Salvando a un perro

La costa de La Puntilla donde dejaron al cachorro.

Por Irina Pino

HAVANA TIMES – Mis caminatas son sagradas, me levanto antes de las siete de la mañana para dar una vuelta por la playita de La puntilla. Hace dos semanas, cuando regresaba, escuché unos aullidos lastimeros provenientes de la costa.

El lugar, antes muy bonito, se convirtió en un vertedero hace más de quince años. Después de la edificación del centro comercial, la constructora dejó restos de bloques de hormigón, barras de hierro y alambres sueltos. Esto sumado a la basura que tira la gente que viene a merodear por la zona.

Los creyentes de la religión africana contaminan con asiduidad, echan frutas en el agua y sacrifican palomas y pollos. El mar lo devuelve todo, como es natural; más tarde aparecen las tiñosas y se encargan de limpiar toda esta inmundicia.

Sorpresa inesperada

Les cuento que, cuando bajé, sorteando la escombrera, vi un cachorro precioso, blanco con manchas negras. Supuse que había sido abandonado por alguien. No entiendo cómo hay gente capaz de cometer semejante maldad.

Para el animalito iba a ser muy complicado salir de allí; además, el sol castiga todo el día. Seguramente se habría lastimado o muerto de inanición.

Al tratar de cogerlo, primero mostraba los dientes, después huía y se escondía debajo de los recovecos. No fue fácil, estuve un buen rato intentándolo, hasta que lo logré. No paraba de temblar el pobrecito.

Cuando llegué a mi apartamento le di comida y agua, que apenas probó. Pero se animó y empezó a investigar todos los rincones. En seguida se entretuvo jugando con un pomito de medicinas vacío.

Me era imposible quedarme con el cachorro, porque tengo un gato adulto, y la convivencia de ambos podría ser problemática.

Una amiga protectora me explicó que debía sacarle fotos, para promocionarlo por medio de RECPA.

RECPA, organizaciones animalistas y un reportaje

RECPA, Red cubana de protectores anónimos, rescata animales callejeros en situación de abandono, llevándolos a sus propios hogares, o les busca hogares de tránsito, hasta que encuentren una familia de acogida. Labor que realza el amor y la compasión hacia estos seres indefensos.

Cada día se publican por FACEBOOCK las fotos y las historias de los huérfanos. Fluye la comunicación para conseguir medicamentos, comida, transportación, y cualquier ayuda necesaria.

Como las organizaciones PAC y CEDA, funciona con la ayuda de donaciones en el propio país, y colaboradores foráneos. ANIPLANT es la única organización reconocida por el gobierno.

A pesar de la pandemia, y las restricciones para que lleguen las ayudas desde el exterior, se hacen grandes esfuerzos para mantener a las criaturas con vida.

Es chocante ver un reportaje de la televisión cubana, que se puso el pasado sábado, hablando maravillas sobre la primera feria de adopciones en saludo al 4 de octubre, Día Mundial de los animales.

El evento, auspiciado por la Unión de Jóvenes comunistas (UJC) y la Federación estudiantil universitaria (FEU), se llevó a cabo en el Parque Almendares, en La Habana.

Tremenda cobertura se le ha dado por los medios, con entrevistas al público, y especialmente a los estudiantes involucrados.

Pero vamos a hablar con la verdad, esta feria no es la primera, por supuesto, las organizaciones animalistas llevan años haciendo campañas de esterilización masiva, gratuitas, que también incluyen adopciones.

Vale decir que en el reportaje se obvió a estos grupos, como si no existieran. Cuando ellos se merecen todo el respeto por el trabajo que realizan.

Los animalistas cubanos han convocado a marchas a favor de los que no tienen voz; incluso se han plantado frente a Zoonosis (centro de recogida de animales callejeros) para rescatarlos de una muerte por inyección de estricnina, que es el método que usan para sacrificarlos.

Durante años abogaron por la ley de protección animal. Y aunque recientemente se aprobó el Decreto Ley no. 31 de Bienestar animal, aún no se aplica como debería.

A muchos cachorritos, incluso acabados de nacer, se les tira a la basura, o los dejan en cualquier lado, expuestos al peligro de accidentes y enfermedades.

Los culpables no son castigados ni tan siquiera con multas. El maltrato y la desidia contra los animales siguen siendo males comunes en nuestra sociedad.

Epílogo

Al fin, el perrito encontró una familia, después de ser solicitado por personas de varios municipios habaneros. Ahora vive en Guanabacoa con un matrimonio y su niña.

Nunca he tenido experiencia con caninos, pero me asesoré con las protectoras y anoté los datos de sus nuevos dueños, porque no tenía a mano la planilla de adopción responsable. Previendo que, si se retractan, sea devuelto.

Me he mantenido al tanto de su prosperidad, y me sorprendí cuando la nombraron Reina, porque es hembra y yo no lo sabía. Pronto será vacunada y desparasitada.

Solo la tuve dos días, y aún recuerdo sus ladridos y juegos, los charcos de orine por toda la sala, y como le gustaba dormir debajo de los muebles.

Mi mayor satisfacción es que está viva y es amada.

Lea más de Irina Pino aquí en Havana Times.

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


4 thoughts on “Salvando a un perro

  • el 12 octubre, 2021 a las 3:46 pm
    Permalink

    Gracias a los lectores y a los que comentaron. Pienso que si cada uno hace una buena accion estamos contribuyendo a cuidar nuestros animales.i

  • el 8 octubre, 2021 a las 5:14 pm
    Permalink

    El discurso oficial se quiere apropiar de todo tipo de gestiones individuales. Todo pertenece al gobierno, hasta las buenas acciones. No tienen verguenza. Menos mal que la perrita te encontro. Un animal con suerte!

  • el 5 octubre, 2021 a las 11:48 pm
    Permalink

    Lo botaron como a un “perro”, pobre gente sin una pizca de humanidad.

  • el 5 octubre, 2021 a las 9:50 pm
    Permalink

    La diferencia entre el perro y el hombre es que el perro se somete, se entrega totalmente; mientras el hombre cuando no recibe la zanahoria y solo recibe palos, se rebela o adquiere la doble moral que es lo mas comun.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *