companero vamos a ver
    no acaba usted de entender
    que despues del gran arrebato
    solo queda para usted
    aplauso, alabe y maltrato.

  • el 9 octubre, 2014 a las 10:56 am
    Permalink

    Tengo, vamos a ver,
    tengo el gusto de andar por mi país,
    dueño de cuanto hay en él,
    mirando bien de cerca lo que antes
    no tuve ni podía tener.
    Zafra puedo decir,
    monte puedo decir,
    ciudad puedo decir,
    ejército decir,
    ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
    y un ancho resplandor
    de rayo, estrella, flor.

    Tengo, vamos a ver,
    tengo el gusto de ir
    yo, campesino, obrero, gente simple,
    tengo el gusto de ir
    (es un ejemplo)
    a un banco y hablar con el administrador,
    no en inglés,
    no en señor,
    sino decirle compañero como se dice en español.

    Tengo, vamos a ver,
    que siendo un negro
    nadie me puede detener
    a la puerta de un dancing o de un bar.
    O bien en la carpeta de un hotel
    gritarme que no hay pieza,
    una mínima pieza y no una pieza colosal,
    una pequeña pieza donde yo pueda descansar.

  • el 9 octubre, 2014 a las 9:53 am
    Permalink

    De qué va este artículo, de las ganas de orinar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *