Riomar, la pérdida (video)

Irina Pino

HAVANA TIMES – El Riomar es tal vez un Titanic con su inmenso mar detrás, a veces en calma, otras, envuelto en la borrasca. Pero la tormenta que lo desmorona es la desidia, el salitre es solo un agente encubierto. Fue un lujoso Titanic anclado en Miramar.

Lo veo derrumbarse, los árboles salvajes crecen dentro de sus paredes, la vista al mar es borrosa desde adentro. Se escuchan rumores apagados entre sus escombros, voces que un día lo reconocieron como suyo. Ya no es más una mole, a cada minuto se resquebraja un poco el recuerdo, muere una luna nueva.

La filmación duró unas horas, confieso que tuve miedo de la soledad devoradora en sus pisos vacíos, sombras fantasmagóricas me rodeaban, aves carroñeras habitan los techos y se adueñan de los espacios. Al menos las aves han encontrado su tranquila morada y viven en paz.

Hay que mirarlo de otra manera, con la mugre corroyendo su piel, lasitud en sus espaldas, eco de la belleza que se va, como un cadáver viviente que se alimenta de sus cimientos.

 

Irina Pino

Irina Pino: Nací en medio de carencias, en aquellos años sesenta que marcaron tantas pautas en el mundo. Aunque vivo actualmente en Miramar, extraño el centro de la ciudad, con sus cines y teatros, y la atmósfera bohemia de la Habana Vieja, por donde suelo caminar a menudo. Escribir es lo esencial en mi vida, ya sea poesía, narrativa o artículos, una comunión de ideas que me identifica. Con mi familia y mis amigos, obtengo mi parte de felicidad.


6 thoughts on “Riomar, la pérdida (video)

  • el 11 abril, 2019 a las 3:13 pm
    Permalink

    Siempre me pregunto cómo algunos extranjeros defensores de la política oficial cubana, pueden seguir defendiendo el mito del socialismo (o como se le llame), cuando la visión de la devastación física de Cuba es sobrecogedora. Sin hablar del “daño antropológico”, el irrespeto al pasado es testimoniable por la forma en que han sido tratadas sus construcciones. Y el irrespeto a las necesidades de sus ciudadanos.

  • el 9 abril, 2019 a las 1:04 pm
    Permalink

    A veces cuando voy camino al centro comercial La Puntilla, muy cercano al edificio Riomar, escucho a la gente hacer comentarios: algunos piensan que ahí ya no vive nadie, otros se preguntan por qué no hacen una demolición (como si eso fuera fácil con una construcción de su tipo), muchos hablan sobre el por qué se dejo destruir y no se les entregó a los más necesitados de vivienda. Si quieren enterarse de lo que fué el otrora magnífico inmueble lean la entrevista que realizo HT a una de las vecinas más antiguas: “Un edificio de lujo hecho un desastre”.

  • el 7 abril, 2019 a las 9:01 pm
    Permalink

    Visite muchas veces Riomar a principios y mediados de los sesenta y despues a finales de los setenta. Primero a estudiar en el apartamento de un amigo para la prueba de nivel de Secundaria Basica. Luego cuando mi esposa de entonces le ensenaba ingles a un ruso que vivia alli. Ni la imaginacion mas vivida me podia preparar para este desastre. Es como si Tarkovski hubiera filmado Chernobil. Buen articulo y buen video. Otro triunfo para los constructores de ruinas que siguen impunes en el poder y sin ningun remordimiento.

  • el 6 abril, 2019 a las 5:29 pm
    Permalink

    La verdad que un excelente escrito al igual que el video, la realidad es que cuba completa se está convirtiendo en eso, solo escombros, es una pena que una ciudad que tan bella con un mar tan maravilloso termine así, gracias a ustedes por enseñarnos una vez más nuestra isla, lastima que sea de esta manera

  • el 6 abril, 2019 a las 9:32 am
    Permalink

    Así es amigo, mi familia incluida, porque mi casa natal fue demolida en 2011 y mis padres tuvieron que venir a residir en mi vivienda. Han tanscurrido ocho años entre ciclones y otros fenómenos naturales y no han entregado un sitio, ni siquiera un albergue. Mi padre murió esperando la ayuda que nunca llegó.

  • el 5 abril, 2019 a las 9:07 pm
    Permalink

    Triste! Deberian fusilar a los que dejaron destruir este edificio, que adecuadamente reparado, podria servir de viviendas a unas cuantas familias que hoy viven en albergues…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *